LO ÚLTIMO

La historia de LOS CHINOS que le dieron nombre al famoso agromercado holguinero

15 de marzo de 2017

Calixto García. Biografía. 107



1898, Agosto 16
Combaten cubanos y españoles en Aguas Claras, Auras y otros varios puntos entre Gibara y Holguín (Estos son los últimos combates por la independencia de Cuba durante la guerra iniciada por José Martí en 1895)
Las fuerzas españolas acantonadas en Holguín salen de la ciudad rumbo a Gibara, son seis mil hombres de las tres armas. En Aguas Claras están los cuatro regimientos cubanos: el Holguín y el Oriente cubren el flanco izquierdo; el Martí y el Ocujal el centro y el flanco derecho. Se libra un enconado combate que duró cinco horas, pero los españoles pelean como leones enjaulados que desean abrir una puerta por donde irse. Los cubanos tienen que cederles el campo.
Pero es lento el avance español. Eso permite al general García concentrar nuevos elementos de guerra en la ruta de la columna enemiga: a lo largo del camino de Auras a Gibara se ubican los regimientos “Tunas” y Federación”, mientras que Carlos García Vélez con el regimiento “Ocujal” se apuestan en el Embarcadero de los Chapman y el coronel Rodríguez con el regimiento “Holguín” cubre el flanco opuesto a la posición de García Vélez. Capote está con sus hombres en cantimplora y Feria en Arroyo Blanco. Según palabras del general, nada más esperaban que Luque se atreviera a avanzar, pero los españoles se hicieron fuertes en el pueblo de Auras y pidieron refuerzos a Holguín para continuar su avance.
En Auras, la columna fue hostilizada día y noche.
Paralelo a estas acciones, otras ocurren dentro de Gibara: la noticia de la salida de las fuerzas españolas sobre Gibara produjo una gran alarma.
Carlos Muecke, oficial mambí de procedencia norteamericana que se encontraba en tierras gibareñas a las órdenes de  Calixto  García anotó en su diario ese día: "La noticia de que el general Luque nos atacaría  en  Gibara produjo una gran alegría entre los españolistas  del  pueblo, ex voluntarios, guerrilleros y demás simpatizadores(...) Se decía que los vecinos de Auras habían hecho  fuego desde el interior de sus casas, habiéndose reportado que muchos cubanos habían sido muertos por la espalda, mucho antes  de  que  los españoles entraran al pueblo". Asimismo dice Muecke que las fuerzas cubanas avisaron a los vecinos de Gibara que estaban en el pueblo "que si era atacados por las fuerzas españolas y cualquier simpatizante de España dispara a nuestros hombres desde las casas, el pueblo será quemado y destruido y además  todo el que fuera visto disparándole a las fuerzas cubanas será ahorcado sin previo juicio."
Estas noticias, convenientemente divulgadas, además de algunos allanamientos de domicilios donde había armas ocultas y la puesta en prisión de algunos de los elementos más recalcitrantes,  lograron frenar los ímpetus de los elementos afines a España que  vivían en la Villa.
En relación con los sucesos que estaban acaeciendo en Auras, según escribió Constantino Pupo en la biografía de Luis de Feria Garayalde que  aparece en su libro "Patriotas Holguineros": "Frente al cementerio de Auras, precisamente en el lugar donde cayera fusilado el Lic. José Justo Aguilera en 1869 se bate valientemente el general Feria y contiene al enemigo; allí detiene su ofensiva el General Luque y las  fuerzas cubanas, en previsión  de que la columna española reanudara su ofensiva se sitúan en forma escalonada entre Auras y Gibara."
Igual, según el capitán del Ejército Libertador Aníbal Escalante: "La noche del 16 y todo el día 17 estuvieron recibiendo los españoles un tiroteo constante por parte de las fuerzas cubanas que los rodean por todos los lados".

1898, Agosto 17
Llega la noticia del fin de la guerra
En las anotaciones correspondientes a este día del diario de Carlos Muecke: "Un determinado número de soldados de nuestras tropas fue comisionado para quemar todos los fuertes españoles y todos los fortines que hubiera a lo largo del ferrocarril o camino de Auras a Gibara."
Mientras que Enrique Collazo en el libro "Los Americanos en  Cuba"  recoge que: "En la tarde del 17, reconociendo el General las alturas de Cupeycillos, vio un barco de guerra español que traía bandera de parlamento.  Era el Infanta Isabel que venía con pliegos para el General Luque ordenando el cese de hostilidades; luego vino a  tierra el comandante del Nashville y confirmó la noticia."