LO ÚLTIMO

Las esculturas funerarias del cementerio municipal de Holguín, CUBA

22 de mayo de 2009

García Holguin. Datos biográficos


Por: Lic. José Fernando Novoa Betancourt.
Con el mayor agradecimiento al Dr. Fredo Arias de la Canal, Presidente del Frente de Afirmación Hispanista AC y al historiador mexicano Juan Carlos Ruiz Guadalajara por las valiosas informaciones que sobre García Holguín compilaron a nuestra modesta solicitud. -------------------------------------

García Holguín fue uno de los cientos de españoles enrolados a principios del siglo XVI en el proceso de conquista y colonización de las tierras americanas en beneficio de la corona española y de la fortuna propia. Inconscientes del significado histórico de su acción: ser portavoces del nacimiento de una nueva sociedad, el capitalismo, la mayoría engrosó las filas del anonimato en la historia. Sólo los nombres y personalidades de los líderes de la conquista o los asociados a hechos fundacionales han pervivido en la memoria histórica popular. Tal es el caso de García Holguín, pues uno de sus apellidos se convirtió con el tiempo en denominativo del topónimo de la región histórica y de su ciudad principal, donde hoy viven más de un millón de personas. Cuando se dice Holguín u holguineros muchos poco conocen del origen del denominativo porque este se refiere a sucesos del siglo XVI, muy alejado de la memoria cotidiana y patrimonio particular de los especialistas.

Se supone a García Holguín nacido alrededor del año de 1490 en Cáceres, Extremadura, desconociéndose otros datos de su origen y niñez. Para ese tiempo Extremadura se destacaba desde el siglo XIV por ser un territorio donde se desplegaba un poderoso movimiento de señorialización feudal que repartía su territorio entre la nobleza castellana. Pero lugares como Cáceres y Trujillo, aunque nominalmente enajenados a nobles, se destacaban por ser pilares de la resistencia popular a la expansión señorial. En la vida espiritual extremeña las experiencias de la reconquista, los antagonismos político militares entre castellanos, portugueses y aragoneses sobre la región y los constantes conflictos entre la nobleza eran acicates para, en el decir de un historiador contemporáneo, hacer de Extremadura ¨ una comarca proclive a las armas ¨.

En ese ambiente nació García Holguín. Es probable que nuestro García Holguín estuviera directamente emparentado con la famosa familia de los Holguines o Golfines cacereños, linaje nacido en el siglo XIII, primero vinculado al tradicional pillaje feudal, luego reconocida nobiliariamente, y origen de los dos importantes palacios – fortalezas de los Golfines de Arriba y de Abajo, en el centro histórico de aquella urbe extremeña. En particular, tal vez perteneciera a los Golfines de Arriba, rama familiar nacida alrededor de 1450 y donde parece fuera popular el nombre García Holguín. Se estima su arribo a La Española a principios de abril de 1502, en la flota de 30 navíos capitaneada por Fray Nicolás de Ovando, nuevo Gobernador General de las Indias, sustituto de don Francisco Bobadilla. García Holguín tenía entonces unos once años y probablemente viajó acompañado por otros familiares, dentro de la masa de los nuevos 1200 colonizadores recién llegados. Muchos de aquellos colonizadores eran extremeños.

