LO ÚLTIMO

Historia de Holguín

La aldea a la mano (Holguín, Cuba)

27 de noviembre de 2011

Belisario Alvarez y Céspedes tralada los restos de su hijo desde el Cementerio de La Habana hasta el de Holguín

Defunciones 1899-1904
Fondo Gobierno Municipal
Ayuntamiento neocolonia.
Estructura: Sanidad y Beneficencia.
Legajo 96

Sr. Alcalde Muncipal

Don Belisario Álvarez y Céspedes* de esta naturaleza y vecindad ante V comparece y dice
         Que debiendo depositarse en el cementerio de esta ciudad los restos mortales de su hijo Belisario, que al efecto han de trasladarse de la Habana.
A Vd suplica sirva dar permiso necesario cuyos derechos estoy pronto á abonar.

Holguín, octubre 27 de 1902
Firma: Lic Belisario Álvarez

         En nota al dorso el Alcalde autoriza.

------

Papel Timbrado dice: Capellanía del Cementerio de Cristóbal Colón

Al Sr. Encargado del cementerio de Holguín

Con esta fecha autorizados por el Yltmo (Ilustrísimo) Sr Arzobispo Admon y Sr Gobernador Civil para exhumar los restos mortales de Don Belisario Álvarez y Fuentes y trasladarlos a ese cementerio de su digno cargo, tengo el gusto de manifestárselo a fin de que los admita y los coloque en el lugar destinado para los mismos.

Habana, noviembre 4 de 1902

Cuño y Firma.

-----

Sr. Administrador del Cementerio

Ruego a V se sirva ordenar la apertura del nicho No. 13 quinto Tramo Derecha para depositar los restos de mi hijo Belisario
Holguín, noviembre 14 de 1902

Firma: Belisario Álvarez

 
*Belisario Álvarez y Céspedes fue el jefe de la conspiración holguinera en los meses anteriores a octubre de1868, inicio de las Guerras de Independencia cubanas, pero a la hora del alzamiento traicionó la causa y se puso de parte de los españoles. Sin embargo no parece que los libertadores le guardaran rencor alguno, en los primeros años de la República se desempeñó como Registrador de la Propiedad. (Al decir siempre jocoso del historiador Pepito García Castañeda, Belisario era "sordo como una tapia")

26 de noviembre de 2011

Datos de la Muncipalidad Holguinera en el periodo 1900-1908



Fue tarea de los cabildos holguineros hasta las elecciones del 1ro de Agosto de 1908, fijar nuevos nombres a las calles y plazas de la Ciudad, tomándose el acuerdo de nombrar a la:

Calle del Comercio y luego de San Isidoro con el nombre de Libertad.

San Miguel, luego España, con el nombre de Maceo.

A la de la Cárcel, calle de los Mártires.

San Pablo, luego Pelayo, calle Máximo Gómez.

A San Diego, luego Barcelona, calle General Miró.

A San Diego, luego Industria, calle Morales Lemus.

A la de Pizarro, Calle de Narciso López.

A San José, luego Lealtad, calle de Agramonte.

A San Pascual, luego Tetuán, calle de Ángel Guerra.

A San Pedro, luego de la Concordia, calle de Peralta.

A Carmen, luego Trafalgar, calle de Peralejo.

A de las Ánimas, luego de Lepanto, calle de Coliseo.

A la Virgen del Rosario, luego del Comercio, calle de Frexes.

A la del Calvario, luego de Numancia, calle de Aguilera.

A San Joaquín, luego Lucena, calle de Garayalde. (En recordación de don Antonio Garayalde, fusilado en Holguín el 10 de Junio de 1870)

A la de Callao, calle de Cables.

A San Idelfondo, luego de Espartero, calle Aricochea.

A San Lorenzo, luego calle de Cortés, calle de Arias. (En honor al mártir holguinero Pedro Arias)


Antiguo portón de la Plaza Mantilla (Al fondo se ve la Terminal de trenes Holguín-Gibara)

Y al parque Mantilla, orgullo de Holguín durante la Colonia, se le dio el nombre de Parque de la Independencia; al parque de la Iglesia San José, Parque de Céspedes, en honor al Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes; al de la iglesia San Isidoro, Parque de Martí, en honor al Apóstol de nuestras libertades patrias, José Martí; al de Isabel II, antes de la Constitución y en principio Plaza Real, se le dio el nombre de Parque Calixto García, en honor al héroe máximo de los holguineros, Calixto García Iñiguez. El Cabildo no tomó acuerdo sobre la petición de don Modesto Fornaris de nombrar la Plaza del Mercado, que ostentaba el nombre de O´Donell, Plaza Estrada Palma. Tampoco se decidió nada sobre sobre la petición de Armando de Zayas de nombrar a la calle que pasa frente al Hospital Militar, calle de Soledad Sánchez, “en memoria de esa señora, según el solicitante, que fue quien contribuyó a hacer la fabricación, con lo que dio a la población un edificio  de importancia”.

Al fallecer Pepe Torres, el 2 de enero de 1908, a petición del periódico El Eco de Holguín y que el Cabildo hizo suya, se le dio el nombre de calle de Pepe Torres (donde vivió hasta el fin de sus días el héroe), a la que ya había sido nombrada de Arias. Desde entonces la antigua calle de la Unión pasó a nombrarse de Arias. 

