LO ÚLTIMO

Historia de Holguín

La aldea a la mano (Holguín, Cuba)

31 de marzo de 2011

Calixto García, el General de la frente abierta


-->
En el siguiente enlace puede oír un exhaustivo análisis de las consecuencias para el General de su intento de suicidio. Programa de radio que obtuvo el Gran Premio del Festival Nacional cubano 2009

Por José Abreu Cardet

El 5 de septiembre de 1874, cuando Calixto García  marchaba acompañado por una pe­queña escolta hacia la zona de Manzanillo, fue  sorprendido su campamento. Rodeado por el enemigo, se disparó un tiro debajo de la barbi­lla para no caer prisionero.
El proyectil penetró por la barbilla y le salió por la frente sin afectarle ningún órga­no vital. El general, inconsciente, fue trasladado a Veguitas, Manzanillo y luego a Santiago de Cuba. Allí lo inter­naron, en medio de una estrecha vigilancia, en el Hospital "Príncipe Alfonso".
La captura del general cubano era una indiscutible victoria para el ejército español. Si este hecho hubiera ocurrido unos años atrás el jefe capturado hubiera sido de inmediato juzgado, condenado a muerte y ejecutado como ocurrió con la mayoría de los líderes revolucionarios que caían en manos de las autoridades. Sin embargo, en los últimos meses de 1874 la situación era muy diferente y el mando español en la isla empezaba a pensar en otra solución que no fuera, el extermi­nio de las fuerzas cubanas, lo que además era de hecho, impo­sible. Dejemos que sean las autoridades españolas las que nos expliquen en los documentos cursados en esos días los verdaderos motivos por los que no ejecutaron a Calixto.
El 12 de septiembre, el capitán general  español envió un telegrama al Ministro de ultramar:

Doña Lucía Iñiguez, madre de Calixto García solicita del Presidente Poder Ejecutivo indulto de su hijo, que dice salva vida varios oficiales y soldados del ejército sírvase Ud informar se pue­de acceder a petición de una madre, (1)

El ministro español, con indudable extrañeza, telegrafió a La Habana indagando por el motivo de tan inusual petición. El gobernador español en una extensa carta da las verdaderas causas de su supuesta bondad.

Gobierno General de la Isla de Cuba 'Secretaria. Reservado. Exmo Sr.
Desde el momento que fue hecho prisio­nero Calixto García que con el carácter de Geral venía mandando a los insurrectos del Departamento Oriental, me pro­puse perdonarle la vida, y autorice a su madre para que pusiese un despacho al Presidente del Poder Ejecutivo pidiéndole indulto de la pena capital, sobre el cual Ud se sirvió pedirme infor­me por despacho telegráfico.
El hecho solo de no haber dispuesto pa­sar por las armas a Calixto García des­pués de su aprehensión, y la autoriza­ción concedida a su madre para trasmi­tir aquel despacho telegráfico, probará a Ud que en mi opinión no era conveniente de ninguna manera aquella disposición que podía tomar en arreglo a los bandos vigentes.                             
En el estado en que se encuentra la guerra y la insurrección, después de seis años, no he crehido de ninguna manera conveniente ensangrentar aquella, y he podido seguir mis propios sentimientos de humanidad evitando un fusilamiento que no deba producir otro resultado, es­citando las pasiones y haciendo más di­fícil la terminación de esta guerra.
Como he dicho a Ud, repetidas veces, es­ta guerra no ha de acabarse por el esterminio de los insurrectos: se le po­drá batir y reducirlos en número, pero esterminarlos, es muy difícil, sino im­posible.  Es preciso pues batirlos, es preciso perseguirlos activamente por to­das partes, y esto será mi primera aten­ción tan pronto como reciba y organice los esfuerzos con que he de emprender la campaña en el centro donde la insu­rrección tiene alguna, importancia mili­tar.  Pero para concluir con esta guerra se necesita que los insurrectos después de eso, crean en la posibilidad de un perdón y de un olvido, y en la seguridad de sus personas.  Esa confianza y esa seguridad contribuirá mucho a darla, el ver perdonada la vida de Calixto García, que por otra parte no se ha señalado por su inhumanidad con nuestros prisioneros, cuando ese perdón, ha podido ser concebi­do por la autoridad superior de la isla, sin que sobre ella haya ejercido presión alguna, la opinión de los muchos que tan equivocadamente creen, que la energía de una autoridad está en las ejecuciones de la pena capital, y que miran en todos los casos esa política que llaman enér­gica, como la única para acabar con es­ta insurrección..
Al verse prisionero Calixto García tra­to de suicidarse, pero su herida en la garganta y boca no ofrece ya cuidado.  (2)

El 13 de noviembre de 1874 las autoridades coloniales en Cu­ba recibieron respuesta de sus superiores en la península.

