LO ÚLTIMO

Historia de Holguín

La aldea a la mano (Holguín, Cuba)

30 de junio de 2010

Marilola X (Memorias)

(...)
Se corrió como una epidemia de palabras absurdas y estúpidamente elaboradas por mentes reducidas a lo doméstico y turbio, que yo estaba “loca” por haberle dado vida a la tierra donde vivía el hermoso algarrobo (...) loca por extasiarme con la contemplación de las nubes (...) loca por cargar agua para regar clavelones proletarios o simples yerbas sin nombre, (...) loca porque sentaba a mis hijos todos los atardeceres a despedir el sol tras el cañaveral (...) Eso era la verdadera vida para mí. Y así lo declaré a todos. Les dije (...) que todo merecía respeto, tanto la hierba como el árbol, el pájaro (...) porque todo tenía vida y la vida merecía respeto y culto. Unos contestaron con un silencio seco, sin una frase, otros se mostraron taciturnos, hostiles, sordos y mudos, pero yo me quedé. No escapé cobardemente. (...)

Regresar a artículo.

Sola por un anchuroso sendero de la vida.


El negocio familiar fracasó. Enrique decide que la familia debe ir al campo y todos se van a un lugar lejano e inhóspito llamado Arroyo Blanco. Allí nacen los dos hijos pequeños. María Dolore sientese Robinsón Crusoe y llama el lugar donde viven “La jungla”. Solo la imaginación ayuda a la sobrevivencia y ella se lo comunica a sus pequeños. El padre está tan distante aunque está presente que los niños solo son hijos de ella y se guarecen en su mundo interior. La casa se convierte en zoológico: dos pericos, dos sinsontes, un conejo. Cada animal tiene su nombre y se convierte en compañero querido. La comunicación de los muchachos con la madre se hace más intensa. El algarrobo del patio se convierte en imprescindible amigo de la familia y a él le dan una parte de la escasa agua de que disponían.

(...) Se corrió como una epidemia de palabras absurdas y estúpidamente elaboradas por mentes reducidas a lo doméstico y turbio, que yo estaba “loca” por haberle dado vida a la tierra donde vivía el hermoso algarrobo (...)
Para leer fragmentos de las Memorias de la Autora hacer clic aquí

Pasean los cuatro uno de sus paseos cotidianos. Vuela una mariposa que ella dijo que era dorada y se desata el huracán. María Dolores duerme a los niños y escribe por primera vez lo que se había acumulado en su alma. Ese fue el tema de su primer texto publicado: el vuelo de una mariposa dorada.

Y desde entonces nada puede hacer la poeta por detenerse si fuera que quisiera detenerse: escribe lo que piensa tal como lo piensa y siente. Es un compromiso que asume consigo misma, con la tradición familiar, con la vida. Y envía los textos al periódico holguinero El Heraldo de Holguín que dirigía Julio Albanés.

Para que sus escritos llegaran al destino debía ir al correo más cercano, que estaba en Cuatro Caminos. Utiliza diferentes nombres para firmar lo que sabe que la atormentará a ella y a sus mayores: Lourdes, Desirré, Madame X... hasta que surge Marilola X. Sin embargo cuando al fin la poeta enseñe su verdadero rostro todavía seguirá firmando Marilola X y así hasta el final de su vida.

La prensa local no conoce a la desconocida pero la publica. Cuando viaja a la ciudad llama al periódico y pregunta en nombre de “una amiga de la escritora”. Siempre tenían encargos para la desconocida: paquetes que contenían tarjetas, cartas y algunos regalos. Dinero casi nunca.

Sus amigas comentaban lo publicado por la misteriosa Marilola X, ella confesaba no haber leído nada. Como de piedra el rostro y ella oyendo las conjeturas de los demás: Marilola X debía vivir en La Habana porque nadie sensato de estos contornos escribiría así. El misterio ayuda y las comadres murmuran hasta hacer un escándalo por la sinceridad de la poeta. Revistas y diarios de otras regiones la publican también. Y felizmente la inspiración no cesa. La poeta descubre el sentido de la belleza en lo que la rodea: la luz, una música lejana que hacen unos muy pobres haitianos inmigrantes. “La jungla” le aporta la materia prima que necesita.

Al periódico llegan mensajes para la escritora misteriosa pero nadie la descubre, ni siquiera su esposo, que también publicaba allí unos artículos firmados con los nombres “El Caballero del Río” o “Fabian Conde”. Hasta el cura del pueblo maldijo las obscenidades de aquella “perdida” poeta incógnita. Incluso algunos dijeron que solo un hombre era quien se podía esconder bajo aquel nombre provocador, o por lo menos solo un hombre era quien podía saber lo que era el deseo carnal y el amor.

Marilola se convierte en la más exitosa de las mujeres y mientras tanto María Dolores sigue en “La jungla”, incomprendida por su esposo y en medio de innumerables privaciones. Entonces comiénzale a María Dolores un celo irresistible por Marilola X hasta que toma la decisión que ella misma quería prohibirse. Viste a los niños con la mejor ropa y sale al camino rumbo a Holguín. Viene a la casa de su madre donde siempre tuvo cobijo, protección y amor. Tenía menos de 25 años y jamás volvió a casarse.

(...) Cuando el yugo de un matrimonio prematuro me hostigó, rompí con él, en una época en que una mujer joven, con tres hijos, con mente y cuerpo sanos afrontaba un serio conflicto con la sociedad. (...)
De las Memorias de Marilola X

Es entonces cuando dice a todos que ella es Marilola X y a la familia le avisa que será una divorciada que escribirá versos. Los hermanos y la madre le hacen ver que es mejor que se haga modista pero ella solo tiene fuerzas para ser poeta y para hacer de sus hijos hombres bien formados.

Cuando todavía no había publicado su primer volumen, Marilola ya era conocida en un ámbito que rebasaba los límites de la ciudad. A la ciudad llegan los epítetos con que sus lectores la individualizan: “culta escritora”, “amada de los poetas”, “juglareña romántica”, “alondra holguinera”. Mientras, ella, que sigue escribiendo, se dedica a realizar actividades que contribuían a estimular la vida literaria de la ciudad: coordina homenajes a artistas de la localidad y a visitantes, promueve la presencia en Holguín de importantes personalidades de la época, organiza veladas en el Café Venus, la Colonia Española, el Hotel Majestic.

Todavía es recordado el homenaje que en Holguín preparó Marilola al cronista del diario El País, Pablo Álvarez de Cañas, (posteriormente esposo  de la célebre Dulce María Loynaz) o las acogidas por ella preparadas a Alicia Alonso, y a las declamadoras Berta y Paulina Singerman.




Formada en un hogar de firmes valores patrióticos, la escritora no permanece indiferente al acontecer social del país, que cada vez se torna más sombrío bajo la tiranía de Machado. En sus memorias dice: “Heredé de mis padres la dignididad y el respeto a todo, pero más que nada la pasión por mi patria”. Por esa época puede vérsele vinculada a grupos opuestos a las injusticias que comúnmente se cometían. Los combatientes la llamaban “la novia de la Revolución”. Al verla llegar le daban el mejor asiento: “ella no trae armas, trae versos”, decían

Grandes de la cultura cubana, entre ellos el ilustrísimo Enrique José Varona, reconocieron su actitud de cubana digna. Larga fue la correspondencia que sostuvieron. Hablando de política y de actitudes, dísele Varona: "(...) mientras se encuentren sentimientos como los de Ud., hay esperanzas para Cuba”. “Me doy cuenta de lo que sufre su alma de cubana con los peligros que parecen cernirse sobre la patria”.