Junto a los predominantes campesinos y algunos artesanos, se destacaban representantes de los caballeros e hidalgos, entre ellos Hernán Cortés, entonces un joven de 19 años. Creció García Holguín al calor del fomento de La Española, sustentada en la generalización de las Encomiendas, medio de explotación de los indígenas y de la ampliación de la sociedad colonial local, progreso mostrado en el salto urbanizador de cuatro a once villas en un breve período. Consolidada la obra colonialista en La Española la estrategia hispana apuntó a la ampliación hacia otros territorios cercanos. En 1508 Juan Ponce de León inicia la ocupación de Borinquen (Puerto Rico), en 1509 Sebastián de Ocampo bojea Cuba, mientras otras expediciones se dirigen a Veragua (Panamá), Nueva Andalucía (Colombia) y Jamaica. La empresa jamaicana la dirige Juan de Esquivel y uno de sus soldados es el joven García Holguín. En la primavera de 1510 Diego Velásquez inició la conquista de Cuba. Poco después le llegan refuerzos desde Jamaica integrados por 30 españoles y 100 indígenas. Uno de los soldados es García Holguín. Se desconoce hasta el momento su actuación personal entre 1510 y 1514 cuando se realiza la cruenta conquista de Cuba y se crean las bases para su colonización. Al fundarse la villa de Bayamo en noviembre de 1513 García Holguín es uno de sus vecinos y en 1515 ocupará en el Cabildo el cargo de Alcalde Ordinario. Ya para entonces ostentaba el grado militar de capitán. Durante el reparto de tierras e indios dentro del área del Cabildo de Bayamo, las correspondientes a la zona de la actual ciudad de Holguín, se le concedieron, según hipótesis del Dr. García Castañeda a Bartolomé de Bastidias. Este rápidamente vendió su Encomienda a García Holguín y a Diego de Lorenzana. Cuba como La Española sería pontón para otras conquistas y Velásquez tenía puestas sus miras en otras tierras de las que le legaban halagüeñas noticias. En marzo de 1519 Hernán Cortés arriba a las costas mexicanas y rápidamente sobrepasa los límites puestos originalmente por su Jefe y socio Velásquez. Por cierto existe un documento posterior, elaborado por Diego de Ávila en 1521, donde se informa que Diego Velásquez, al considerar los posibles candidatos para encabezar la expedición a México valoró, además de Cortés y otros, a García Holguín. Dato que aporta luz sobre la capacidad, valor y confianza que se valoraban en este joven. Algunos meses más tarde, tratando de recuperar su dominio de la empresa mexicana el Adelantado organiza, bajo el mando de Pánfilo de Narváez, una importante fuerza militar integrada por 80 jinetes, 800 hombres a pie y 12 cañones. Uno de los soldados de aquella banda guerrera es García Holguín. Enterado Cortés de la expedición adopta las medidas pertinentes y derrota a Narváez en Cempoala el 29 de mayo de 1520. Los derrotados pueden escoger regresar a Cuba a sumarse a la nueva empresa. García Holguín escogió quedarse. No se tienen noticias de la suerte corrida entonces por la Encomienda cubana de García Holguín en la costa norte de Bayamo, centrada en el lugar conocido actualmente como El Yayal. Si se conoce por la arqueología que aquella comunidad se mantuvo vigente hasta finales del siglo XVI; pero es de seguro que debió verse conmocionada por la oleada de alzamientos de los indios entre 1520 y 1540. En México el capitán García Holguín vivirá a las órdenes de Cortés el intenso período final de la lucha entre los aztecas y los conquistadores desde su expulsión de Tenochtitlán tras la muerte de Montezuma II (1503 – 1520) hasta el último combate del 13 de agosto de 1521. Para lograr la victoria Hernán Cortés buscó ampliar sus aliados entre los pueblos enemigos de los aztecas y para poder asaltar la ciudad ubicada dentro de un lago, la construcción de trece Bergantines, los que se fabricaron en piezas en Tlaxcala y ensamblados luego en la laguna de Tenochtitlán desde el 28 de abril de 1521, armándose