LO ÚLTIMO

Las esculturas funerarias del cementerio municipal de Holguín, CUBA

7 de marzo de 2017

Calixto García. Biografía. 77



El nombramiento de Calixto como Jefe de Oriente, (aunque este actuara como interino hasta la llegada de Gómez), dio un respiro al Gobierno, convencidos como estaban que en la jerarquía militar, Calixto estaba por encima de José (Entre otras cosas, porque Calixto había alcanzado los grados de Mayor General primero que el glorioso León de Oriente, José Maceo). Todo el mundo estaba optimista.
1896, Mayo 28
La brillante historia militar de Calixto no fue suficiente para dejar satisfecho a José ni tampoco la vieja amistad que entre ambos existía.
La brillante historia militar de Calixto no fue suficiente para dejar satisfecho a José ni tampoco la vieja amistad que entre ambos existía. Este día José Maceo escribió al General en Jefe: “la comunicación suya que acabo de recibir en estos momentos que son las 7 pm afecta hondamente mi dignidad de caballero y mi honor como militar, dando a conocer que, o me faltan aptitudes para el desempeño de un cargo que por antigüedad me corresponde o que no tengo la dignidad militar suficiente para sostener un puesto más elevado que el que ocupo. Por estas consideraciones, sírvase Ud., aceptar la renuncia que hago de Jefe del Primer Cuerpo de Ejército con intervención directa en el Segundo que vengo desempeñando, y nombrar al que deba sustituirme para hacer la inmediata entrega de dicho Cuerpo”.
A la misma vez José Maceo escribe a Calixto dándole a conocer que acaba de hacer formal renuncia de su cargo.
Correspondencia de Gómez a Calixto: le ratifica su nombramiento como Jefe de Oriente y que viene a su encuentro






Días después de los hechos que venimos relatando, el General García recibe correspondencia de Gómez donde le dice que se hallaba en La Trocha y que se encaminaba a reunírsele y asimismo que ratificaba él el nombramiento hecho por el Consejo de Gobierno y le ordenaba que regresara cuanto antes a la provincia de Oriente en donde lo debía esperar para discutir los problemas surgidos y otros que pudieran surgir, así como los planes que fueran necesarios trazar para el futuro.
Aprovechó el general García su estancia donde el Gobierno para entrevistarse con jefes que allí se encontraban reunidos, entre ellos sus antiguos subalternos de guerras pasadas: Jesús Rabí y José Manuel Capote. Luego se dio a la ardua tarea de seleccionar a los jefes más aptos para conferirle los mandos que por sus méritos debieran obtener[1].
Proclama del nuevo Jefe de Oriente, Mayor General Calixto García
Cuando todo estuvo listo el Mayor General Calixto García  redactó la siguiente proclama:
“Orientales y camagüeyanos: He sido nombrado por el General en Jefe de nuestro Ejército para la Jefatura Superior del Departamento Militar de Oriente, que comprende los Estados de Oriente y Camaguey, y al tomar posesión de este cargo a todos envío un abrazo fraternal, verdadera necesidad de mi alma al volver a esta tierra queridísima después de tantos años de sufrimiento y expatriación. Hoy, como ayer, mi divisa es la absoluta independencia de Cuba y mi propósito para acelerarla es imprimir la mayor actividad y energía a las operaciones militares, combatiendo al enemigo sin tregua ni descanso, para lo cual cuento con las tres grandes virtudes de nuestro Ejército: Disciplina, Valor y Abnegación (…)
Para entonces el general tiene en mente el campo de sus inmediatas operaciones: atacará a Bayamo y cerrará el Cauto, su vía de aprovisionamiento.



Anterior     Siguiente






[1] El General proyecta la creación de jefes de zonas y lo pone en conocimiento de Gómez, pero éste se opone al propósito “porque hay que destruir el espíritu de localismo que convierte al Ejército en partidas inconexas y es la causa de las deserciones en las fuerzas orientales durante la campaña de la invasión”. Dice Gómez que hay que imprimir gran movilidad a las fuerzas sin fraccionarlas, sino en conjunto, operando en columnas: “lleve las tropas de Guantánamo al Camagüey y viceversa”. Por último el Generalísimo le ordena que se dedique a las operaciones militares y deje de su cuenta solucionar el conflicto con José Maceo a quien, dice, escribirá.