El 16 de agosto de 1931, junto a Marta García Ochoa, Marilola funda y dirige la revista Nosotras. Era una revista dedicada a la mujer, una de las primeras de su tipo en Cuba.

Y mientras intercambia correspondencia con altas voces femeninas de Latinoamérica, Gabriela Mistral y con Alfonsina Storni, a quien llama “hermana”. Varios poemas escribe Marilola por la muerte de la Storni y en ella quedan las huellas que aquellos contactos le dejan, no solo en lo literario, sino en la mirada  para ver la vida mucho más amplia que la que le permitía el ambiente provinciano en el que desarrolla su existencia. Es desde entonces el de Marilola X un marcado acento feminista que ella convierte en razón literaria. 

Hasta donde se ha podido conocer, cuando Marilola publica sus primeros textos (década de 1920) y hasta que da a la luz su primer libro (1934), el énfasis en la pasión amorosa expresada con sinceridad y alejada de los tabúes de la época, aún no habían aparecido los poemarios de las poetisas que se reconocerán como representativas de las letras cubanas de la época.

27 de junio de 2010

Fernando Cabrejas

Fernando Cabrejas
CD: "Cuando todo coincida"

Alta Marea
   (Descarga gratis)

Autorretrato
   (Descarga gratis)

Canción al desaliento
   (Descarga gratis)

Marcha de la vida esdrújula
   (Descarga gratis)


CD. Como una luna en pie
        (Grabado en vivo Centro Pablo de la Torriente Brau)

Mi fortuna (Fernando Cabrejas e Ivett Rodríguez)
   (Descarga gratis)

Lluvia (Guitarra: Fernando Cabrejas. Voz: Edelis Loyola)
   (Descarga gratis)

*autor de todas las canciones: Fernando Cabrejas

Apuntes para un autorretrato a cuatro manos de Fernando Cabrejas

Palabras de presentación del Concierto en el Centro Pablo de la Torriente Brau
Por: José Luis Serrano Serrano.

Yo soy puro accidente del destino,/ un peregrino, como el amor./ Me paso todo el tiempo revisando/ cada cuartilla del corazón.

Un trovador es una bestia metafísica. No podemos a ciencia cierta calificarlo ni como músico ni como poeta, aunque ambos misterios delimiten su inquietante y hasta peligrosa indumentaria.

Un tanto irreverente abrazo el mundo,/ a veces fundo, a veces no./ Parece que no encuentro nunca nada/ pero renazco en cada dolor.

El poeta asegura que los versos del trovador son piltrafa sin el acompañamiento de su guitarra. El músico reconoce a duras penas que algo habrá de armonioso en la tonadilla musitada por el trovador.

De pez a pescador sólo imagino/ un breve filo, punta de arpón./ Como todo mortal me contradigo/ pero exigiendo la salvación.

Poeta y músico están en lo cierto. Ambos añoran secretamente convertirse en bestias metafísicas. Fernando Cabreja es uno de esos contados monstruos capaces de conmover y exultar a un mismo tiempo. La extraordinaria desnudez con que Fernando arropa sus esperanzas y zozobras hace que sus canciones lleguen a la médula.

Canta desde tu ventana/ sueña al lado de tus hijos,/ cuando todo coincida, ay/ cuando lo malo coincida.

“Cantor de la familia” le llamó Silvio Rodríguez. Así lo dejó escrito el autor de Unicornio sobre aquella desvencijada guitarra con que Fernando, en el año 1989, cantaba:

“Lluvia, qué nube te parió esa madrugada/ que me encontraste sólo con mi amada/ tendido en una hoja/ como cama.”

Fernando Cabreja es, no quepa la menor duda, el autor de algunas de las mejores canciones de la Trova, así con inicial mayúscula. Raro privilegio para unos pocos elegidos que hemos tenido el venturoso albur de conocerle y escucharle.


Para descargar libro de poemas de José Luis Serrano hacer clic aquí
Para descargar canciones de Fernando Cabrejas hacer clic aquí

Fernando Cabrejas, "el cacique de la trova holguinera" en el Centro Pablo.

Por: María Fernanda Ferrer
Fotos: Alain Gutiérrez
(Tomado de La Jiribilla, síntesis)

Si a tu casa asoma su perfil la duda
Comienza a cantar canciones y tendrás fortuna
Para el mal humor
Toma este buen consejo
Respira profundo
Y mira el sol que es viejo
Escucha las tonadas de tu hija
Si la desesperanza te cobija
Olvida los rencores al momento
Que el amor puede mas que el desaliento
Y si te cae el peso de la soledad
Dale un paseo tranquilo a tu ciudad
Y si te cae el peso de la soledad
Dale un paseo tranquilo a tu ciudad.
 
Para descargar CANCION DEL DESALIENTO haga clic aquí

El último sábado del mes de abril (2007), el pasado 28, trajo para los que gustamos de la canción trovadoresca dos buenas noticias: la realización del concierto Como una luna en pie, del trovador holguinero Fernando Cabrejas.

Víctor Casaus, director del Centro Pablo, resaltó que este concierto A guitarra limpia constituye, también, una continuidad y una alegría en la medida en que trovadores de muchas de las regiones del país encuentren en este pequeño patio de la Calle Muralla en La Habana Vieja, “un lugar de expresión y de confrontación con su público”. Y recordó que estos conciertos A guitarra limpia se convierten, posteriormente, en discos que “sirven para promocionar la obra de los trovadores y las trovadoras cubanas de todas las tendencias y generaciones”, quienes encuentran en la institución “un espacio imprescindible de expresión, difusión y debate”.


En el caso de Cabreja —subrayó— era un compromiso y una deuda con este creador quien ganó el pasado año uno de los premios del Concurso Una canción para Pablo auspiciado por la institución para recordar el Aniversario 70 de la caída de Pablo de la Torriente en Majadahonda. “En aquel momento fue una alegría que su obra llegara desde los lejanos territorios holguineros a La Habana, hoy es una felicidad completa”, enfatizó.

Como una luna en pie fue, porque así se lo propuso Cabreja, un extenso recorrido por toda su obra, (contó con 22 temas) e incluyó canciones de corte intimista y otras concebidas para “mover criterios e ideas”, según dijo el trovador en un momento del concierto.

El recital se estructuró a partir de tres grandes bloques. El primero fue un “solo” de Cabreja que se inició con “Canción del desaliento”, “Autorretrato”, “Pequeña tonada”, “Volviste a mí”, “Extraño tu café”, “Turbonadas”, “Muchacha en la ciudad” y “Cuando todo coincida”.

Cabreja y Edelis Loyola

Siguió el segmento dedicado a los invitados, los que interpretaron temas el trovador holguinero como “Quemar las naves” (Pável Poveda y Tamara Castillo), “Mi fortuna” (Ivette Rodríguez), “Cuando un día no estés” (Kiko Figueredo y Edelis Rodríguez), “Remembranza”, “Lluvia” (Edelis Loyola y Fernando Cabreja, exclusivamente, en las cuerdas).

