ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

15 de marzo de 2017

Calixto García. Biografía. 88


1897, Septiembre 4
Mario García Menocal, herido, está alojado en una casa que se moja a tres leguas de Las Tunas. Calixto le escribe: “Pasado mañana pasaré a reunirme con usted y pasar allí dos o tres días. Luego saldré para Holguín. Voy a buscar un albañil, para que vaya a cogerle las goteras”.
En esa misma carta le da cuenta de un motín organizado por un grupo de sargentos. “Se ha fusilado a uno del regimiento “Vicente” y todo ha entrado en orden. Yo estoy desenredando el bolón. Mañana saldrá Carlos y pasado el resto de la fuerza y yo marcharé el mismo día a reunirme con usted”
1897, Septiembre 6
Hasta esa fecha los cubanos estuvieron en Las Tunas, entonces principiaron a destruirla completamente para, destruida, entregarla al enemigo.
1897, Septiembre 11
Discrepancia entre los Generales Rabí y Capote
Desde su campamento en Lóbrega el General vuelve a escribirle a Menocal: “Me dicen que Carlos está con calentura, si así fuera me largo a esconder en un rincón y pasar dos meses sin hacer nada pues estoy cansado de luchar contra toda la humanidad”.
La clave de su desaliento es, según su misma carta, que “Rabí y Capote han formado un bolón que no hay quien lo desenrede”, o sea, discrepancias entre ellos.
1897, Septiembre 23
Cambio de política de España en Cuba. Causas.
Woodford, embajador estadounidense en Madrid envía una nota a Sagasta dándole un plazo para que España formulara proposiciones que pusieran término a la guerra. La historiadora española Maura Gamazo dice: “Dos hechos determinan el cambio de política de España en Cuba, primero, la nota de Woodford, segundo, la toma de Tunas”
1897, Septiembre 23
Calixto: “Ese Consejo de Gobierno ha tenido el descaro de insultar a un oficial del Ejercito Libertador, concediendo un permiso en esa forma, digno de los que forman un gobierno de chanchulleros  y porquerías”
Llega muy mal herido al campamento del general García el teniente coronel Rafael Izquierdo. El Consejo de Gobierno lo autoriza a marchar al extranjero para atender su restablecimiento, pero sin darle ni un céntimo, por lo que tenía que viajar a su propia costa. Calixto, dolido e irritado, le escribe a Estrada Palma, Delegado del Partido Revolucionario Cubano y residente en el exterior:
“Verdadera tristeza he sentido al ver las heridas que tiene el citado oficial. ¿Habré por desgracia visto en él nuestro porvenir? El Consejo de Gobierno que ha podido mandar en comisión a (...) estafador[es] (...) joven[es] sin prestigio, que no han oído un solo tiro, y que no volverán (...) [y a los que yo] no puedo calificar sino como a desertores. A esos se les ha dado comisiones. Y al teniente coronel Izquierdo, inutilizado en campaña, que ha derramado su sangre cumpliendo con su deber de patriota, se le concede pase, pero sufragando él sus gastos (…) Ese Consejo de Gobierno ha tenido el descaro de insultar a un oficial del Ejercito Libertador, concediendo un permiso en esa forma, digno de los que forman un gobierno de chanchulleros y porquerías”.
1897, Septiembre 25
Calixto: “con las cogidas en Las Tunas estoy cambiando los rémington por máuser”.
“El enemigo está azorado y no sabe que hacer, esperando que yo ataque otros pueblos”.
“Ya la Trocha no es obstáculo, tengo vía segura para pasar a Las Villas”.
Desde San Luís escribe a Estrada Palma pidiendo 500 tiros para el cañón de dinamita[1] y le dice, además, que no necesita armamentos: “No mande ni uno solo, pues yo tengo depósitos de armas en Oriente, Camaguey y Las Villas. No necesito más y con las cogidas en Las Tunas estoy cambiando los rémington por máuser”.
Importante en extremo es esta carta, porque ella da cuentas del estado de la guerra en el Departamento de Oriente a fines de 1897: “Con cañones, dinamita y máquinas eléctricas he hecho abandonar el Cauto y las bahías de Banes y Manatí. El enemigo está azorado y no sabe que hacer, esperando que yo ataque otros pueblos. Ha abandonado “El Vedado” uno de los destacamentos más importantes de Holguín. Ya la Trocha no es obstáculo, tengo vía segura para pasar a Las Villas. En Manzanillo el general Ríos batió una columna, al pie del ingenio Valerino, que dejó 36 muertos, apoderándose de sus armas y equipos y quedando dueños del campo y de 14 carretas con 64 bueyes. Tengo la artillería distribuida por divisiones desde Camaguey hasta (Santiago de) Cuba, con objeto de operar simultáneamente en todo el departamento de mi mando”.
1897, Octubre 7
Desde su Cuartel General ubicado en Las Parras, Holguín, el general redacta otro documento histórico: “Pienso emprender en breve una importante operación en la que gastaré todo el parque de artillería. En Tunas gasté 500 proyectiles. Con los proyectiles de artillería de que puedo disponer y con los artilleros que cuento no hay plaza de Oriente que resista dos días”.
1897, Octubre 7
Weyler manda que todos sus elementos de guerra en Oriente se concentren para ir contra Calixto
En carta a Estrada Palma el General García pide que le envíen dinamita y proyectiles para sus cañones, pues, dice, “pronto necesitaré más (…) a ver si a este paso Weyler puede lucirse en la próxima campaña de invierno”.
Lo que no sabe el general es que dos días después Sagasta firma el decreto de relevo de Weyler. Weyler tampoco lo sabe, pero de todas formas, allá en el Palacio de Gobierno en La Habana, no puede conciliar el sueño, pensando en el ridículo que está haciendo ante el mundo. La toma de Las Tunas ha caído sobre sus espaldas a pesar de que él echó la culpa al general Luque.
Weyler manda que todos sus elementos de guerra en Oriente se concentren para ir contra Calixto.



Anterior     Siguiente



[1] Ahora pide tiros para el cañón del que antes de la toma de Las Tunas desconfiaba.