ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

15 de marzo de 2017

Calixto García. Biografía. 104



1898
Julio 17
Los norteamericanos toman posesión de Santiago
El Ejército americano prohíbe la entrada al Ejército cubano a Santiago.


A pesar de la comunicación de 16 de julio en la que Shafter le dice a Calixto que no debe entrar ninguna tropa a Santiago, el 17 entró el obeso general americano a la ciudad seguido de tropas y música americana y personalmente tomó posesión de la plaza que en esos momentos estaban abandonando los españoles. Los cubanos estuvieron fuera de esa toma de posesión.
Y efectivamente, ocupada la plaza de Santiago por el Ejército americano, éste dejó a las autoridades españolas y prohibió la entrada al Ejército cubano. R. H. Davis en “The Cuban and Porto Rico Campaigns” dice: “Shafter desobedeció las órdenes de Miles, se querelló con Sampson, injurió a García”. Afirma Collazo que Shafter dijo al general Demetrio Castillo: “Esta es una tierra americana conquistada por nosotros”.

Muchos mambises consideraban que debían entrar a Santiago a la fuerza.
Carta de Calixto a Shafter

Tamaña noticia circuló rápida y profusamente por los campamentos cubanos. Decía Shfater que impedía la entrada de los cubanos para evitar que estos tomaran represalias… Muchos eran del criterio que debían entrar en Santiago a la fuerza. Solo el inmenso prestigio del general García pudo dominar la justa indignación del ejército. Él, entonces, escribió un formidable documento, su famosa carta a Shafter, que revela el carácter del general: “Formamos un ejército pobre y harapiento, tanto como fue el de vuestros antepasados en la lucha por su independencia: pero, a semejanza de los héroes de Saratoga y de Yorktown, respetamos demasiado nuestra causa para mancharla con la barbarie y la cobardía”.

Después de la carta a Shafter y toda vez que el Consejo de Gobierno lo había colocado bajo órdenes del Ejército americano, Calixto renuncia a su cargo de Lugarteniente General del Ejército Libertador.

Inmediatamente después de escrita la carta a Shafter, el general García, toda vez que el Consejo de Gobierno lo había colocado bajo las órdenes del ejército americano, presenta la renuncia de su cargo como protesta del acto injusto cometido por Shafter. A Máximo Gómez le dice: ”En cumplimiento del acuerdo del Consejo de Gobierno, de que los generales del Ejército Libertador siguieran y ejecutaran los planes de los generales americanos en campaña, contribuí a la ejecución del plan de campaña sobre la ciudad de Santiago, que ha dado por resultado la rendición  de esa ciudad. La actitud adoptada por el Mayor General Shafter, en todo lo relativo a la capitulación, no dándonos intervención en ella, como jefe de las fuerzas aquí reunidas, la forma en que han ocupado los americanos la ciudad, no permitiendo la entrada de fuerzas libertadoras y ni aún la de un simple oficial, a menos que entrara desarmado: el hecho de nombrar autoridades y empleados que estaban con el gobierno español en unos casos y en otros la de dejar a las mismas autoridades que existían bajo aquel gobierno, la notificación que han hecho de que ocuparan otras poblaciones en Oriente, en la misma forma vejaminosa para nosotros, y otros muchos hechos que han ocurrido y que nos colocan a los miembros del Ejército Libertador en una actitud anormal; más que anormal, ridícula, me obligan a presentar a usted mi renuncia con el carácter irrevocable, pues no estoy dispuesto a seguir obedeciendo las órdenes y cooperando a los planes del Ejército americano y no quiero que se diga que desobedezco las órdenes de mi gobierno”.
Contesta de Shafter a la carta de Calixto.

Shafter contestó la vibrante y sentida carta del general con un documento seco en el cual, para exonerarse, vierte toda la culpa de su incorrecto proceder sobre el gobierno de su país: “Siento, en extremo, que usted se haya considerado agraviado en lo más mínimo. Esta guerra tiene lugar entre los EE.UU. y España, y está fuera de toda duda que la rendición de Santiago fue hecha al Ejército americano. Yo no puedo discutir la política del gobierno de los E. U., al querer que continúen en sus puestos personas que los ocupan. Le remito copia de las instrucciones del Presidente, las cuales resuelven cualquier dificultad que pueda suscitarse en el gobierno de este territorio mientras esté ocupado por el Ejército de los EE.UU.”.
Calixto ordena a sus hombres que salieran para el interior de Oriente
Mientras le aceptan la renuncia, el general García ordena a sus hombres que salieran para el interior de Oriente, pues, dice “aún quedan españoles a quienes combatir”.