En el tercer bloque volvió Cabreja a asumir el mando y regaló “Marcha de la vida esdrújula”, “Retrato de un hombre distinto”, “A solas con el sol”, “Mira qué sencillo es todo”, “Alta marea”, “Soñar de nuevo” y “Como una luna en pie”.

Finalmente todos —y de conjunto— entonaron “Canción del desaliento”; una forma muy inusual de concluir un recital, es decir, volviendo a interpretar la misma canción con que se inició el concierto.

Esto se debió, según dijo alguien, a que “Cabreja es el cacique de la trova holguinera”, es decir, un creador que no solamente se limita a componer y cantar sino que dedica gran parte de su tiempo a desarrollar proyectos culturales —ya sea a través de peñas, evento teóricos o de La voz del Níquel, emisora que transmite desde Moa, en el oriente cubano.

Y eso, con justeza, hay que aplaudirlo: cacique no implica, solamente, ser líder sino ser capaz de crear un compromiso, en este caso, con la trova.

Si a tu casa asoma su perfil la duda
Comienza a cantar canciones y tendrás fortuna
Para el mal humor
Toma este buen consejo
Respira profundo
Y mira el sol que es viejo
Escucha las tonadas de tu hija
Si la desesperanza te cobija
Olvida los rencores al momento
Que el amor puede mas que el desaliento
Y si te cae el peso de la soledad
Dale un paseo tranquilo a tu ciudad
Y si te cae el peso de la soledad
Dale un paseo tranquilo a tu ciudad.

Para descargar gratis canciones de Fernando Cabrejas, hacer clic aquí
Para leer las palabras de presentación del concierto en el Centro Pablo, hacer clic aquí



Harmony

Harmony
(Leer más)

Título: Déjala que siga andando
Autor: Héctor Lavoe.
           (Descarga gratis)

Título: El Bodeguero.
Autor: Enrique Jorrín
           (Descarga gratis)

La armonía de Harmony

Por: Joaquín Fernández Moreno
Foto: William Rojas


Hacer música vocal es el empeño del quinteto vocal femenino Harmony, agrupación fundada en el año 2003, y que desde hace 24 meses mantienen en la Casa de Iberoamérica, en la provincia de Holguín, la peña denominada Isla de Mujeres.

Con un suave empaste de voces, alcanzado a fuerza de profesionalidad y entrega, el exquisito repertorio que las noches de los viernes ofrecen en la mencionada institución cultural, recorre realizaciones de diferente complejidad, desde la composición Amigas, hasta temas cubanos ya clásicos y solicitados en sus presentaciones, tales como Ésas no son cubanas, Mona Lisa, Los tamalitos de Olga, El Bodeguero, Déjala que siga andando y el Yerbero. En cada uno de ellos las vocalistas ofrecen al público una depurada muestra de virtuosismo.



INTEGRANTES DE HARMONY:
Dianisbel Cabello, directora.
Anabel Bandera, mezo-soprano.
Alicia Jardines, contralto primo.
Irina González, soprano.
Yamilka Garcell, contralto-bajo.

Para descargar música de Harmony hacer clic aquí.

Tomado de http://www.baibrama.cu/

Jackeline Vel CD "Mírame"



Interprete: Jackeline Vel
CD. "Mírame" (Biss Music, 2009)
        (Leer información)

Título: Hoy quiero hacer el amor pero no contigo.
Autor: Osmany Espinosa
           (Descarga)

Título: Quién dice no.
Autor: Marcos Alonso.
           (Descarga)

Título: Nada.
Autor: Bismarck Estupiñán.
          (Descarga)

Jackeline Vell o como mirar el pop de otra manera


Autor: Emir García Meralla
Fuente: CUBARTE 10 de Noviembre 2009
 
Mírame, nombre del CD que marca el debut discográfico de la cantante cubana Jackeline Vell y que hace escazas jornadas fue presentado a los medios de comunicación; se perfila como uno de los fonogramas más equilibrados que se hayan producido en los últimos dos años dentro del espectro del mundo del pop/rock cubano, que cada día gana más fuerza y sobre todo reafirma su autenticidad.
 
Digo autenticidad y a mi memoria acuden los hoy perdidos años ochenta del siglo XX en que la avalancha de pop hecho en Argentina era el patrón recurrente sobre el que se comenzaba a abrir ruta una generación de cantantes, músicos y compositores. Luego años después emigraron lo mismo hacía otras tierras intentando probar fortunas musicales –la mar de las veces fracasadas--, que hacia otros géneros y en última instancia hacia el más rotundo silencio ante la indiferencia que mostraban la sociedad, los medios masivos y la industria en la Cuba de aquellos años.
 
Otro de los patrones impuestos por el mercado, en el caso de la música pop, y de la cual se alejan cada vez más los músicos cubanos cultores de esta forma de hacer; es a la socorrida frase “sonar americano”. Parten del hecho de la mega influencia de las bandas de rock, lo mismo sinfónico que de otras variantes roqueras inglesas y norteamericanas que marcaron el panorama musical de los setenta y los ochenta y que siguen siendo el referente más común en todos los puntos del planeta.
 
Entonces llega la hora de la pregunta del centavo: ¿… y el disco Mírame de Jackeline Vell qué tiene que ver con toda esta perorata anterior…?; o en todo caso alguien se podrá preguntar: ¿ahora este va a decir que inventamos “el afrocuban pop” y toda esas categorías tontas? Para nada.
 
Mírame estéticamente dentro del pop cubano es un punto de giro en cuanto a conceptos musicales hasta ahora tenidos como dogmas y del cual Ernesto Cisneros y los hermanos Blanco --David y Ernesto-- son parte de una vanguardia en que se incluyen los nombres fundacionales del guitarrista Mario Dalí y su grupo Monte de Espumas. Ahí está también el talento de Edesio Alejandro y otros nombres como el del grupo experimental Paisaje con Río. Este punto de giro parte de lo novedoso de la instrumentación que sin abandonar el "abc" establecido se adentra en giros tonales y armónicos transgresores que se alejan de toda pose pseudorevolucionador. Los músicos que acompañan a esta cantante solo tienen un presupuesto: hacen música para divertirse y se divierten viviendo la música. Eso amerita el respeto de los medios de difusión pues es buena música hecha para escuchar y que no satura a quien la escucha.
 
Sin embargo, "el pollo del arroz con pollo" es la cantante Jackeline Vell quien musicalmente se puede considerar una “emigrante”, pues lo mismo que su coterráneo Gardi cruzó la delicada línea que separa lo popular de lo culto cuando el canto lírico es su escuela prístina y el Teatro Lírico de Holguín Gonzalo Roig es su “casa matriz”.
 
Jackeline Velázquez, que es su nombre, sabe que hacer en la música pop y de ello no hay dudas; propongo que nos acerquemos a su presencia en este fonograma desde tres puntos esenciales: el repertorio; el diseño del CD y algo que es fundamental la interpretación de los temas.
 