------

Asimismo los Concejales holguineros acordaron y exigieron, de acuerdo con las ordenanzas de 1885, que otra vez se habían puesto en vigor, que cada vecino tuviese limpio el frente de sus casas y la calle de su vecindad, así como el embellecimiento de los parques públicos de la ciudad, con excepción del Mantilla, recién nombrado de la Independencia, porque el Cabildo no tenía fondos para ello. 

Mitin Liberal en el Parque Calixto García, (como se puede apreciar, aún no se había colcoado allí la estatua de Calixto García, por lo que la foto es de antes de 1916
Otro punto de vista del Parque Calixto García de antes de 1916
Parque Calixto García en 1910
Para que actuaran en los otros, (y para esos sí tenía fondos la Municipalidad), se tomó el acuerdo de crear Comisiones de Señoras y Señoritas encargadas de su embellecimiento y de la recaudación de más fondos. Estuvieron presididas dichas Comisiones, la del Parque Céspedes, por doña Dolores Mir y la del parque Martí por doña Teresa Castellanos, a los que (y también al de Calixto García), se le sembraron árboles y se le colocaron bancos. Y como notaron que les hacía falta agua para regar el césped y los jardines, el Concejal Juan Albanés nombró a Holguín “La Ciudad de los Parques sin agua”. Entonces se proyectó traer agua al de Calixto García con un molino de viento instalado en el Parque de Mantilla (mejor, de La Independencia). Pero la propuesta no se llevó a cabo por la oposición del mismísimo Juan Albanés que tenía en planes que el pozo del expresado parque Mantilla surtiese de agua a todos los parques de la ciudad por medio de una tubería maestra, la que nos serviría además como un pequeño acueducto cuando los vecinos que la solicitasen pusieran ramales a partir de ella.

------

Hasta entonces la ciudad de Holguín solo contaba como salida al exterior con el ferrocarril de Holguín a Gibara. Y al parecer ya los holguineros no necesitaban tanto ir a aquella Villa porque cada día su puerto perdía el antiguo esplendor económico que tuvo durante la soberanía española sobre la Isla. Por eso en este periodo los holguineros gestionaron para que el proyectado Ferrocarril Central de la Isla pasase por la ciudad. Pero nada más pudieron conseguir la promesa de los fabricantes de que pasaría lo más cerca posible y la construcción de un ramal a entroncar con la vía central, lo que así se hizo y desde entonces tuvimos el ramal Holguín-Cacocum. Igualmente los holguinero consiguieron la promesa de los fabricantes del Ferrocarril Central de que al construirse el ramal Tunas-Nipe este pasaría por la ciudad.

Para que el ramal que entronca a Holguín la línea férrea central se fabricara el Gobierno del Municipio tuvo que luchar con los señores Rafael de la Cruz, Emiliano Espinosa, Juan Mir, Sixto Parra y Emiliana de los Reyes, quienes se negaban al cruce de la línea por sus tierras; y con los señores Mariano Pacheco, Santiago González y Manuel Fernández Paredes, quienes poseyendo los terrenos propiedad del Municipio, se negaban a devolverlos para la edificación de la Estación. (Cuando al final se hizo esta se conoció como Estación Sur y a la del ferrocarril Holguín-Gibara, Estación Norte).

En 1914 el Gobierno Municipal holguinero gestionó la construcción del entonces l proyectado ferrocarril Holguín-Cueto, que entroncaría con el ramal Alto Cedro-Antilla. Y en 1916 se luchó por la construcción del solo proyectado ferrocarril Holguín-Herrera-Banes, que debía cruzar por los barrios de Tacajó, Bijarú, Alcalá, Camazán, Los Haticos, La Aguada y el Guayabal. (Pero este nunca se consiguió y tampoco el que seguidamente diremos). El Gobierno Municipal protestó el proyecto de hacer un ferrocarril Gibara-Banes, que en nada nos favorecía.

-----

En el primer periodo republicano, que a nuestro interés solo llega hasta 1908, el Gobierno de la ciudad se ocupó en la construcción de un nuevo cementerio, al considerar que el existente era un foco de infección y porque la que se tenía era insuficiente ante el crecimiento de la ciudad, se trabajó en una nueva Plaza del Mercado. Igualmente se gestionó la división de los Juzgados de Primera Instancia y de Instrucción que a la vez lo era Correccional por desempeñarlo un solo Juez. En ese dicho Juzgado se radicaban una gran cantidad de causas no solo del Término de Holguín, sino también las correspondientes a los Términos de Gibara, Mayarí y Puerto Padre.

Los motivos anteriormente dicho dará idea del intenso trabajo en el Juzgado, pero todavía era más intenso por los litigios de las Haciendas comuneras que en este periodo comenzaron a deslindarse, la construcción de vías férreas y al incremento de los Centrales Azucareros.