cada uno con un cañón. Correspondió al capitán García Holguín el comando del más veloz de los mismos. A la muerte de Montezuma II se eligió como nuevo líder de la confederación a Cuitláhuac que sólo gobernará 80 días al morir sorpresivamente de viruela, epidemia traída por los españoles y desconocida en México. Cuauhtemoc, señor de Tlatelolco, príncipe de 25 años hijo de Ahuizotl (1486 – 1503), sobrino de Montezuma II, desde septiembre de 1520 encabezará el Imperio y liderará la heroica resistencia azteca. El 28 de diciembre de 1520 se reinició la guerra. El capitán García Holguín debió ser testigo de la arenga de Cortés a los soldados españoles, toda una declaración de los fines de rapiña que señoreaban en la empresa: ¨ Vamos ya – dijo -- (…) engrandezcamos nuestro Rey y enriquezcamos nosotros que para todos es la empresa de México ¨. La batalla por Tenochtitlán fue brutal, durando el sitio de la ciudad y los combates casa a casa 75 días. El 13 de agosto de 1521 no pudiendo sostenerse dentro de la urbe por más tiempo, Cuauhtemoc, guiando 50 grandes canoas trató de romper el cerco, atravesar el lago y desembarcar en territorio libre de españoles para continuar la lucha. Fue perseguido por varios Bergantines a las órdenes del capitán Gonzalo de Sandoval que clamaba porque se le atrapase vivo; pero alcanzado por el comandado por García Holguín. Los soldados de García Holguín hicieron como si fueran a disparar a la canoa donde Cuauhtemoc rodeado de sus más altos dignatarios y familiares marchaba. Para salvarles la vida, el líder azteca ordenó detener la boga a sus guerreros y entregarse. Rendido a García Holguín Cuauhtemoc solicitó se le llevará a la presencia de Cortés. En ese momento dice el historiador mexicano Salvador Toscano: ¨ García Holguín le abrazó y le hizo entrar en su Bergantín, en compañía de Copito de Algodón, su esposa y treinta principales y les dio de comer ¨. Estas acciones de García Holguín no fueron del agrado de Sandoval por lo que luego hubo una disputa ante Cortés sobre a quién correspondió el mérito del apresamiento. Cuauhtemoc fue llevado a Cortés que le aprisionará y finalmente lo asesinará, mientras desarrollaba una expedición por tierras Mayas de Yucatán y Guatemala, el 28 de febrero de 1525. García Holguín al conducirlo debió ser testigo de las viriles palabras de Cuauhtemoc ante Cortés aquel 13 de agosto de 1521. ¨ Ya he hecho lo que estoy obligado en defensa de mi ciudad y no puedo más, y pues vengo por fuerza y preso ante tu persona y poder, toma ese puñal que tienes en el cinto y mátame luego con él ¨. Se desconoce sobre la actividad mexicana de García Holguín entre los meses de octubre de 1521 a diciembre de 1525. Entre 1526 y 1532 García Holguín se destaca en el servicio público dentro del Cabildo de México. Entre 1526 y 1527 se desempeñó como Regidor del Cabildo y en el año 1531 como Alcalde Ordinario. En 22 Actas del Cabildo se recoge su participación en el gobierno local cumpliendo varias funciones inherentes a su cargo. Una pobre información se posee sobre sus propiedades en México. El historiador Guillermo Porras (1982) sólo menciona un ojo de agua y el terreno circundante en Chapultepeque, donde en 1526 montó un molino. Estas exiguas propiedades son un problema porque como señala el historiador mexicano Juan Carlos Ruiz Guadalajara (1999) ¨ dudo mucho que Olguín no hubiera solicitado recompensas al Rey ¨. Para 1533 desaparece la actividad de García Holguín dentro del Cabildo y no se tiene más información localizada sobre su persona en ese país. En el año 1537 García Holguín contrajo matrimonio con doña Isabel Fernández Vallero de Sandoval, natural de Fregonal de la Sierra en Bajadoz, Extremadura. El historiador don Diego de Ávila y Delmonte (1865), sugiere se realizó en Cuba este matrimonio. No están aclaradas las razones por las cuales García Holguín dejó las ricas tierras de México por las más pobres y bastantes