Entremos pues en el diseño del CD y en la interpretación de los temas y dejemos el repertorio para finalizar estas notas. Al talento de Bilko Cuervo ha quedado el trabajo de fotografía que acompaña al flyer interior del CD y la portada del mismo. Con cuidada sobriedad Bilko nos acerca a diversas expresiones de la cantante (son coterráneos) que pasan de la candidez a la ingenuidad expresiva sin olvidar cierto toque sexy que para nada es light, tal y como él nos la presenta en sus videos. Este juego de imágenes no estuviera completo sin el buen gusto desplegado por Robín Pedraja para combinar los rojos y algunos negros en armonía para satisfacer las exigencias de quienes compren el CD.
 
Jackeline Vell es una emigrante musical; ya lo habíamos hecho notar en las líneas precedentes pero ese emigrar del canto lírico al pop más vanguardista para nada hace mella en sus cualidades vocales. Muy por el contrario, al escucharla es una excitante bocanada de sosiego musical ante tanto mal cantante que hoy se nos trata de imponer desde cualquier género musical en boga. Da igual que sean cubanos o foráneos, el caso es la radio y la TV nos obligan a amar. El haber aprendido las técnicas del bell canto le permite impostar su voz en cualquier registro por lo que la monotonía vocal no es precisamente una cualidad a considerar en este disco.
 
Para terminar quisiera referirme al repertorio de Mírame. Tal vez este sea el talón de Aquiles de toda la discografía cubana de los últimos veinte años pues ninguna casa discográfica cubana tiene un departamento de Arte y Repertorio, de hecho la figura del repertorista musical solo ha quedado para los libros que se escriben y todos los nombres referenciales se circunscriben a figuras ya fallecidas. Hacía ya mucho tiempo que no escuchaba un disco de un cantante; tal y como lo digo: un disco hecho con canciones escritas para alguien que no fuera ese mismo alguien.
 
Mírame marca el debut como compositores de Bismark Estupiñán y de Ernesto Yoel Espinosa y de buena gana será importante que sus créditos aparezcan con regularidad en próximas producciones, no solo de Bis Music, sino de otras casas discográficas. Jesse Suárez vuelve a la carga con un texto ligero pero de buena escritura. He dejado para el final el nombre de Osmani Espinosa quien desde hace algún tiempo se ha convertido en un compositor llamado por muchos intérpretes cubanos. Admito públicamente que no siempre he comulgado con su manera de escribir canciones pero por esta vez se le ha obligado a hacer un buen ejercicio de talento del que sale airoso. Ojalá este ejercicio trascienda y Osmani Espinosa regrese a su buen gusto.
 
En fin, Mírame es un disco hecho por una mujer para hablar y decir cosas de mujeres, algo que es válido y necesario en estos tiempos; pero cosa curiosa es un disco de y para mujeres sin una militancia o fanatismo hacía “el género” y sin agredir la figura masculina como parece ser una costumbre a punto de llegar. Bueno... es un disco de Bis Music, un sello discográfico cubano donde “las mujeres mandan”. (Leer más sobre la vocalista)

Confía en Jacqueline Vell


Por: Ricardo Alonso Venereo

Tras varios meses sin dar a conocer alguna que otra nueva propuesta discográfica, la editora y casa discográfica Bis Music, de Artex S.A., presentó el primer fonograma de la joven intérprete de pop, Jacqueline Vell, en el Centro Cultural Fresa y Chocolate.



Mírame se titula el CD que grabó junto a los integrantes de su banda e incluye los temas: Somos nada, 100 % latinoamericana, Animales, de Ernesto Yoel Espinosa; Quédate con él y Hoy quiero hacer el amor pero no contigo de Osmani Espinosa; Quien dice que no, de Marcos Antonio Alonso Brito; Nada, Mírame y Gente auténtica, de Bismark Estupiñán y Se me olvida, de Jesse Suárez.

En la presentación de disco, el crítico Oni Acosta, resaltó la frescura de esta nueva propuesta y las cualidades vocales de Jacqueline, con una formación lírica, que le permiten manejar a su gusto y según le exijan, cada uno de los temas que escogió para hacer su primer disco.

La dirección y producción musical estuvieron a cargo de Marcos Alonso, guitarrista del grupo, responsable también de la mayoría de los arreglos. De la grabación, mezcla y masterización se encargó Juan Hugo Suárez La Madrid, mientras que el trabajo de arte y diseño estuvo a cargo de Robin Pedraja y Bilko Cuervo, responsable de la fotografía.

Mírame es un disco atrevido -como su intérprete- que gozará de la aceptación de los cubanos. Además del son, la salsa, la guaracha o la rumba se adentran en las nuevas tendencias de la música contemporánea y hacen suya propuestas de gran valía como esta que ahora nos entrega Bis Music.

OTROS ENLACES RELACIONADOS:

Jackeline Vell o como mirar el pop de otra manera (Valoración crítica del disco "Mírame")

Nada: las pasiones de Jackeline Vell (Comentario sobre la vocalista)

Jackeline Vel (Entrevista)

Regresar  DESCARGAS

Nada: las pasiones de Jackeline Vell

Elizabeth López Corzo

Jackeline Vell, joven exponente del genero Canción en Cuba, fue una de las artistas más nominadas de la presente edición de los Premios Lucas 2009 por su video clip “Nada”, que dirigió el también holguinero Bilko Cuervo.

Para ver un fotorreportaje de la entrega de los premios Lucas, hacer clic aquí

Jackeline Bell y Vilko Cuervo

“Nada” concursa en categorías fuertes como Fotografía, Dirección, Video del año, además de Canción y Balada.

“Estoy contentísima con la noticia. Cada vez que presentamos un video a Lucas he tenido la dicha de ser nominada y eso es lo más importante para los artistas. Esta es mi tercera producción con Bilko, que es un excelente realizador y además es mi amigo de la infancia, por lo que siempre acoplamos muy bien. Nada es un tema que dice mucho y para mí era importante que el video proyectara esa carga emocional, las pasiones de la vida…”, comentó la intérprete a La Jiribilla.
Al decir del realizador del videoclip, se trata de una balada que visualmente constituye una declaración de principios. "La canción es atrevida, punzante y así quisimos que fuera el audiovisual, para llamar la atención de la manera más original y osada posible".

Por lo general la obra de Jackeline Vell va dirigida al público femenino por excelencia. “Defiendo mucho la mujer aunque adoro los hombres, por supuesto. No es por pecar de feminismo exagerado pero aquí hay bastante machismo como en toda Latinoamérica y en mi música abogo por que la mujer se crezca”.

Para descargar "Quién dice que no" de Marcos Alonso, hacer clic aquí 
(Leer más sobre la vocalista)

Tomado de http://www.lajiribilla.cu/

26 de junio de 2010

Jackeline Vel



Para descargar "Nada", de Bismarck Estopiñán interpretado por Jackeline Vel, haga clic aquí


Por Hirán R Ricardo

Jackeline Vel es una holguinera que viaja a su tierra natal dos o tres veces al año, (de ser por ella vendría todos los meses, pero, su trabajo en la capital de Cuba se lo impide). Es muy cuidadosa con su garganta, dice. Para mantener su fuerza vocal duerme entre ocho y 10 horas, no bebe cerveza y tampoco toma agua muy fría.

¿Como fueron tus inicios en la música?

