ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

6 de marzo de 2017

Calixto García. Biografía. 65


1890
Leonor, la mayor de todos los hijos, se casa con el dentista David Whitmarch y se marchó a Málaga. Unos meses después, embarazada, Leonor vuelve para que su madre la acompañe.
El 26 de diciembre de 1890 nace otro nieto al General, hijo de Leonor, Calixto Jaime Whitmarch García. (El niño murió pocos meses después en Bilbao, donde vive con sus padres).
Y el 21 de septiembre muere en Cayo Hueso, ciega y pobre, Ana Cabrera, la madre de Isabel[1]. En octubre del mismo año muere en Cayo Hueso una hermana de Isabel.
1892
Muere en Jiguaní Mercedes García Iñiguez, hermana de Calixto.



Anterior  Siguiente







[1] Recordando a la abuela materna, dice Carlos en su libro de memorias: “Nunca he podido olvidar las relaciones [narraciones] de esas marchas [en la manigua insurrecta] que mi abuela nos hacia [contaba] todas las noches antes de dormirnos en Cayo Hueso y New York. Mi gran preocupación desde niño fue la idea de la independencia de Cuba. Me había criado en un ambiente de mujeres heroicas en la manigua a salto de mata, sin ropa ni alimentos. Después prisioneras mis abuelas, mi madre y mis tías de ambos ramos. En la emigración, con ellas oyendo siempre las desdichas de Cuba de boca de otros cubanos refugiados en Cayo Hueso y en Nueva York a donde solían llegar jefes y oficiales libertadores a quienes todos en casa rodeábamos, escuchando con religioso respeto e intensa atención los relatos espantosos de aquellos diez años de la guerra del sesenta y ocho”.