-----

Este mismo Cabildo consiguió una nueva línea divisoria entre los Municipios Holguín y Gibara: la nueva frontera pasó por La Resbalosa, Velasco, Bocas, Auras, Melones, Cortadera y la Bahía de Nipe. Y también fue tarea de los gobernantes luchar incansablemente por conseguir nuevas fuentes de ingresos municipales para con ellos cubrir sus necesidades anuales. Necesidades que solo consistían en los propios del Ayuntamiento, sueldos, materiales, alquiler de la Casa Cabildo (que era La Periquera y tuvimos que pagar por muchos años más). Otra necesidad de fondos del Gobierno era para gastos electorales, que en ese entonces corrían a cargo de los Municipios, y también para pagar los servicios de Policía de Seguridad y los de Beneficencia. Consistían estos últimos en el sueldo del Médico Municipal, las medicinas para enfermos pobres, los socorros y la conducción de dementes. Gastos para el Municipio eran también los necesarios para la conservación del Mercado, el Matadero, el Cementerio, el Corral del Consejo, etc, para el alumbrado de las calles y parques de la ciudad… y del dinero que quedara (si es que quedaba!), alguna cantidad era destinada para casos de calamidad pública. 

Entonces el Gobierno de esta Municipalidad solo obtenía fondos por la expedición de Patentes de Licores, por las rentas fijas a las fincas urbanas de la ciudad, por los subsidios industriales, por la mercedación o alquiler de solares en terrenos del Municipio, por los impuestos a los transportistas, espectáculos y bailes públicos,  por los servicios que prestaba el Matadero y el Corral del Consejo (en el corral se guardaban los animales de particulares que iban a ser sacrificados), y por los impuestos a quienes utilizaban el Mercado. También por el uso del Cementerio. (Lamentablemente el Gobierno Municipal de entonces no pudo contar con la que sería una gran fuente de ingresos: las contribuciones sobre fincas rústicas del término. Es que estas nada producían, tanto por el estado de destrucción en que habían quedado por la guerra del 95, como por la cantidad de Haciendas Comuneras  y por la falta de comprobatorias, que no se terminaron hasta años posteriores.
Larga era la tramitación para la confección de los presupuestos anuales del Municipio: una vez confeccionados lo pasaban al Síndico del Cabildo y este lo ponía a la vista del público por el termino de diez días, luego se pasaba a las Juntas Municipales, a la Comisión de Presupuesto, al dictamen y aprobación del Cabildo y finalmente a la Secretaría de Hacienda para su aprobación definitiva. Y todo el engorroso proceso burocrático para muy modestos presupuestos. 

Fueron estos

El de 1900-01 de $ 21 477.82
El de 1901-02 de $ 18 148.26
El de 1902-03 de $ 21 375.26
El de 1903-04 de $ 21 743.40
El de 1904-05 de $ 20 603.31
El de 1905-06 de $ 23 767.54
El de 1906-07 de $ 24 996.44
El de 1907-08 de $ 29 602.12

El los documentos municipales dice que fueron mayores los gastos que los ingresos de la forma que ahora mostramos.

1901-02 tuvieron un déficit de $ 4 719.82
1902-03 tuvieron un déficit de $    608.67

Felizmente en el presupuesto de 1903-04, una vez que hubieron de pagar todas las deudas, les quedó un sobrante de $ 124.35.

En relación con el Presupuesto Anual en el periodo, el Gobierno Municipal de Holguín debió luchar fuertemente con el Estado que les exigía que en sus Presupuestos Anuales fijaran mayores cantidades para las Inspecciones Sanitarias, la Asistencia Médica, la Recogida de Basuras, el Riego y la Desinfección de las calles y para las Medicinas para Pobres y Dietas a Enfermos.

Otra lucha del Gobierno en el periodo fue contra los acreedores del Municipio que exigían las cantidades dejadas de pagar por los Cabildos de la Colonia anteriores a 1898. Eran esos, entre otros, el Dr. Eduardo Perri (médico municipal), Julián Corral, Luis de Fuentes, Cándido Ponce de León, Mariano Santiesteban, Eduardo González, Teresa Urgellés, etc. Por cierto, en las relaciones de estos, la mayoría de ellos españoles, hasta el Representante o Embajador de España en la Isla intervino. Por los documentos existentes se sabe que la deuda de los gobiernos coloniales con estos señores ascendía a la cantidad de $ 12 141.73. (Deuda que jamás fue satisfecha).

Asimismo por esos documentos, exactamente las Actas del Cabildo se sabe que: 