Me inicie aquí en Holguín, en la escuela de arte, me gradué en el Conservatorio en la especialidad de Canto Coral. Luego continué mis estudios de Canto Lírico en el Instituto Superior de Arte (ISA) en La Habana. Una vez graduada formé parte de la compañía lírica Rodrigo Prats y del Orfeón, ambos de Holguín, desde 1998 hasta el 2001 aproximadamente.
Durante estos años fue fundadora de uno de los grupos corales más importantes del territorio, Harmony. Se presentaba en el polo turístico de Guardalavaca donde interpretaba temas de la música popular cubana. A la vez que la Vel exhibía su voz en diversos centros nocturnos de la ciudad: Casa de la Trova, Club Siboney y la casa Iberoamericana. En estos andares obtuvo premio a la mejor interpretación del concurso del Joven Creador.

El talento de sus interpretaciones hizo que Julio César Leal, realizador de videos clips y director del popular espacio de la Televisión Cubana 23 y M, le aconsejara presentarse en La Habana. Del mismo criterio fue Edith Masola, conductora del mencionado especio televisivo. Ambos habían llegado a la ciudad de los parques para trasmitir uno de sus programas.

Entonces Jackeline decidió probar suerte en la capital cubana. Allí llegó con el pie derecho, pues desde sus primeras presentaciones formando parte del coro del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), se llevó el elogio de importantes maestros de la música, como Digna Guerra y Miguel Patterson.

Al poco tiempo obtuvo mención en el festival Jo Jazz, evento que presidió el destacado músico Chucho Valdés. Y mientras bajo la dirección de Alfonso Menéndez compartió el escenario con importantes figuras de la cultura cubana, entre ellas, Rosita Fornés, Luís Carbonel, Lourdes Torres y María de los Ángeles Santana, interpretando diversos géneros, entre ellos la Zarzuela.

Los éxitos de Jackeline Bell son varios, de ellos la ha marcado el Premio del festival de música cubana Adolfo Guzmán.

A pesar de ser una cantante muy joven, ya cuenta con cuatro videos clips. Esas obras audiovisuales corresponden a los temas, Se me olvida, Génesis, Nada y Gente Autentica. Este último clip ha sido promocionado además por su mensaje social a los aquejados por el VIH SIDA.

...tu primer disco.

Sí, ya tengo mi primer CD, que lleva por título el nombre de una de mis canciones, Mírame. Son 10 temas, en los que aparecen el pop y la balada. Ha sido grabado por la disquera Bis Music. El productor musical es Marcos Alonso. 

Jackeline Bell ha hecho giras por México y países de Europa, siempre formando parte de espectáculos  donde ha coincidido con populares intérpretes cubanas como Osdalgia y Vania. En esos recorridos ha fusionado diversos géneros como la guaracha cubana, boleros, pop, disco, entre otros.

Por moverse con soltura y talento entre la música lírica y popular, Jackeline Bell fue escogida para participar en la banda sonora de la película cubana Los Dioses Rotos. También ha puesto su voz a pequeñas realizaciones de estudiantes de la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños y a espacios televisivos como la tele aventuras Los Tres Villalobos y el serial infantil La Isla de los Cocos.

¿Cuándo te animas a escribir tus propias canciones?

Lo he pensado y creo que sí, para el próximo año quiero componer algunas canciones. De hecho quisiera escribir todo lo que cante en mi segundo disco, porque busco un toque diferente, es decir que ese CD tenga mayor diversidad de géneros.
Me cuenta la cantante que le gusta hacer ejercicios, pues sube de peso con facilidad. Se considera una buena bailadora. Sus ratos libres los prefiere pasar con su familia. Y su gran pasión es el Jazz.

Para descargar: Hoy quiero hacer el amor pero no contigo, de Osmany Espinosa, interpretada por Jackeline Bell, haga clic aquí.

(Leer más sobre la vocalista)

18 de junio de 2010

Origen del linaje Grave de Peralta en Cuba hasta la quinta generación - Sinopsis genealógica

Por: Juan Bruno Zayas de la Portilla

La familia Grave de Peralta, procedente de Castilla La Vieja, se avecina en Santiago de Cuba en la primera mitad del siglo XVIII donde inmediatamente se vinculan con las familias más notables de esa ciudad.

De los vástagos de este linaje, algunos pasan a la ciudad de Holguín donde también contraen descollantes enlaces de los que emanarán una pléyade de patricios a la nación cubana, entre los que se destacan el abnegado general del Ejército Libertador, Julio Grave de Peralta y Zayas; sus hermanos: Belisario, que ostentó el grado de General de Brigada; Francisco, que llega al final de la guerra con el grado de Coronel; Manuel, que también ostentó el grado de Coronel; Liberato, que fue Capitán y Pedro, que por su participación en la contienda fue deportado a Honduras.
 El primero del linaje Grave de Peralta que aparece documentado en la isla de Cuba es Isidoro Jorge Grave de Peralta y López , natural de San Felipe, provincia de Valencia, hijo de Juan Grave de Peralta y de Teresa López.
El mencionado, Isidoro Jorge Grave de Peralta y López , contrajo matrimonio en la Catedral de Santiago de Cuba el 18 de agosto de 1737, con Paula García de Aguilar y López de Queralta, hija del Alférez José García de Aguilar y de Francisca López de Queralta. Esta pareja procreó a:
Pedro Alcántara Grave de Peralta y García , cuyo bautismo se encuentra asentado en la misma Catedral de Santiago de Cuba el 11 de octubre de 1738, se casó allí mismo el 24 de agosto de 1756 (libro 4, fo. 31), con Isabel Muñoz y González (nacida en Santiago de Cuba el 9 de marzo de 1733), hija de Manuel Muñoz y Rodríguez de Pliego y de Isabel González y Sinoes.
Esta pareja tuvo a:
Isidoro Grave de Peralta y Muñoz , cuyo bautismo se encuentra asentado en la anteriormente mencionada Catedral, el 15 de mayo de 1758, en Santiago se casó el 11 de agosto de 1785, con Rosalía Giró y Pliego.
De sus hijos:
María de la Concepción Grave de Peralta y Giró. Casó con Francisco Boix y González, natural de Cartagena de Indias.
Miguel Ignacio Grave de Peralta y Muñoz, nacido en Santiago de Cuba hacia 1760. Casa primero con María Gertrudis Pérez de Orellana y procrean 3 hijos. Contrae segundas nupcias con Teresa de Moya y Hechavarría, de cuya unión sólo nace 1 hijo. Contrae un tercer matrimonio en la parroquia de Santo Tomás de Santiago de Cuba el 3 de abril de 1798 (libro 2, fo. 20, nº 20), con María de la Paz Rafaela de Zayas-Zamudio y Armijo (nacida en Santiago de Cuba el 23 de octubre de 1773 y bautizada en la parroquia de Santo Tomás el 3 de noviembre - libro 2, fo. 101v., nº 52), hija de José Toribio Diego de Zayas y Pérez-Zamudio, natural de la ciudad de Sevilla, y de María Antonia Lorenza de los Reyes Armijo, natural de Santiago de Cuba. De este enlace nacen 3 hijos de los cuales 2 mueren antes de llegar a la pubertad. Adoptan 2 niños que son expuestos en su residencia.
Hijos del primer matrimonio de Miguel Ignacio Grave de Peralta y Muñoz:
José Antonio Grave de Peralta y Pérez de Orellana. Casó en la Catedral de Santiago de Cuba con una dama de apellido Corchigilia.
José Andrés Grave de Peralta y Pérez de Orellana. Nacido en Santiago de Cuba hacia 1790. Casó en la Catedral de Santiago de Cuba el 14 de diciembre de 1813 (libro 6, fo. 6v., nº 17), con Juana Bautista García y Carvajal, hija de Rafael y de Martina. Al enviudar pasa a la ciudad de Holguín; donde contrae matrimonio en la parroquia de San Isidoro el 27 de septiembre de 1819 (libro 4, fo. 43, pda. s/n), con María Rafaela Mercedes Zayas y Cardet (nacida en Holguín en 1803 y fallecida en Guanabacoa en 1894), hija del Teniente Juan José Francisco de Zayas y Armijo y de María Josefa de Jesús Cardet y de la Cruz, naturales de Santiago de Cuba y de Holguín, respectivamente.
Estatua con la que los holguineros recuerdan la memoria del Mayor General Julio Grave de Peralta
General de Brigada Belisario Grave de Peralta y Zayas
De la unión entre José Andrés Grave de Peralta y María Rafaela Mercedes Zayas y Cardet nacieron 13 hijos:
Josefa Grave de Peralta y Zayas.
Francisco Grave de Peralta y Zayas.
Rafaela Grave de Peralta y Zayas.
Manuel Grave de Peralta y Zayas.
Liberato del Rosario Grave de Peralta y Zayas.
Julio Crescencio del Rosario Grave de Peralta y Zayas.
Mercedes Grave de Peralta y Zayas.
José María Grave de Peralta y Zayas.
Prudencia María del Rosario Grave de Peralta y Zayas.
Pedro Urbano Grave de Peralta y Zayas.
María del Carmen Grave de Peralta y Zayas.
Belisario Isidoro Grave de Peralta y Zayas.
María Josefa Grave de Peralta y Zayas.