despobladas de Cuba y específicamente de Bayamo. Una de las razones tal vez fuera, que su asociado en la explotación de la Encomienda primigenia, Diego de Lorenzana, hubiera mantenido viva su propiedad sobre esta porción del suelo oriental cubano. Para el historiador José A. García Castañeda (1949), García Holguín está ¨ en el año 1545 de nuevo avecindado en Bayamo ¨. Luego de las insurrecciones indias de 1520 a 1540, de la despoblación de la colonia por el paso de los españoles a otras áreas de mayor riqueza y de la crisis de la economía ostentada en la búsqueda del oro, la explotación de la tierra y el ganado se convirtieron en la columna vertebral de la nueva economía colonial. La mercedación de tierras para Hatos y Corrales se convirtió hasta 1729 en la moda para los Cabildos y en el cimiento del poder de los terratenientes. Avecindado García Holguín en Bayamo, regresó a las viejas tierras de su posesión, ahora con la merced de un Hato, suponiéndose lo estableció el 4 de abril de 1545 bajo la advocación de San Isidoro. San Isidoro (579 – 636), Obispo de Sevilla, fue un escritor prolifero y recopilador del conjunto de los conocimientos de la antigüedad. ¨ A través de la obra de Isidoro – ha dicho Nicolás Abbagnano – los resultados de la ciencia antigua eran salvados del naufragio y destinados a alimentar el trabajo intelectual de los siglos venideros ¨. Sin quererlo tal vez García Holguín, con su santo patrón, legó para las futuras generaciones de holguineros un mensaje de esfuerzo y ciencia. Como asiento principal de su Hato, García Holguín no escogió el sitio de la Encomienda en El Yayal, si no Cayo Llano, zona ubicada entre colinas y limitada por dos ríos. Al lugar lo denominó ¨ Castilla ¨ y a los ríos ¨ Fernando ¨ e ¨ Isabel ¨. Fue don Diego de Ávila uno de los historiadores que dejara sentado el año de 1545 como el fundacional del Hato que para José A. García Castañeda aunque lo utiliza, es ¨ fecha no comprobada del todo ¨. García Holguín e Isabel tuvieron una sola hija, llamada Juana en honor a la que fuera heredera en Castilla de la reina Isabel y razón de que el apellido Holguín no se hubiera conservado. Juana se casó en 1573 con el asturiano Alférez don Rodrigo López de Mejías, natural de cangas de Onis. Entre otros hijos tuvieron a Juana Antonia, Elvira del Rosario y Ana María López de Mejías García Holguín. En fechas no conocidas las tres hijas se matrimoniaron con otros inmigrantes españoles. Juana Antonia con el castellano Miguel Batista Bello de Castro Almira; Elvira del Rosario con el asturiano Diego de Ávila y Albadiana y Ana María con el andaluz Juan del Corral Y Villamar. De estas familias terratenientes descendieron un importante número de los fundadores del Pueblo y luego Ciudad de Holguín. En el año 1600 ante la extensión de nuevos sitios ganaderos surgidos entorno al viejo Hato de San Isidoro y a la mercedación de nuevos Hatos como el de Cacocum (1599), próximos a estos, las nietas de García Holguín solicitaron al Cabildo de Bayamo la aclaración y fijación de sus linderos. Como resultado de esa delimitación se definieron tres Hatos: el de San Isidoro de Holguín, el de Uñas y el de Las Cuevas. El Hato de Holguín correspondió a la familia Ávila López de Mejías, el de Uñas a la familia Corral López de Mejías y el de La Cuevas a la familia Batista López de Mejías. ¨ El Hato de Holguín – escribió José A. García Castañeda – adjudicado a doña Elvira del Rosario López de Mejías García Holguín, nieta del capitán García Holguín, y cuyo nombre lleva el apellido del fundador del Hato, fue primero asiento del Pueblo de San Isidoro de Holguín, y más tarde de la ciudad de San Isidoro de Holguín ¨. No se tiene información fidedigna de la muerte del capitán García Holguín ni de lugar de su enterramiento. Según don Diego de Ávila y Delmonte (1865): ¨ la palabra Holguín viene de la antigua ¨ Holguín ¨ que significaba antiguamente hechicero o embelesador, con