  • Cayetano Freixas solicitó del Cabildo terrenos para edificar una pequeña ciudad de cien casas con casas modernas que los inquilinos podrían adquirir en cortos plazos, (“por lo baratas”, suponemos).
  • Jenas L. Martín, como Apoderado de la Junta de Misiones Extranjeras, solicitó permiso para la construcción de una iglesia en el solar de Agramonte y Libertad.
  • E.W. Penney, en su carácter de Ministro de Iglesias Metodistas, solicitó el solar abandonado de Maceo, entre Aricochea y Cables, para la construcción de una Capilla Metodista y un Colegio para niños de ambos sexos “con todos los adelantos de las ciencias pedagógicas”.
  • Francis Bramham Pigby solicitó terrenos para instalar una Planta de Alumbrado Eléctrico, Fábrica de Hielo y Talleres de Aserrío que pasarían a la propiedad del Municipio a los cincuenta años de su explotación, vendiendo el hielo, dijo, a dos centavos la libra y costando al público una lámpara de 16 bujías, $ 1.25 mensual.
  • Antonio Aguilera Ochoa hizo una petición similar a la anterior para construir en la ciudad una Fábrica de Hielo, prometiendo que en los primeros cinco años vendería la libra a un centavo. (Pero antes que los dos anteriores, ya habían hecho la misma petición don Heliodoro Luque, Antonio Masferrer y Pedro Rodríguez Fuentes. Este último tuvo mejor suerte que todos los demás. Su solicitud realmente fue que el Cabildo le alquilara un lote de terreno existente entre el río Marañón y las calles de Aguilera, Frexes y Fomento. Esa anterior solicitud hizo discutir al Cabildo si estaba o no facultado para subastar o arrendar terrenos de su Dehesa. Pero en definitiva se la arrendaron para que el solicitante instalara allí una Fábrica de Hielo y Aserrío. La única condición que le pusieron fue que las instalaciones estuvieran instaladas antes del año de la concesión, que el alquiler sería solamente por quince años y que debía pagar al Cabildo por el cánon anual establecido, esto es, $ 10.00 por caballería, o sea, que don Pedro solo pagaba por alquiler $ 0.75 anuales. Finalmente aquella hectárea que alquiló pasó a su propiedad al paso del tiempo.
  • Pedro Fuentes Roca solicitó permiso al Gobierno para instalar en El Llano una glorieta para el juego de pelota. Se lo concedieron pero con la condición de que lo desalojarían cuando se necesitasen esos terrenos para el proyectado ensanche de la población.
  • Le exigen al Gobierno los terrenos de la Cárcel Pública, propiedad del Municipio (Hoy Arena deportiva Henry García), para instalar allí las Escuelas Públicas de la Ciudad.
  • Solicitaron y consiguieron los dependientes del Comercio local que los establecimientos comerciales donde trabajaban cerrasen sus puertas los domingos y demás días festivos. Pero esa medida la protestó a nombre de los dueños, don Saturnino García. Estimaban los dueños que era perjudicial esa solicitud de sus dependientes, no para ellos (los dueños), sino para el público consumidor, y sobre todo para los “guajiros” que solo venían a la ciudad entonces, los domingos. (En 1910 los dueños de establecimientos consiguieron que estos cerraran sus puertas todos los días a las ocho de la noche, excepto los sábados y vísperas de días festivos, en que podían estar abiertos hasta als once de la noche.
-----

Parque Céspedes, Iglesia San José
Iglesia San isidoro, al frente Parque de Las Flores, que primero fue Martí y luego Peralta. Abajo, otro punto de vista


Por ese entonces fue el Jefe de la Policía Municipal o de Seguridad, don Rodolfo de Zayas, al que posteriormente sustituyó don Luis Melendreras. Entre los miembros de la policía se encontraban: José Molina Rueda, Rufino del Toro, Adolfo Algeciras y José Mestre.

El doctor Vicente Gómez Bulté fue director del Hospital Civil. El doctor Rodolfo Socarrás, médico municipal, siendo sustituido años más tarde por el doctor Humberto Manduley Salazar.

Por muchos años fue el tesorero municipal don Juan Angulo Rodríguez. Cuando este renunció fue sustituido por Miguel I. Aguilera Feria. 

Atanasio González de Riacho fue el Arquitecto Municipal, cargo que interinamente desempeñaban Leopoldo Betancourt Santa María y Pedro Fuentes García.

Encargado de la limpieza del Mercado de Abasto: Francisco Cabrera Zorrilla.

Farolero municipal: Juan de Fuentes.

Jardinero del Parque Martí (Luego Parque Julio Grave de Peralta o de Las Flores): Leonardo Rubio. 

Encargado de la extracción de basuras: Juan Barrera.

Secretario de la Administración Municipal: José R. Feria Sivorí. (Cargo que renuncia al ser nombrado Oficial del Juzgado de Primera Instancia).

Contador del Muncipio: Cándido Ponce de León.

Registrador de la Propiedad: Belisario Alvarez Céspedes (en esa época a ese registro correspondían las inscripciones de las fincas de los términos municipales de Holguín, Gibara, Puerto Padre y Mayarí). Era el encargado del registro Rodolfo Fox Manduley.

20 de noviembre de 2011

Modesto Fornaris, el último mambí holguinero en el ´68


Coronel del Ejército Libertador
NombreModesto Fornaris Ochoa
Nacimiento17 de abril de 1848
Fray Benito, Holguín,Provincia de Oriente, Cuba
Fallecimiento26 de febrero de 1932
Holguín

Nació en Fray Benito el 17 de abril de 1848. El holguinero fue Coronel de nuestro Ejército Libertador, peleador de la Guerra del 68, protestante de Baraguá (cronológicamente su acción llega más lejos todavía) y además uno de los primeros en incorporarse a la Guerra del 95.

El último insurrecto del 68 en Oriente

‘”Sólo soy Modesto Fornaris, insurrecto rendido por falta de útiles de guerra, no acepto las bases de la Capitulación ni nada del Gobierno Español; pueden fusilarme pues solamente espero tiempos mejores para reanudar la lucha”. Los fieles funcionarios y oficiales de la Corana escondieron la soberbia ante las viriles palabras del joven oficial que aun en momentos tan desfavorables para la causa cubana, mostraba su combatividad irreductible y convertía la ceremonia de Capitulación en un acto de protesta, aprovechando la oportunidad para dejar su inquebrantable posición independentista pero los españoles, seguros por su momentáneo triunfo, se hicieron magnánimos y ocultaron sus ansías represivas cumpliendo las órdenes del Martínez Campos. Se asombrarían de la reflexión revolucionaria, de la tosudez, dirían ellos del mambí, que rodeado de enemigos tenía el valor de expresar claramente lo que pensaba, repudiar el Pacto que puso fin a la Guerra Grande de adelantos, despreciando las consecuencias que podía traer su actitud, lo que haría en los años próximos, igual que en los diez años anteriores, poner su vida al servicio de la independencia de Cuba.