Razones y justificación de una y la otra, en el enfrentamiento entre la "egoista" Pepa Cardet y su "ingrata" hija Rafaela.


También Rafaela de Zayas y Cardet se enfrentó a su madre egoísta y protestó porque la Pepa prefería guardarse el dinero de la herencia, y si a alguien se lo daba, era a su esposo que era más joven que sus hijos.

Me contó el historiador José Abreu Cardet que en el Archivo Nacional de Cuba se conserva un expediente muy voluminoso seguido contra la doña ante la protesta de su hija. Y en el expediente hay muchas declaraciones de vecinos de Holguín, dice uno que la Pepa tan rica y tenía un hijo en la indigencia; y otro que ella prefirió entregarle sus hijos pequeños a familias pudientes de Holguín para estar libre de ocupaciones y nada más ocuparse en ser la “mujer” de don Paco. (¿Y no será que ahora los holguinenses se vengaban de la infeliz Pepa, la enamorada, indefensa como estaba sin el poder de don Paco?)

Por lo que haya sido, pero los vecinos fueron tejiendo historias en torno a aquella jovencita, Rafaela, que había heredado algo más importante que las tierras y el dinero de su familia: el carácter insumiso y fuerte de su madre.

Rafaela al igual que sus otros hermanos había sido criada por una familia holguinera. Apenas tenía quince años cuando conoció a un forastero que llegó a Holguín procedente de Santiago de Cuba, José Andrés Grave de Peralta. Los Grave de Peralta eran una familia entre los que se encontraban varios propietarios de tierra, aunque en general no tenían importancia económica descollante. Lo único verdaderamente valioso de los Grave de Peralta era su apellido viejo e importante.

Seguramente que a José Andrés Grave de Peralta le llegaron a su casa en Santiago de Cuba las noticias de las transformaciones económicas que ocurrían en Holguín bajo el gobierno de Francisco de Zayas. Pero más que el presente, era el futuro lo que parecía sonreírle a la región con el puerto de Gibara y el incremento de la producción. Un día, emprendedor, emprendió el camino de Holguín. Y si no se hizo rico como esperaba, no demoró en conseguir la riqueza espiritual que le brindaba Rafaela, a la que desposó en la iglesia mayor de la ciudad. José Ignacio acompañó a la esposa en sus doce partos y también durante todas sus protestas y quejas contra injusticias y abusos que se trataron de cometer contra ella o su familia.

José Andrés Grave de Peralta y Pérez de Orellana. Nacido en Santiago de Cuba hacia 1790. Casó en la Catedral de Santiago de Cuba el 14 de diciembre de 1813 (libro 6, fo. 6v., nº 17), con Juana Bautista García y Carvajal, hija de Rafael y de Martina. Al enviudar pasa a la ciudad de Holguín; donde contrae matrimonio en la parroquia de San Isidoro el 27 de septiembre de 1819 (libro 4, fo. 43, pda. s/n), con María Rafaela Mercedes Zayas y Cardet (nacida en Holguín en 1803 y fallecida en Guanabacoa en 1894), hija del Teniente Juan José Francisco de Zayas y Armijo y de María Josefa de Jesús Cardet y de la Cruz, naturales de Santiago de Cuba y de Holguín, respectivamente.


De su unión nacieron
Josefa Grave de Peralta y Zayas.
Francisco Grave de Peralta y Zayas.
Rafaela Grave de Peralta y Zayas.
Manuel Grave de Peralta y Zayas.
Liberato del Rosario Grave de Peralta y Zayas.
Julio Crescencio del Rosario Grave de Peralta y Zayas.
Mercedes Grave de Peralta y Zayas.
José María Grave de Peralta y Zayas.
Prudencia María del Rosario Grave de Peralta y Zayas.
Pedro Urbano Grave de Peralta y Zayas.
María del Carmen Grave de Peralta y Zayas.
Belisario Isidoro Grave de Peralta y Zayas.
María Josefa Grave de Peralta y Zayas.

Descarnado fue el camino de enfrentamientos entre Rafaela y su madre, que reaccionó enérgicamente desheredando a la hija insumisa. Desde ese día nunca más se encontraron los caminos de hija y madre.

Mayor General Julio Grave de Peralta y Zayas, hijo de don José Andrés y doña Rafaela


General de Brigada Belisario Grave de Peralta y Zayas, también hijo de don José Andrés y doña Rafaela

Por una ruta marchó Rafaela. La suya fue de paritorios, 13 hijos tuvo. La Pepa, viuda y rica, pagó todos los caprichos de su amante, Luciano Martínez. Él, en recompensa se estableció en la cama de su fogosa y ya madura mujer. Acostumbrada a vencer, la Pepa venció.

José Andrés Grave de Peralta y Rafaela Zayas llegaron a tener varias propiedades en la jurisdicción de Holguín. Las de mayor relieve eran dos fincas y tres sitios de labranza. Estas propiedades se encontraban en la capitanía pedánea de Cacocum.

16 de junio de 2010

Prueba de las artes de la boquirrubia y desalmada Pepa Cardet y al final el testimonio de las ocupaciones de un gato prieto callejero


Enterrado don Paco de Zayas y recién casada la Pepa con un quinto del Ejército recién llegado a la Isla y por el que la mujer pagó una millonada a sus superiores para que lo liberaran del servicio militar, luna de miel incluida, la Pepa hizo y dejó de hacer a su antojo con el dinero que heredó. Empero no siempre contó con la sumisión de sus hijos y tampoco de su hijastro, tal como quedará probado seguidamente.