lo cual hizo justicia el fundador a esta comarca, una de las más risueñas, pingues y pintorescas que contiene la Isla de Cuba ¨. Esta versión es más romántica que la dada contemporáneamente por José Raimundo García Arroyo, Mª José García Berzosa, Patricia Edwards Rokowski en el texto: ¨ Los golfines de abajo o del Cáceres ilustre, ¨ donde valorando el origen histórico del vocablo expresan: El apellido Golfín podría, etimológicamente, proceder de la palabra Wolf de raíz alto-alemana, procedente asimismo de Wulf, significando en el antiguo sajón, lobo. Con ello, se establece una relación entre el significado de golfín como maleante, ladrón de ganado y saqueador y también despierta las confusiones en torno al tronco original de la familia. Sin embargo no existe la seguridad completa de que la familia a la que denominamos Golfín se llamara así desde el principio. Sobre este asunto, existen varias fuentes que reconocen a la misma familia con diferente denominación: Holguín, Golguin, o Golfín, todos son distintas formas para denominar a una misma familia. Probablemente, el apellido original fuera Holguín, desviándose fonéticamente hacia Golfín, pasando previamente por la deformación de Golguín y Golhin. =============================================================== BIBLIOGRAFIA. Ávila y Delmonte, Diego. Memoria sobre el origen del hato de San Isidoro de Holguín. Segunda Edición. Imprenta El Arte, Holguín, 1926. Cué Canovas, Agustín. Historia social y económica de México. Edición Revolucionaria. ICL, La habana, 1971 Frente de Afirmación Hispanista, A.C. Hernandía, Triunfo de la Fe y gloria de las armas españolas. Poema heroyco. Proezas de Hernán Cortés (1755). Del novohispano Francisco Ruiz de león (Edición facsimil). Los ensayos cortesianos de Fredo Arias de la Canal y otros papeles de la conquista, México, 1989 García Arroyo, José Raimundo, Mª José García Berzosa y Patricia Edwards Rokowski. Los Golfines de Abajo, o del Cáceres Ilustrado. En: www.alextur.net/.../ golfines/golfines.htm García Castañeda, José A. ¨ La municipalidad holguinera. Su creación y desenvolvimiento hasta 1799. Editorial el Arte, Manzanillo, 1949. Instituto de Historia de Cuba, La Colonia. Desde sus orígenes hasta 1867. Editora Política, la Habana, 1994. Ruiz Guadalajara, Juan Carlos. Recopilación de datos históricos sobre García Holguín en Archivos y Bibliotecas mexicanas, confeccionado a solicitud del Dr. Fredo Arias de la Canal, Presidente del Frente de Afirmación Hispanista, S.C., Zamora, Michoacán, 1999. Archivo personal de José Novoa Betancourt. Contiene fotocopias de: a) Diccionario Porrua de Historia y Biografía de México, 5ta Edición, 3v, 1986, b) Porras Muñoz, Guillermo. El gobierno de la ciudad de México en el siglo XVI. UNAM, México, 1982, c) Boyd – Bowman, Peter. Índice biográfico de más de 56 mil pobladores de la América Hispana. I. 1493 – 1519. México. FCE – UNAM, 1985, d) Dorantes de Carranza, Baltasar. Sumaria relación de las cosas de la Nueva España. Con noticia individual de los conquistadores y primeros pobladores españoles, México, Porrua, 1987, e) Orozco y Berra, Manuel. Historia de al dominación española en México. 4v, adv. De Genaro Estrada, México, Antigua Librería Robredo, 1938, f) Aguilar, Fray Francisco. Relación de la conquista de la Nueva España. Ed, Jorge Guría Lacroix, México, UNAM, 1980, g) Polavieja, Camilo. Hernán Cortés. Copias de documentos existentes en el Archivo de Indias y en su palacio de Castilleja de la cuenta sobre al conquista de México, Sevilla, 1889, h) Ogorman, Edmundo. Guía de las Actas de Cabildo de la Ciudad de México. Siglo XVI. México, MCMLXX. Sánchez Barba, Mario. Hernán Cortés. Colección Protagonistas de América. Historia 16. Quórum, Madrid, 1987. Toscano, Salvador. Cuauhtemoc. Editorial de Ciencias Sociales, la Habana, 1977. Vaillant, George. La civilización azteca. FCE, México, 1960.

*En la imagen: Escudo del apellido Holguín.