Enterado el Presidente del Poder Ejecuti­vo de la República de la carta oficial, reservada, de VE. de 15 de octubre últi­mo relativo a la captura del titulado general insurrecto Calixto García, ya la decisión de VE de perdonarle la vida, ha tenido a bien aprobar en todas sus partes la conducta de VE. en este asunto por los motivos que VE. expresa en su citada car­ta oficial.  (3)

Se iniciaba un largo calvario para Calixto. Fue enviado a prisiones españoles donde lo mantienen hasta el fin de la guerra. Por los acuerdos del Pacto del Zanjón lo dejan en libertad. Marcha a  New York el centro más importante de la inmigración revolucionaria. Allí se encuentra a su esposa Isabel y los niños. Ellos lo siguieron a la guerra en 1868. La esposa con los hijos y otros miembros de la familia fueron capturados en Holguín por una columna española. Trasladados a La Habana los deportan a Estados Unidos. 

Calixto junto a su familia restablece su precario hogar. Isabel embarazada parirá a Mario. Pero apenas tiene tiempo Calixto de disfrutar del hogar que han conformado en la inmigración. Al frente del Comité Revolucionario Cubano se entrega a la organización de la Guerra Chiquita. Ante el sorpresivo estallido de estas en agosto de 1879 sin recurso para organizar una expedición que lo lleve a Cuba. Luego de varios fracasos por fin en mayo de 1880 llega  a las costas cubanas. Pero ya la guerra fenece.
 El 3 de agosto de 1880 con 5 compañeros deponen las armas. Un informe de las autoridades expresaba:

Las causas que han inducido a Calixto solicitar del Comandante General de Holguín le admitiese su sumisión  al gobierno no reconocen otro móvil  que la completa convicción que tenía dicho cabecilla de que le era imposible tanto el reembarcarse, como intentó tan pronto tuvo conocimiento de la presentación  de casi todas las fuerzas insurrectas  en armas, como el de escapar a la tenaz persecución de nuestras fuerzas, hábilmente combinadas por el General Valera... desde el primer instante no pudieron conseguir un solo momento de reposo, ni les fue posible reunirse con ninguno de los partidos en armas, a pesar de los esfuerzos que hicieron para conseguirlo. Perseguidos de tal suerte, que aún no habían esquivado el encuentro con una de nuestras columnas cuando se veían acosados por otra, obligados á andar errantes, desnudos, descalzos, enfermos y sin recursos de ningún género, sin  esperanzas de conseguirlos y viéndose mermados de día en día por los muertos ó prisioneros  que les hacían nuestra columna. (4)

Calixto es deportado a España. Aunque lo dejan en libertad pero no puede abandonar la península. Rehace su vida. Trabaja en un banco e imparte clases. En 1882 se le une Isabel y los niños. Establecen hogar humilde, pero digno, en Madrid. Isabel tendrá dos niñas. Los hijos crecen y se educan en Madrid. Cada uno va formando su vida.
Al estallar la guerra de 1895 el veterano mambí no puede esperar mas, y apoyado por sus hijos  Carlos y Mario preparo su plan de fuga. Carlos los despidió en el andén de la estación norte de Madrid donde tomo junto a Mario el tren para la frontera francesa de Hendaya desde donde telegrafían de inmediato a Carlos que permanecía en Madrid:

La evasión de mi padre dejo estupefacto al gobierno y a los propios deportados cubanos como el General Pedro Martínez Freyre y el coronel Modesto Fonseca visitas diarias a casa de papá a quien consideraban imposibilitado de moverse. Estos patriotas casados, con españolas naturalmente debían ignorar que papá iría a la Revolución.  (5)

Calixto llegara a Cuba en marzo de 1896 al frente de una expedición. Como jefe del departamento oriental lleva a cabo una exitosa campaña. Su aporte será fundamental en el verano del 98  en la derrota de las fuerzas españolas por el entonces ejército aliado cubanoamericano.  Protestara enérgicamente ante la insolencia yanqui al negársele la entrada a Santiago de Cuba a los mambises. Trabajara arduamente por unir a los cubanos en la asamblea que sesiona en Santa Cruz del Sur. En esos momentos se ve abatido por la enfermedad de su hija más pequeña  Mercedes que esta junto a su madre en New York.
Recibe las cartas desoladoras de su esposa  Isabel que le pide su traslado a al frío New York  donde  Merceditas  muere lentamente  de tuberculosis. “Ella anhela verte, le escribe  Isabel,  y se pone triste cuando oye decir que no podías venir y hasta dice "Papá no hace caso, ya de mi, ni quiere verme... (6) 
Hoy nos podemos preguntar que amargura dejaría en el viejo general pero padre amoroso esas palabras terribles.  Pero Calixto no puede dejar su responsabilidad de miembro de la Asamblea de los revolucionarios cubanos que esta enfrascada en logar el reconocimiento de la independencia  de Cuba por el gobierno de los Estados Unidos. Es la última batalla del viejo mambí; renunciar a estar junto a su hija moribunda para intentar salvar la patria. Solo hará una breve visita a la pequeña que se encuentra en la fase terminal de la enfermedad y es  cuando marcha cumplir a Estados Unidos una misión asignada por la revolución para intentar lograr el reconocimiento de la independencia de Cuba. Poco tiempo estará con la pequeña pues se traslada a Washington para continuar adelante con la misión que lo llevado a ese país. Allí enferma de neumonía y muere cuando mas necesario era.  Pocos días después su pequeña Mercedes fallece.  Podríamos preguntarnos hoy Que mas podía entregar el veterano mambí a  la patria. 
En un gesto de verdadera humildad y desinterés Calixto en carta al coronel mambí  e historiador  Fernando Figueredo que escribía su libro “La Revolución de Yara” le dice lo que podemos considerar el epilogo de la decisión  por el sacrificio de aquella generación 