En el Archivo Provincial de Historia de Holguín se conserva un documento del 13 de enero de 1845, esto es, 8 años después de la muerte de don Paco. “Comparece, dice, el subteniente retirado de la 6ta Compañía del Regimiento de Infantería de La Habana, don Luciano Martínez, natural de Murcia y vecino de esta villa de Holguín. Lo acompaña el Regidor don Ramón de Zayas, natural de Cuba (Santiago de Cuba), y vecino de Holguín… (Don Luciano era el nuevo marido de la doña y don Ramón el hijo mayor de don Paco de Zayas, tenido en su primer matrimonio)

En juicio conciliatorio el Martínez llevó a don Ramón ante el Teniente Gobernador en calidad este último de Juez de Paz. Exigía don Ramón que don Luciano Martínez y su esposa la Pepa, acabaran de pagarle 1916.00 pesos “que en la testamentaria de su padre le era en deber doña Josefa Cardet”, o sea, la desalmada Pepa Cardet, y aún, dice, cuando ya había vencido el plazo acordado, todavía no cumplía.

En este documento declara el hijo de Zayas que su padre donó (pagó) a Su Majestad fábricas (casas), por valor de 13 mil pesos para conseguir la legitimación de los hijos que tuvo fuera del matrimonio… (O lo que es igual, don Paco pagó ese dinero para conseguir la Real intervención para que Su Santidad “el Papa de Roma”, consintiera en su divorcio de la madre de su hijo mayor, que es quien exige la satisfacción de la deuda).

Consideraba don Ramón de Zayas que la suma pagada a su Majestad “sin prejuicio de tercero”, como la Pepa y su Padre habían declarado, no podía perjudicarlo a él, que nada tenía que ver con aquel asunto. Todavía más claro: En testamento don Paco de Zayas declaró que a cada uno de sus hijos le correspondía un quinto de su fortuna, empero al calcular el quinto que a él le correspondía no se podía descontar aquel dinero gastado. Y de ahí la deuda…
“Como de lo antedicho había de originarse un ruidoso pleito, que al paso que puede causar la ruina de sus intereses, también perturbaría su tranquilidad y reposo, y la armonía que debe reinar entre personas de una misma familia… los litigantes fueron invitados por el Juez de Paz a someterse a la deliberación de árbitros por ellos mismos nombrados”.
Fueron los árbitros el abogado, Regidor y Alférez Real don Quintín de Aguilera, natural y vecino de Holguín, y el abogado don Francisco Tamayo Fleytes, de la vecina villa del Bayamo.

Para no hacer juicio público y queriendo darle toda la fuerza que compromiso así requiere, es por lo que ambas partes concurren ante Escribano y dicen, asimismo, “que si se presentaren dificultades para que el Licenciado Tamayo Fleytes no pudiere venir a esta ciudad de Holguín, se otorga poder para que actúe en su lugar al de igual clase don José Joaquín de Quezada, natural del Puerto del Príncipe y vecino de esta. Y por si los dos abogados no pusieranse de acuerdo, nombran a un tercero en discordia, que es el Licenciado don José Manuel Betancourt, natural del mismo Puerto Príncipe y avecindado en Holguín”

Ante estos señores abogados, las partes en pleito se obligan a presentar todos los documentos que aquellos consideren necesarios… y, porque ahora lo recordó, don Ramón de Zayas reclama que se incluya en la sumatoria general del dinero que dejó su padre al morir, las ropas y prendas del uso actual de la Cardet.

Y se van todos a sus casas a esperar la decisión. Pero no transcurre una semana y regresan. No sé que hizo la Pepa, pero seguro que puso a funcionar sus poderes, porque lo cierto es que don Ramón de Zayas dice ante el escribano para que la escritura convierta en oficial esta, su decisión, que se da por satisfecho y que su madrastra no tiene que pagarle nada y que, además, le regala él a la mulata Felícita para que sirva como esclava a la Pepa y también le devuelve 200 pesos que aquella le había dado para satisfacer el costo de las ropas y prendas por la doña gastados del dinero dejado por don Paco como herencia.

Dice el documento de satisfacción de deuda, y cito in extenso:
“En razón de lo dicho, se desisten, quitan y apartan desde este momento y también a sus herederos, del derecho que mutuamente se consideraban tener y dan por concluídos los litigios.

“Desde ahora la parte que quebrantare este pacto y promoviera gestión contra la otra, tendente a hacer reclamaciones sobre los bienes del difunto don Francisco de Zayas, aún cuando sea considerada justa, por solo promoverla, se le impondrá multa de 4 mil pesos a favor de la otra parte.

“A la firmeza de esta escritura y a su cumplimiento se obligaron todos en la más bastante forma de derecho con sus bienes presentes y futuros.

“Doña Josefa, que se hallaba presente, estuvo de acuerdo y, como muger (sic) juró por Dios y hizo una señal de cruz y dijo que no se aprovecharía de leyes y derechos futuros”
Luego la mismísima Pepa Cardet firmó la escritura asentada en el Tomo 4, Folio 6v del año 1845.

Patio interior de La Periquera
Su firma en esa escritura es lo único que queda de la muerta y un fantasma tan pasionalmente hijo de puta como en vida puta fue ella, al decir del historiador Pepito García Castañeda. De noche, por los corredores del interior de La Periquera, (donde murió escondida de las fuerzas insurrectas que comandaba su nieto Julio Grave de Peralta), dicen que se ve vagar su fantasma, gimiendo de deseos. En mis pesadillas, allí mismo la he encontrado, Luciano Martínez yo, ella macrocefálica y sinvergüenza. Siempre termino masturbándome mientras la boquirrubia, mira y no se acerca. Después un gato prieto llega a mis pies y lame el semen.

15 de junio de 2010

Por favor, un asiento para una vieja


FRAGMENTOS DE LAS MEMORIAS DE LA POETA MARILOLA X

Soy (...) descendiente de un patriota que abonó este sueño con sangre y de una mambisa que fue madre, compañera, colaboradora de mi padre; formaron unos cimientos de acero a los cuales ha envejecido la lucha.
 
Nací en la guerra, aunque decían que ya había terminado, quedó en mi casa, grabada con sangre y fuego. Mi padre sufrió por diez años a consecuencia de las graves heridas (atendido por sus compañeros de batalla: Doctores Rodolfo Socarrás y Humberto Manduley).
 
Y cuando se reponía habiendo dejado en la senda patria cuatro costillas y su sangre irrumpo yo deshaciendo temores. Mi padre era joven y apuesto y a pesar de que mi hermano Rafael había llegado trece años antes que yo, mi presencia fue como un haz de esperanza en su corazón torturado por la lucha. Cuarenta días después de mi llegada dejé de escuchar su voz que se acercaba a mí con esperanza. Él dejaba la vida y me entregaba sus armas. ¡A seguir peleando!.

Un pájaro ansioso de lejanías al que habían atado las alas

Cuando yo nací, en lugar
de un juguete, pusieron una
pluma entre mis manos.
El destino dijo: esa te
servirá de arma.
He cantado
al amor en diversos matices
He cantado al dolor…
¡He cantado a la vida!.