Un alto en el camino

El escenario fue el Juzgado de Fray Benito, era el 10 de octubre de 1878, exactamente diez años después de haber comenzado el pueblo cubano la primera guerra por su libertad. No sin antes establecerse una fuerte discusión, en la que venció la valiente y honrosa actitud del cubano, aceptó el juez español asentar en el acta, todas las manifestaciones de repudio hacia el Gobierno Colonial hechas por Fornaris. El entonces Capitán Modesto Fornaris Ochoa, consideraba el Pacto del Zanjón como un accidente, una transitoria en el largo camino por la libertad del país. El insurrecto era bien conocido. Las tropas españolas sabían por su propia experiencia de su legendario valor, de las acciones por él dado de la palabra “suicida”, vocablo con que ellos designaban el ardor revolucionario, la valentía y la decisión de los que pensaron hacer la Patria libre o morir en el empeño.

Tradición de lucha

El 10 de octubre de 1868, respondiendo al llamado de Céspedes, el padre de Fornaris, Don Juan Fornaris, ponía en libertad a sus esclavos y se alzaba con toda la familia en los alrededores de Chaparra. Este había sido ardiente partícipe de la fallida Conspiración Rayos y Soles de Bolívar y cuando él salió a Holguín en la Guerra del 68, a propuestas suyas se construyó un cañón de madera con que bombardearon las posiciones españolas. Durante los primeros tiempos de las operaciones, cayeron prisioneros Silvino, la madre y sus dos hermanas: Araceliy Elvira, esta última ya con el grado de Capitán. También en los primeros años de la contienda, sus hermanos Arturo de 10 años, y Leopoldina de 15 años, fueron hechos prisioneros y decapitados, mientras que otros parientes residentes en Bayamo habían sido fusilados. Como otras muchas familias de patriotas, los Fornaris pusieron su fortuna al servicio de la independencia. Los privilegios que gozaban como fundadores de la ciudad de Holguín le fueron eliminados, también les confiscaron 33 manzanas de tierra, unas 330 mil varas planas de tierra, entre las cuales se incluía el Pico Celeste del Turquino, allá al naciente de la Isla Fernandina, de donde viene la luz y nace el sol, concedido a sus antecesores por célula del Rey Fernando a fines de siglo XV.

Con el gran Maceo en Baraguá

El 10 de octubre de 1878, el joven capitán de 30 años, hacía sentar en el acta que la sangre vertida de tantas víctimas inocentes, lo habían convertido en enemigo irreconciliable del Gobierno Español, declarando lleno de orgullo que cuando la entrevista del General Maceo con Martínez Campos, él había propuesto brindarse voluntariamente para cumplir la misión de tomarlo prisionero y ajusticiarlo por grave ofensa al honor y la dignidad, por tratar de comprar la Revolución. En los montes de Baraguá, Fornaris estuvo entre patriotas que gritaron “Independencia o muerte”, respondiendo a la consulta del Capitán de Bronce sobre el posterior desarrollo de la guerra esa continúo aunque decreciendo la intensidad. En ellos era factor primordial la carencia absoluta de materiales de guerra, acarreada por la persecución Yanqui, cómplices del Colonialismo Hispano. El 30 de mayo de 1878, le pusieron las armas en Mayarí los restos del Regimiento Holguín, comandado por el General Luís de Feria. Esta era la última tropa de importancia que aun quedaba en la manigua. La mayoría de los soldados de Fornaris también se acogieron al Pacto, solamente quedaron con él 10 hombres quienes lo exaltaron del grado de capitán a jefe supremo de la guerra.

Vuelta a la manigua

Con aquellos 10 compañeros el titulado cabecilla mambí, como lo calificó el Juez en el acta, continúa la guerra desnudo, descalzo, hambriento, durmiendo enterrados en el fango para protegerse del ataque de las plagas, siguen los 11 hombres en la lucha, teniendo frente a ellos las bien dotadas tropas coloniales. La pequeña partida de insurrectos, que antes por su actitud incansable tras diez años de intensos combates, sigue presentando batalla. Durante estos duros meses son constantemente acosados. Hay fieras peleas cuerpo a cuerpo. En ellos las armas de los mambises son piedras, machetes, picos, macetas de madera, viejas escopetas cargadas con pólvora de guano de murciélago y proyectiles de balastro de hierro recortado. A instancia de amigos y por estar falta de armas de combate y municiones se acogen al Pacto. Escogen para presentarse el día que cumplían diez años de combate ininterrumpido y también celebraban el décimo aniversario del comienzo de la guerra 10 de octubre de 1878. Además del simbolismo de la fecha está la aclaración de los insurrectos: “en el momento más propicio volveremos a la manigua. Cuando el pie ordena a la manigua”. Cuando el pie ordena que le entreguen los ochocientos pesos que ofrece el gobierno, Modesto Fornaris respondió “si ustedes me dan ochocientos pesos por la sangre de un cubano, le doy un puntapié que vuelan por encima de esta casa”. Rechaza igualmente las ropas y zapatos que le ofrecían prefiriendo seguir con las viejas y rotas que traía. “Y siendo este el último cabecilla que faltaba, escribe feliz el Secretario del Juzgado, se da por terminada la guerra quedando sujeta a vigilancia mientras viva”.

