ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

6 de marzo de 2017

Calixto García. Biografía. 68


Había comenzado en Cuba la guerra de independencia organizada por José Martí. Calixto estaba dispuesto a fugarse de España y venir a la Isla
Había comenzado en Cuba la guerra independentista organizada por José Martí. Calixto estaba dispuesto a escapar de la península e incorporarse al Ejercito Libertador sin que nada lo impidiera, ni siquiera la enfermedad y los achaques que sufría su viejo cuerpo.
Para conseguir la fuga el General llevó a cabo una labor de desinformación entre sus antiguos compañeros de armas radicados en Madrid con el objeto de evitar que por un descuido de ellos se filtrara información al enemigo.
Dice el hijo del General, Carlos García Vélez: “Las dificultades de mi padre para marcharse de Madrid parecían infranqueables. La vigilancia de la casa en la calle de Fuencarral era estrecha. Las visitas de cubanos amigos diarias y a todas horas.
“Los patriotas Pedro Martínez Freyre y Modesto Fonseca, jefes importantes del 68 y de la Guerra Chiquita vivían deportados en Madrid, habían contraído nupcias y tenían hijos con mujeres españolas. José Lacret Morlot estaba en Madrid liquidando abonares y pensiones del Ejército Español. No era prudente confiarle [a ninguno de ellos] el propósito de mi padre, por eso él les decía que el estado de su salud lo invalidaban tomar parte en la Revolución.
“Ellos le creyeron porque le habían visto inválido. Yo le participe a Lacret y a Pedro Martínez Freyre en un almuerzo en el restaurante italiano de la carretera de San Gerónimo que ya que mi padre no podía ir a la revolución iría yo. Ambos se alegraron de mi determinación aconsejándome fuera con el general Antonio Maceo”.
Y para desinformar al espionaje español que lo vigilaba estrechamente el General se trató con un médico militar. Dice Carlos: “[Él] ya había tenido tratamiento profesional con un médico militar, el Dr. Cano, [que fue quien] atendió a mi padre en la crisis de ahogo que tuvo.
“Por cierto que un día de grandes noticias de los combates del Jobito, hubo el Dr. Cano de advertirle al enfermo `Deje de agitarse con las noticias de los combates. Usted se pone como los caballos viejos que al oír tiros y oler la pólvora, hacen cabriolas. Usted ya no sirve para esas andanzas. Necesita usted mucha tranquilidad”.
1895, Julio 22

En París buscan el dinero para hacer llegar a Calixto a Nueva York.
Mientras Calixto desinformaba a sus amigos en Madrid, el delegado cubano en París, Ramón Emeterio Betances escribe a Tomás Estrada Palma: “Estamos aquí organizando una suscripción para hacer salir de Madrid al General Calixto García, deseoso de lanzarse a la Revolución”.
Pedro Betancourt, que ya se había fugado de Madrid y estaba en París, se entera del propósito de Calixto y queda a su espera.
Antes de marcharse a Cuba en armas el General quiere sacar a su familia de España
No eran solamente la enfermedad y la vigilancia española lo que detenía a Calixto en Madrid; él quiere, antes, sacar su familia de la Península. En esos momentos posteriores al reinicio de la guerra en Cuba, en algunos sectores de la población española reinaba cierta  histeria patriótica que aconsejaba al General no dejar a los suyos a merced de una posible venganza colonial.
Carta de Betances: “Calixto García me escribe, pidiendo fondos para marchar, llevando a su familia a Jamaica”.
El ambiente que se vivía en Madrid es brevemente reflejado por García Vélez en su diario:
“Habiendo visto, durante los largos meses de espera para que mi padre pudiera escapar ileso de España, desfilar regimiento tras regimiento victoreado por el pueblo y bendecido por curas y obispos y leído los insultos y groserías de la prensa populachera. La amargura de ver que los cubanos sublevados eran calificados de bandidos y asesinos  por los pueblos civilizados de Europa...”
1895, Junio y Julio
En gestión para la salida de la familia de la metrópoli, el General  solicitó dinero al representante de la República de Cuba en París, Emeterio Betances.
El 5 de junio, Betances escribió desde la capital de Francia, “estamos preparando la salida de Madrid de nuestro eminente Calixto García. Espero verlo aquí en breve”.
Y el 2 de julio de 1895 en carta a Francisco Javier Cisneros le dice Betances: “Querido compañero y amigo; le presento al buen patriota Pedro Betancourt que no va a esa sino para verlo a Vd. y resolver una cuestión importante. Ha salido de Madrid, de acuerdo con nuestro Calixto García que me dice ‘Reciba Vd. lo que le diga Betancourt como si saliera de mis labios’. Por consiguiente Vd. lo tratará con toda la confianza que he debido brindarle yo. Fraternalmente Betances”.
1895
Octubre
Desespero del General por falta de dineros para su fuga de Madrid
El Latifundista e industrial azucarero Fernando Pons
El 2 de octubre Betances se refiere de nuevo a la difícil situación de Calixto: “Calixto me vuelve a escribir desesperado. Recibo carta tras carta preguntándome por qué no se ha ido ya” (Quiere decir el general: por qué no acaban de conseguir el dinero que se necesita para su fuga).
Finalmente Betances vio la posibilidad de obtener fondos para la fuga de Calixto en una propuesta del latifundista e industrial azucarero Fernando Pons quien poseía tres ingenios en Guantánamo y residía Paris, por lo que le escribió Betances a Francisco Javier Cisneros:
“Le preguntaba, y esto es urgente, si aceptaba o no  las proposiciones del Sr. Pons. Yo no firmo ningún contrato ni otra cosa cualquiera, sino ofrezco apoyar sus proposiciones en la creencia que no me harán quedar mal.
“Vd. me dice por un lado: `Respecto al Sr. Pons, se me figura que mejor es no contraer compromisos con él, quizás sirva él de estímulo para coger a otros y que entre todos den una suma respetable’.
“Esto no me dice gran cosa. ¿Es sí o es no? Por otro lado me dice Vd. `Respecto a Calixto García, creo que debemos hacer cuanto esté a nuestro alcance por despacharlo’.
“Pues aquello del Sr. Pons está a nuestro alcance y sin ello no veo cómo podremos reunir los 5 000 francos que necesita Calixto”.



Anterior    Siguiente