Marilola X (noviembre de 1984)
 
A los cinco años (1910), la niña vivaz comienza sus estudios en una modesta escuela de barrio, contigua a su casa. La maestra es Tina González, alguien especial para Marilola porque aquella es hija de Juana González, una negra a la que la niña llama mamá y a quien quiere porque era quien elaboraba las mejores golosinas que alguien haya probado jamás. En sus memorias la escritora recuerda a Juana siempre ataviada con sencillez y pulcritud. La niña de la mano de la negra. Recorrían las calles de la ciudad para vender dulces. “De ella y de mi madre, dijo la poeta, aprendí a mirar la vida de frente”.
 
Tina dramatiza lecturas. Y a la pequeña se le trocan en pajaritos y mariposas las letras que con delectación dibuja. La escuela es una fiesta pero muy pronto la trasladaban para una escuela superior. La niña se opone pero Tina la convence y personalmente se encarga de ataviarla de manera especial. Frente al aula la espera Rosario García Iñiguez, hermana del General Calixto García y notable pedagoga de la comarca.
 
La nueva maestra siempre la llamó Loló y se percata que la niña inventa fabulosas historias para sus compañeros. Doña Rosario estimula las dotes que van saliendo a la luz de la alumna nueva; es ella quien primero le habla de escribir lo que llevaba en el alma. Ella averigua en la familia. Le dicen que su padre escribía emocionados versos, que el bisabuelo materno cultivaba formas de la poesía popular y cada acción de los de su casa, los hermanos sobre todo, por su sensibilidad, estaban muy cerca del acto patriótico.
 
Y mientras, como siempre ocurre, la niña hermosa crece bajo la tutela de sus generosos padrinos y con la protección de los antiguos compañeros de armas de su padre. Los demás se empeñan en paliar un tanto la difícil situación económica que por entonces sufría la familia. Y si a los otros no le pueden esconder la realidad cruda, a la niña sí que la alejan del lado duro de la vida y ella es feliz.
 
De uno va a otro colegio. Sus maestros son generosos y gente sabia. La Academia de Ezequiela Ochoa, el colegio Sagrado Corazón de Jesús, el Instituto Holguín, dirigido por don Manuel Silva. Hereda los libros del coronel difunto, los hermanos la alientan, Horacio, Homero, Ovidio, Virgilio. Ella se aficiona a Shakespeare y disfruta las emociones de los personajes. A los maestros y sobre todo a sus hermanos la poetiza agradece porque fueron ellos quienes le imprimieron el espíritu de la preparación autodidacta. Marilola jamás traspasó la enseñanza que se recibe en la niñez.
 
Y sufre, quizás ahora por primera vez conscientemente. Sus hermanos, hombres instruidos a los que recorre la poesía por las venas y sin embargo tienen que realizar trabajos rudos. La adolescente sufre y sueña. Se enamora de los galanes de cine y después de los amigos de sus hermanos, pero, por supuesto, dentro de los marcos que permitía la educación recibida en un ambiente de marcado asento provinciano. Sobre esos años la poeta escribió en sus memorias: “(...) mi corazón era un pájaro ansioso de lejanías al que habían atado las alas y no podía ir en pos de nada ni nadie”.
 
Y llega el amor carnal, el único que al parecer disfrutó a pesar de que para muchos ella era de enamoramientos fáciles. Fue en los días de mayor intensidad en su formación espiritual. Era un italiano joven y comerciante que por razones de trabajo visitó Holguín: Guido Carmenatti Pennino. Él solo estuvo en la ciudad algunos días. Pero desde La Habana le escribía una carta diariamente. Ella, con fiebres permanentes lo deseaba, lo acostaba encima de su cuerpo, los dos desnudos. Fueron aquellas imágenes solo soñadas las que permitieron a la poeta, posteriormente, escribir las prosas eróticas que la singularizaron. Entre sus manuscritos, como escondiéndose avergonzadamente, ella confesó que era en Guido en quien pensaba. Fue en Guido en quien siempre pensó hasta el final.
 
Guido le regala un libro que la impresiona: El Principito. Y en sus cartas la llama “vida”, “amor”, “flor”. Y ella sigue reelaborándolo: él es solo un hombre, ella una mujer que lo desea. Pero desde la primera ojeada lo supo, su familia no admitiría un matrimonio así. Ella sería para algún amigo de sus hermanos sin importar cuánto de deseo dejara satisfecho en ella. Ay, como se murió la niña y muerta tuvo que vivir. En sus memorias todavía llora: “No me dejaron encontrarme a mí misma. Quisieron hacerme de hierro, mientras que mi formación era de gasas suaves que al agitarlas al viento semejaban gaviotas liberadas”.
 
Por esa época, en un local cercano a la casa familiar, un joven de buena presencia y modales educados, instala un comercio. Se llamó Enrique García y vivía al cuidado de sus tutores, unos tíos españoles.
 
Enrique es amigo de los hermanos de María Dolores. Se conocen. Muy pronto él muestra interés por la muchacha hermosa. Ella lo rechaza y la familia lo acepta. Desde La Habana le llega una carta más de Guido, dice que se va a Italia y promete regresar para casarse. Pero en casos así el tiempo trascurre lento. No llegan noticias del que se marchó y el dolor va dejando paso a la decepción. Todo lo hubiera perdonado menos el olvido. Y sus mayores insistiendo para que acepte al que la pretende.
 
Enrique es inteligente y tiene encantos: en una ocasión se le presenta con un libro de Rubén Darío. Mañana confiesa que sueña con ser periodista y que adora a Martí. Son afinidades que comparten. Cuando cumple quince años María Dolores, quien todavía no es Marilola, aunque se acerca a serlo, se casa con Enrique García. Abandona los estudios el día antes y hoy la familia ilumina la casa para brindar por la felicidad de los novios. De esa unión nacen tres hijos: Enrique Segundo, Henry, (14 de mayo de 1923), Carlos Ariel (4 de noviembre de 1924) y Pedro Facundo (23 de febrero de 1928).
 
La casa de los recién casados acoge a amigos poetas. El clima es propicio para leer o para comentar lo leído. Homero y Horacio presiden las veladas hasta que llega el autor que todos prefieren y que ya no abandonan jamás, José Martí. Los concurrentes a las tertulias las llaman “Un himno al Parnaso”.
 
Una inteligencia natural como la de María Dolores aprovecha cuanto puede: aprende de unos y de otros rechaza sus modos. Ella prefiere a Manuel Martínez de las Casas. Pero a todos agradece que hayan encendido su necesidad de escribir poesía. Asistían, dicen, Miguel Ángel Ponce de León, Ibrahín Urbino, Antonio Luciano Torres, de quien la escritora recoraba como un ser taciturno, de voz lenta y cansada y extremadamente pobre. Asistían también mujeres interesadas por la literatura, entre ellas Mariblanca Sabas Alomá. Más tarde llegó Manuel Navarro Luna durante una de las visitas que hizo a Holguín.
 
Poco después del nacimiento de su primer hijo, con él en brazos, se dirige a la Iglesia a bautizarlo. En el camino se encuentra con Guido Carmenatti que acaba de regresar para cumplir su promesa. Ya era muy tarde pese a los sentimientos vividos. Era otro el rumbo que ella había escogido, ni siquiera quiso escuchar por qué el regreso se había dilatado tanto ni por qué no llegaban las cartas.

Regresar a Inicio

LO MAS POPULAR DE LA ALDEA