Más de veinte heridos

Estaban equivocados. Fornaris volvió al combate en el 95, guerra que terminó con el grado de coronel. En los treinta años de lucha contra el colonialismo español sufrió más de veinte heridas, solamente el Titán de Bronce lo superó en este heroico y peligroso record y otro General Mayía Rodríguez, les seguía a ambos. Fornaris cayó prisionero seis veces y logró burlarse de sus captores escapando del fusilamiento. Por las heridas de armas blancas y balas casi estaba inválido, solo podía andar a caballo, o estar sentado o en hamaca pero esto no le imposibilitó para el combate, participando en la invasión dirigida por el General Maceo en el cuerpo de caballería. En la Batalla de Mal Tiempo, la fulminante carga al machete de los mambises, no más de quince minutos de combate, más de doscientos españoles está mencionada en el Pacto como uno de los más destacados. Ya al final de la guerra no podía valerse delos mareos, pero aún así participaba en los combates, alertando a sus compañeros, dirigiendo. Tenía que ser ayudado por un asistente a montar y bajarse del caballo. En la República frustrada por la intervención yanqui a base de esfuerzos, logró nuevamente valerse de las manos. Murió en la ciudad de Holguín el 26 de febrero de 1932, o sea a dos meses de cumplir los ochenta y cuatro años de edad.
Tomado de: La Municipalidad Holguinera (Comentario Histórico) 1898-1955
Dr. Pepito García Castañeda

El 20 de mayo de 1902 el primer Presidente de la República, don Tomás Estrada Palma asume el mando. Los vecinos de Holguín van hasta la vieja terminal de trenes Holguín-Gibara, a despedir a los soldados interventores. (Tres años antes allí mismo habían despedido  a las tropas del derrotado Ejército español)

Don Tomás Estrada Palma debía cesar como Presidente de la República el 20 de mayo de 1906, pero aspira de nuevo, siendo apoyado en sus pretensiones por los Partidos Nacional y Republicano. Para lograr un fácil triunfo reeleccionista don Tomás da su conformidad a la formación de lo que se llamó “Gabinete de Combate”. 

El Gabinete tiene manos libres para actuar. Quienes lo integran cometen toda clase de fraudes electorales y atropellos miles, obligando al también aspirante a Presidente de la República, General José Miguel Gómez a retirarse “con el rabo entre las piernas”. Es por eso que en las Elecciones Presidenciales de 1ro de diciembre de 1905 otra vez don Tomás Estrada Palma se sienta en “El Sillón”, y con él por Holguín, triunfa en sus aspiraciones a Representante de la Cámara el General Manuel Rodríguez Fuentes. Como Consejeros Provinciales fueron elegidos los holguineros Antonio Aguilera Ochoa y salvador Pérez Fuentes.

La reelección del don Tomás Estrada Palma provoca la que se conoce en la historia de Cuba como “Guerrita de Agosto” (En ella no intervinieron los holguineros). El final de esta guerra no pudo ser más amargo para Cuba. Iracundo, don Tomás llama a las tropas yanquis que regresan a la Isla. Pero los interventores no apoyaron al Presidente reelegido por lo que este tiene que renunciar. Estados Unidos se hace cargo de los destinos de Cuba por dos años.

Tomado de: La Municipalidad Holguinera (Comentario Histórico) 1898-1955
Dr. Pepito García Castañeda

Derrotado en sus aspiraciones senatoriales y distanciado de don Tomás Estrada Palma, don Rafael Manduley del Río funda en Holguín la “Agrupación Política Independiente”, de la que es Vicepresidente don José Agustín García Leyva y Secretario, Pepe Torres. Esta “Agrupación” figura en las elecciones parciales del 28 de febrero de 1904 con el nombre de “Coalición Oriental Independiente”, la que lleva a Manduley como Candidato a Representante a la Cámara. Este triunfa en sus aspiraciones derrotando al también holguinero General Manuel Rodríguez Fuentes, que era candidato por el Partido Nacional. En esas mismas elecciones aspiraron por la Coalición Oriental Independiente y fueron electos como Consejeros Provinciales los holguineros Heliodoro Luque y Luis Masferrer y Grave de Peralta.

