LO ÚLTIMO

Las esculturas funerarias del cementerio municipal de Holguín, CUBA

15 de marzo de 2017

Calixto García. Biografía. 92


1897, Diciembre 1
Calixto: “Aquí me tiene usted otra vez viviendo en un pueblo, con la bandera de mi Isabel a la puerta del palacio”
Los españoles no saben dónde meterse. Ya les daremos autonomía”
Desde Guisa el general escribe a un amigo: “Aquí me tiene usted otra vez viviendo en un pueblo, con la bandera de mi Isabel[1] a la puerta del palacio. Las rondas recorren las calles, la música toca en la plaza. Ya el mambí está acostumbrado a vivir en el pueblo. Ha sido un día de locura heroica: por encima de la fuerza que atacaba pasaban las balas de cañón. Desde la posición en que yo estaba, cien ojos contemplaban. ¡Se acercan! ¡Están llegando! ¡Ya saltó uno la zanja! ¡Ya dan machete! ¡Los godos huyen! Los  españoles arrojan las armas y se salvan 116; todos han sido curados, pero no devuelvo más prisioneros, pues han sido tan villanos que los que devolví en Tunas los armaron enseguida y los mandaron a pelear contra nosotros. No mataré ninguno. Pasan soldados (mambises) cantando, son de Baracoa y Guantánamo que vuelven para su zona. General, me dicen, le recibimos en Maraví y le acompañamos en Loma de Hierro, Perseverancia y Guáimaro. Los españoles no saben dónde meterse. Ya les daremos autonomía”.
1897, Diciembre 3
Los cubanos siguen en Guisa. Una fuerte columna española avanza por el camino donde estaba emboscado el coronel Mariano Sánchez, quien había construido dos trincheras; en la segunda tenía varias bombas de dinamita.
Con muchas precauciones, el enemigo llega a la primera trinchera. Los hombres de Sánchez se retiran hacia la segunda. Los españoles van contra ellos. Los cubanos sostienen su posición por un rato y después aparentan ceder y emprenden la retirada. Los españoles avanzan resueltos y ocupan la trinchera en medio de estruendosa gritería. Todavía están jubilosos celebrando la victoria, cuando los cubanos hacen explotar las minas. Los españoles huyen despavoridos, llevando varios heridos. Los cubanos los hostilizan… y luego regresan, victoriosos, a Guisa.
1897, Diciembre 3
Después de algunas escaramuzas, los cubanos abandonan Guisa y van al campamento de Corralito. Fuertes columnas españolas entran al pueblo, que encuentran destruido totalmente.



Anterior   Siguiente




[1] Habla de la bandera que su esposa bordó y que él trajo al campo de batalla.