No tema V. acusarnos y pintarnos como fuimos, con nuestros grandes defectos y con nuestras pequeñas virtudes. La posteridad dispensará los primeros y sólo recordará las segundas, teniendo en cuenta que hemos sufrido bastante para merecer el perdón. (7)

Hoy los cubanos no le han otorgado  ni el perdón ni el olvido de los defectos y errores de estos hombres y mujeres del 68  sino sientan un  agradecimiento generoso a los que lanzaron al horno de la patria todo lo que tenían como el general Calixto García.

27 de marzo de 2011

Colegios holguineros


Antigua Quinta del Llano, luego hospital Civil hasta que se convierte en el que aún seguimos llamando, pero que ya no existe: Pedagógico Viejo. (En la actualidad en este edificio radica la Delegación del Ministerio de Ciencias, Tecnología y medio Ambiente.

Antiguo Instituto de Segunda Enseñanza. En la actualidad, Preuniversitario Vocacional Pedagógico
Escuela Vocacional de Ciencias Exactas José Martí
Escuela Primaria Manuel Ascunce Domenech (en calle Fomento)


Antiguo Colegio Marista de Holguín, actualmente Secundaria Básica Juan José Fornet Piña





Arriba y Abajo: Seminternado Rafael Freyre Torres, antiguo Colegio Lestonac


Escuela Primaria Manuel Ascunce Domenech



Secundaria Básica René Ibarra

Escuela Vocacional de Arte Raúl Gómez García
 

Escuela de Economía Pedro Díaz Coello

Escuela de Iniciación Deportiva Escolar, EIDE

Secundaria Básica Augusto César Sandino (Salida hacia San Andrés)





Peleas de gallos en Holguín



Asando un puerco en púa

El puerco asado en púa es la comida preferida en el paladar de cualquier cubano

Volanta antigua delante de bohío


La Volanta Cubana.
Cuando aun no existían los automóviles ya en Cuba se iba o venía con elegancia y comidad. En la Isla se llegaron a diseñar varios estilos de bellos coches, entre los cuales se encontraba el Quitrín que era pequeño y maniobrable. La Volanta era, entre ellos, la de mayor dimensiones y la más admirada.


Curioso y absolutamente desconocido suceso ocurrido en Holguín que "casi" provoca un hecho tan doloroso como el que costó la vida a ocho estudiantes de medicina en La Habana, 1869


Nicho donde descanzan los restos del Presbítero don José Rafael Fajardo, muerto en 1866. Dicen que este sacerdote siempre mantuvo una actitud a favor de la dominación española en Cuba. Al inicio de la Guerra de Independencia cubana en 1868 los voluntarios usaban su memoria como un estandarte. Por eso cuando rallaron su tumba casi que ocurre en Holguín un hecho igual de doloroso que el que le costó la vida a ocho estudiantes de medicina en La Habana
Abajo: Detalle de la placa que todavía guarda las marcas


Album de Fotografías-Cementerio Municipal Holguín XIII



Mausoleo del Dr. García Benítez

Capilla de la familia Morales Almaguer (el Cristo con coronas de espina es de bronce)

La tumba de Potato, (Ramón Juncosa Rodríguez), un personaje popular de los últimos años


Album de Fotografías-Cementerio Municipal de Holguín XII


Imagen de Santa Teresita en la tumba de la familia Palomo Pérez. La imagen de la santa se ha convertido en mística para los holguineros que le hacen ofrendas


"Piedad" de gran formato en el panteón de la familia Palomo López


Tumba donde descanzan los restos del Teniente Coronel del Ejército Libertador, Dr. Rodolfo Socarrás García, uno de los más célebres personajes de Holguín durante los primeros años del siglo XX

Album de Fotografías-Cementerio Municipal de Holguín XI




Singular estatua en el panteón de la familia de intelectuales holguineros Pérez Herrero

Arriba: Capilla donde descanzan los restos de Gloria Anzardo
Abajo: Detalles interiores


Los años, la intemperie, ¿el olvido?, han borrado las letras de esta placa

LO MAS POPULAR DE LA ALDEA