--------------
NombreRafael Manduley del Río
Nacimiento28 de octubre de 1856
Holguín, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento19 de julio de 1924
Santiago de Cuba, Bandera de Cuba Cuba
PadresJesús Manduley y Pupo y María de los Ángeles del Río
Coronel. Procurador. En 1890 participó en la fallida conspiración conocida como Paz del Manganeso. Ingresó en el Ejército Llibertador el 2.5.1895, incorporándose, con grado de Coronel, al Estado Mayor del Mayor General Antonio Maceo. Asistió como delegado por el 2 Cuerpo a la Asamblea Constituyente de Jimaguayú (13.9.1895), donde fue elegido vicepresidente. El 19.9.1895 recibió el nombramiento de gobernador de la provincia de Oriente. El 19.5.1896 fue nombrado subsecretario de la Guerra y en junio se hizo cargo de la Secretaría, ya que el secretario titular, Mayor General Carlos Roloff, partió en misión al extranjero. El 2.8.1896 renunció para incorporarse al Cuartel General del 2dp Cuerpo. Fue electo delegado a la Asamblea Constituyente de la Yaya (10.10.1897). Esa vez no aceptó el cargo de gobernador de Oriente, para el cual lo nombró el nuevo Consejo de Gobierno. A comienzos de 1898 fue designado jefe Estado Mayor de la División Holguín (4ta Div 2do Cpo), donde terminó la guerra. Se licenció el 24.8.1898. En 1900 se desempeñó como juez municipal en Holguín y Baracoa, sucesivamente. Fue delegado a la Asamblea Constituyente de 1901, en la que combatió a la enmienda Platt. Representante a la Cámara por Oriente de 1904 a 1906 y gobernador de esa provincia desde el 10.10.1918 hasta el 24.2.1913. Participó en el alzamiento de los liberales en febrero de 1917, en contra del reeleccionismo del presidente Mario García Menocal. Murió en Santiago de Cuba, el 15.7.1924.
 -------

Desde tierras holguineras, José Martí le escribe a Carmen Miyares: 
Altagracia, Holguín, 9 de mayo de 1895.
A reserva de más larga carta, que pronto podré escribirles desde Manzanillo, ansioso ya, con más premura que las de las leguas continuas y los sucesos, de poder guiarlos conforme a un plan rápido y general, les pongo estas líneas ya en tierras de Holguín, tan nuestras como cuanto he visto, y con 500 hombres armados, oyendo hablar al fervoroso Miró y al abnegado Rafael Manduley, brillante e impetuoso en Holguín.

Holguineros en la política cubana (inicio de la República)


Tomado de: La Municipalidad Holguinera (Comentario Histórico) 1898-1955
Dr. Pepito García Castañeda

El 15 de Septiembre de 1900 los holguineros eligieron a los Delegados encargados de redactar la Carta Magna de la República. Fue seleccionado por el territorio don Rafael Manduley del Río y como su suplente, Pepe Torres, ambos del Partido Republicano.

Coronel Rafael Manduley del Río

1ro de diciembre de 1901, los holguineros participan en la primera elección presidencial de Cuba. Aspiraron en ella, don Tomás Estrada Palma, por los Partidos Nacional y Republicano; y el Mayor General don Bartolomé Masó por el Partido Unión Democrática.

Casi en masa los holguineros votaron por don Tomás Estrada Palma (quien finalmente salió electo), al que defendían en Holguín los Mayores Generales Luis de Feria Garayalde, Cornelio Rojas y Pedro Vázquez Hidalgo.

Mayor General Luis de Feria Garayalde
Leer más sobre el Mayor General Luis de Feria Garayalde:
General Cornelio Rojas Hurtado
General Pedro Vázquez Hidalgo

Como Compromisarios Presidenciales en Holguín fueron nombrados Luis de Feria Garayalde, (quien los presidía), Juan Calderón Rodríguez, Cornelio Rojas Hurtado, José Balán Montero y Ricardo Sirvén Pérez.


Y en esas mismas elecciones fueron nombrados como Compromisarios Senatoriales, Pepe Torres, Heliodoro Luque, Cornelio Rojas, Eléser Artola, Pepillo Palma, Manuel Avilés Lozano, Diego Yebra Mulet y Rafael Montero Pavón quienes eligen por mayoría al Coronel y Abogado José Fernández Rondán, quien resultó el primer holguinero Senador de la República. (Aspiraba a ese puesto y fue derrotado el también “estradista” don Rafael Manduley del Río). Asimismo resultan electos Representantes a la Cámara los holguineros Antonio Masferrer y Grave de Peralta y el Dr. Américo Feria Nogales.

Como Consejeros Provinciales son elegidos los holguineros don José García Leyva y don Agustín Betancourt Ochoa.

Estrada Palma
Don Tomás Estrada Palma toma posesión de la Presidencia de la República el 20 de mayo de 1902, fecha en que abandonan Cuba las tropas de ocupación estadounidenses. Por cierto, cuando viene desde los Estados Unidos para ocupar su altísimo cargo, don Tomás Estrada Palma llega por Gibara y duerme su primera noche en Cuba en el edificio holguinero popularmente nombrado “La Periquera”, lugar donde sufrió prisión durante la Guerra Grande de los diez años (1868-1878). (Entonces don Tomás era el Presidente de Cuba en Armas).
En noche en que duerme en La periquera, al Presidente de Cuba don Tomás Estrada Palma se le toma la que es considerada la primera fotografía nocturna de Cuba. Fue su autor el fotografo Adolfo Roqueñí Herrera, del periódico El Mundo. (Dicen que cuando Roqueñí disparó su lámpara de magnesio la explosión que provocó causó gran alarma entre los asistentes a la comida de agasajo al Presidente). (Para leer más haga clic aquí)


Tomado de: La Municipalidad Holguinera (Comentario Histórico) 1898-1955
Dr. Pepito García Castañeda

Estas elecciones de 1901 se celebraron por voto restringido, lo que quiere decir que para tener derecho a votar se necesitaba ser varón de 21 o más años de edad, saber leer y escribir, tener bienes de fortuna superior a los 250 pesos, haber servido en el Ejército Libertador con anterioridad al 18 de junio de 1898, haber nacido en Cuba o en el extranjero de padres cubanos o naturales de España acogidos a los beneficios del Artículo 9 del Tratado de París y haber residido en el término municipal por lo menos durante los 30 días anteriores al día de su inscripción como elector.

