ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

15 de marzo de 2017

Calixto García. Biografía. 103



1898, Julio 2
Shafter desesperado
Posesionados del Caney y San Juan, los americanos avanzan hasta las afueras de Santiago. Calixto, por su parte, que ha estado sin pelear, hace algunos movimientos nocturnos y captura los poblados de Cuabitas y Boniato y retorna al lugar donde espera ordenes de Shafter.
Shafter, mientras, alarmado y confundido por las enormes cantidades de bajas que ha tenido el día anterior, se dirige al almirante Sampson, que con la armada está en las inmediaciones de la costa y le implora ayuda: “Yo deseo vivamente que hagáis una tentativa inmediata para forzar la entrada del puerto, a fin de evitar nuevas perdidas a mis tropas que acaban de ser duramente castigadas. A vos es fácil obtener el éxito con menos pérdidas de vida que a mi” (No debe olvidarse que la armada española estaba en la bahía de Santiago).
Igual, desesperado, le escribe Shafter a Calixto: “Pando se espera con cinco mil hombres y tiene que ser detenido por Vd., que debe hacerlo”. (El obeso y atemorizado general que pide socorro a Calixto es el mismo obeso y soberbio general que seis días antes, cuando Calixto quiere mandar a sus hombres a las órdenes de Rabí para contener al general español Escario, que viene de Manzanillo, le contestó: “Yo tengo 31 mil hombres para embotellar los refuerzos españoles en la población”, e impide que Calixto contenga el refuerzo…) Ahora Shafter pide que Calixto lo haga, que detenga al general Pando quien, según los informes que tiene Shafter, viene a reforzar a Santiago. Pero no era Pando, era Escario, el mismo que Calixto no salió a impedirle el paso porque Shafter no quiso. (Finalmente Escario entró a Santiago el 3 de julio).

1898, Julio 3
¿Por qué Escario pudo cruzar los puntos donde los cubanos emboscados tenían la orden de detenerlos?
Este día Shafter le escribe a Sampson: “Por negligencia de nuestros aliados cubanos, Pando, con cinco mil hombres, ha entrado en la ciudad” (Que no era Pando, que era Escario, acabado de llegar de Manzanillo!!!!!). ¿Por qué Escario pudo cruzar los puntos donde los cubanos, emboscados tenían la orden de detenerlos?: Porque nunca se ordenó la salida de fuerzas cubanas desde las inmediaciones de Santiago para reforzar a Francisco estrada en El Aguacate, lugar donde convergen los caminos de Manzanillo y Santiago, y no se ordenó la salida del refuerzo porque Shafter no lo consideró necesario). No obstante las fuerzas del general Estrada los enfrentaron y los retuvo hasta que pudieron.

El almirante Sampson se niega a forzar la entrada de la armada al puerto de Santiago
El almirante Sampson se niega a forzar la entrada de la armada al puerto de Santiago (y eso demuestra que Sapsom era un gran almirante). Entonces Shafter se dirige al Secretario de la Guerra de los Estados Unidos informándole que está pensando seriamente en retirarse de su actual posición en las afueras de Santiago y ubicarse unas cinco millas más atrás.

Calixto: “¿Así celebran ustedes el día glorioso de su independencia, huyendo ante el enemigo?”.
Hundimiento de la temible armada española
La replica de Calixto a este propósito del general americano fue terrible: “¿Así celebran ustedes el día glorioso de su independencia, huyendo ante el enemigo?”.
Dijo Collazo que los generales americanos Shaffe, Lawton y Ludlow visitaron ese día al general García en su cuartel de la loma de La Caridad y que le manifestaron su descontento ante el propósito de Shafter. Y que Calixto les dijo: “Si él no ataca, ataco yo; ustedes no conocen a los españoles. Váyanse tranquilos que el éxito es seguro…”
(Si antes de abandonar el campamento de García en la citada loma, estos generales americanos hubieran mirado para el puerto, seguro que habrían visto a la escuadra española ultimando sus aprestos para luego, en ordenada columna de batalla, encaminarse a enfrentar a la armada americana). La temible armada española fue hundida por la americana a la salida de la bahía de Santiago de Cuba.
Ese tres de julio un almirante de los Estados Unidos cursó a la superioridad este despacho: “La flota que comando yo ofrece a la nación, como presente por la fiesta del 4 de julio, la destrucción de toda la flota del almirante Cervera” (El desastre naval, que se debió a la incapacidad o a la temeridad española, cambio el curso de los acontecimientos hasta para el timorato Shafter. El ejército español sitiado se desmoronó moralmente. El círculo sitiador se cerraba sobre la plaza cada vez más.
Ese día 3, el general García ocupó los poblados de San Vicente y Dos Bocas.