Todo lo anterior trajo apasionados comentarios entre la vecindad. En respuesta a ellos el Gobernador Interventor hizo el siguiente comentario: “…que todo aquel que llegado a los veinte y un años de edad que no hubiere tenido laboriosidad suficiente para reunir $ 250.00, que no haya podido aprender a leer y escribir y que no haya podido ir a defender a la Patria estando en la muy próxima guerra anterior, no constituye un elemento social digno de tenerse en cuenta para fines electorales”

En Holguín Manduley es Libertad o viceversa


Por: Celia del Carmen Hernández Arias

La ciudad de San Isidoro de Holguín cuenta con grandes próceres independentistas cuya obra es necesario rescatar, es uno de ellos Rafael Manduley del Río. Sin embargo, si pregunta donde está la calle que lleva su nombre seguramente que la mayoría de los vecinos pensarán que está usted loco o que sencillamente nunca ha vivido aquí; por eso le aconsejo que en lugar del nombre de Manduley pregunte por la que llamamos calle Libertad y cualquiera le dará la respuesta más explícita sobre cómo llegar a ella. Sin duda, constituye una falta el hecho de no conocer que una de las calles que atraviesa nuestra ciudad, donde seguro muchas veces se ha parado a conversar y hasta tomarse un café en “La Cubita”, lleva por nombre Rafael Manduley del Río.

En esa misma arteria, nació el héroe que le dio nombre, el 28 de octubre de 1856, trescientos sesenta y cuatro años después de que Colón pisara tierra holguinera. Hijo de don José Manduley Pupo y doña María de los Ángeles del Río, natural de Santiago de Cuba, Manduley, coronel del Ejército Libertador, fue uno de los grandes caudillos con que contó nuestro territorio.

Fue invitado expresamente por el General Antonio Maceo a participar en el Parlamento de Bijarú, donde se discutió con los patriotas asistentes la forma de gobierno que debía adoptarse para la Revolución. El Coronel Manduley fue nombrado jefe del Estado Mayor del Segundo Cuerpo de Ejército, al mando del General Masó, y fue delegado a la Asamblea Constituyente de Jimaguayú, donde fue elegido vicepresidente.

Fue Procurador Público, puesto desde donde logró alcanzar la más alta consideración del foro holguinero y de toda la sociedad.

El 28 de mayo de 1890 contrajo matrimonio con doña Teresa Castellanos de Feria, hija del Coronel de la Guerra del ‘68 César Castellanos Fuentes. Doña Teresa era nieta de los esposos Feria Garayalde y sobrina de los patriotas Ladislao, Florentino, Diego y Luis de Feria.

Rafael Manduley no aceptó el cargo de Gobernador Civil de Oriente y en 1896 fue designado Sub-Secretario de la Guerra, ocupando en ese año la Secretaría de Guerra por sustitución.

En 1900 fue electo por la Junta Provincial de Escrutinios de Santiago de Cuba como Delegado a la Convención Constituyente. Luego sería postulado para los cargos de la Cámara de Representantes en la campaña comicial de 1904, en la que se efectuaron comicios el 28 de febrero para la renovación de la Cámara donde el Consejo Provincial se organiza en la Coalición Oriental Independiente y el partido Liberal representó esta candidatura, en la que Manduley obtuvo 10 mil 489 votos. El Partido Liberal Histórico fue representado en Oriente por este holguinero, quien fue reconocido más tarde como jefe de Oriente. De hecho, en 1908 fue electo Gobernador de Oriente por los liberales.

En 1912, la división provocada por los liberales cedió el territorio a los conservadores y Manduley perdió el Gobierno Civil de Oriente. Para 1920, el ex Gobernador y Coronel Rafael Manduley del Río, fue derrotado por el líder del liberalismo manzanillero Carlos Bertot Masó.

En la madrugada del 17 de julio de 1924, murió en Santiago de Cuba, rodeado de sus seres queridos y familiares, el ejemplar patriota holguinero. Los Caballeros de San Isidoro se hicieron representar en el entierro del Coronel Manduley por el prestigioso sacerdote cubano Dr. Miguel Ángel Portuondo.

Resulta inadmisible, entonces, que de tan ilustre caballero no se conserve siquiera su morada, la cual radicaba en la calle que lleva su nombre, con el número 178, donde se encuentra la textilería “Lidia Doce”, construida en 1960, luego de demoler totalmente lo poco que quedaba de la casa de Manduley. Actualmente, solo se conserva una tarja, que no se encuentra ubicada dentro de los límites de la textilería.


Según testimonios de personas que viven allí hace casi 50 años, de la casa solo quedaba la fachada. Así lo corrobora el periódico ¡Ahora! en el artículo “Solo una placa”.

No hay dudas de que la actual calle Libertad guarda su historia, porque fue escenario del quehacer continuo del ilustre caballero Rafael Manduley del Río.

LO MAS POPULAR DE LA ALDEA