1898, Julio 4 al 9
Los españoles evacuan sus fuerzas de El Cobre y asimismo, de varios fuertes del perímetro…
Ese día el jefe americano comenzó a recibir a parlamentarios españoles, que continuaron hasta el 9.
Los jefes españoles pedían que se les permitiera abandonar la ciudad. Calixto opinó que era poco conveniente que la evacuación fuera de esa forma, pero Shafter, siempre indeciso, consultó a su Gobierno. El Gobierno americano se negó rotundamente a la petición española.

1898, Julio 9
Llegan noticias a Santiago de que las fuerzas españolas de Holguín intentaban ir a Santiago a apoyar a los suyos, que estaban bloqueados. Inmediatamente el general García ordenó al general Lope Recio, que con las tropas de Camaguey se hallaba sobre Las Tunas, que avanzara sobre Holguín.

1898, Julio 10
A las tres de la tarde casi toda la línea del ejército americano y parte del cubano, apoyados por la escuadra naval que estaba en la bahía, rompieron fuego de fusil y cañón sobre las pocas posiciones españolas.

1898, Julio 11
Se inició otro armisticio para que continuaran las negociaciones.

1898, Julio 12
De Shafter al general García: Dependo de Vd.
De Shafter al general García: “Mi único temor es que las fuerzas del interior traten de reforzar a Santiago. Dependo de Vd., para que me avise con tiempo y estoy confiado en que podrá, con éxito, resistirlas. El 14, que fue el día en que se acordó la rendición porque se supone que para entonces Madrid la haya aprobado, ese día, en caso de que el general Toral no se rinda, el fuego empezará. Yo le avisaré temprano para que Vd., pueda tener listas sus fuerzas a fin de dar el golpe que en mi creencia será el principio del fin y el fin victorioso para la libertad de Cuba por la cual ha peleado Vd., tanto y tan valientemente”.

1898, Julio 13
Guarniciones de Sagua de Tánamo y Mayarí salen a incorporarse al general Luque en Holguín
Esperando lo que ocurrirá en Santiago, el general García se mantenía informado de lo que sucede en el Departamento bajo su mando. Este día se entera que las guarniciones de Sagua de Tánamo y Mayarí salían a incorporarse al general Luque en Holguín, por lo que en el acto dispuso que el coronel Luís Martí las atacara. Este jefe les salió al paso en Platanillo y las batió rudamente, capturándole dos piezas Krupp (cañones) y abundantes municiones.

1898, Julio 15
Comunicación de Shafter a Calixto: “Temo que hemos de tener trabajo con las tropas de Santiago. Es posible que algunos refuerzos estén en camino… esté muy vigilante. Puede ser que peleemos mañana y su columna tendrá una oportunidad para ello”.

1898, Julio 16
De Shafter a Calixto: “Las tropas españolas capitularon.Se ha convenido que ninguna tropa, ni siquiera americana o cubana, entre en Santiago por el presente”
Los cubanos no asisten a la capitulación española
Un día después de la comunicación anterior, Shafter envía otra al general García, pero ahora con un tono francamente insolente. Le dice: “Las tropas españolas capitularon… se ha convenido que ninguna tropa, ni siquiera americana o cubana, entre en Santiago por el presente. Haga el favor de instruir debidamente a las de su mando”.
La capitulación se firmó bajo el Árbol de la Paz, ubicado entre San Juan y el Fuerte Canosa. En ese acto trascendental no estuvieron presentes los cubanos. En las bases de la capitulación se convenía el cese de las hostilidades entre “americanos y españoles”, el depósito de las armas hispanas en espera de lo que dispusiera el jefe del Ejército vencedor y la recomendación de éste de que “los vencidos volvieran a España” con las armas que tan valientemente “defendieron” y el permiso a los voluntarios movilizados y guerrilleros para quedarse en el país, previa la promesa de “no tomar las armas contra los Estados Unidos”, sin que importara para nada los millares de crímenes que estos llevaban en sus conciencias. (Era un pacto vejaminoso para las armas cubanas).
Justo de Lara, corresponsal del “Herald” en el campo americano le dice a Calixto: “Shafter intenta dejar en Santiago a las autoridades españolas, tal idea es intolerable. Con una protesta suya, escrita y presentada personalmente al general Shafter, podría evitarse ese daño. Sin amenazas ridículas, pero sí con la seriedad de la razón y de su prestigio, alcanzaría usted que lo atendieran”.