LO ÚLTIMO

La historia de LOS CHINOS que le dieron nombre al famoso agromercado holguinero

15 de marzo de 2017

Calixto García. Biografía. 89



Una maliciosa propaganda  acusa a Calixto de aspirar a la presidencia de la República de Cuba en Armas




Los Representantes a la Asamblea de La Yaya comienzan los comicios. Durante ellos se desata una maliciosa propaganda que acusa a Calixto de aspirar a la presidencia de la República en Armas. Finalmente quien salió electo Secretario de la Guerra, José Braulio Alemán le escribió a Máximo Gómez una carta en la que le da cuentas del supuesto complot, dice: “La Representación oriental capitaneada por Collazo pretendió implantar Cámara Legislativa, Alta Corte de Justicia y otros organismos que hubieran muerto a la Revolución y restado al Ejército sus mejores elementos… Había en Collazo, Hevia, Fernández de Castro, Rodríguez Fuentes, Rondán, Padró y el mísero Torriente la idea de elevar a Presidente de Gobierno y también a Jefe del Ejército, con facultades dictatoriales, a Calixto García”.
José Miró Argenter a Gómez: “Se trata de quitarle a usted la jefatura del ejército, bien sea para colocar en ese puesto a Calixto García, bien para elevar a este a la Presidencia del Gobierno con facultades dictatoriales”
Calixto: “Mientras dure la guerra sólo seré soldado, y el día que esta acabe, quiera Dios que no me dé la chifladura por pretender presidencias”
Otro tanto le informa a Gómez el general José Miró Argenter: “Se trata de quitarle a usted la jefatura del ejército, bien sea para colocar en ese puesto a Calixto García, bien para elevar a este a la Presidencia del Gobierno con facultades dictatoriales y mando supremo de las armas… a este respecto recomiendo a usted que haga porque se vean conmigo esos representantes, (los que van a la Asamblea por el centro y occidente), antes de constituirse la asamblea, a fin de que unidos todos, podamos plantear la batalla”[1]. (En su correspondencia particular, Calixto niega haber estado vinculado en esta conspiración y afirma categóricamente que nunca deseó el cargo de Lugarteniente, Presidente o General en Jefe y que el rumor solo tiene objetivos perversos. Antes le había escrito a Estrada Palma, sin moderación política alguna: “que poco me importa que en esta asamblea se eligiera a Cisneros Betancourt o a Masó”. Y todavía antes, cuando se iniciaba la mala propaganda, escribió el general a Estrada Palma: “Mucho me ha hecho reír lo que dicen por ahí, de que yo trato de sustituir al marqués, visión que Vd. tratará de demostrar. ¡Yo presidente! ¡Y con las facultades que éste tiene! ¡Primero quiero ser Prefecto de Bijagüal! Mientras dure la guerra sólo seré soldado, y el día que esta acabe, quiera Dios que no me dé la chifladura por pretender presidencias”.)



Anterior   Siguiente




[1] Estudios recientes señalan que en La Yaya confluyeron tres opciones de poder. La primera y mayoritaria, representada por el Tercer, Cuarto, Quinto y Sexto Cuerpos, abogaron para que Máximo Gómez fuera electo General en Jefe y Secretario de la Guerra. La segunda, defendida por representantes del Primero y Segundo Cuerpos, querían concederle el cargo de General en Jefe y Presidente de la República a Calixto García, además de reactivar la Cámara de Representantes como máxima instancia legislativa, que se haría acompañar de una Corte de Justicia. Y la tercera opción, planteada por los antiguos miembros del Consejo de Gobierno (en crisis con Gómez), aspiraban a concederle a Calixto García la dirección del Gobierno, pero manteniendo las prerrogativas y estructura de la entidad. (Dice Calixto posteriormente refiriéndose a las acciones de los civiles: “se ocupan de los militares porque tenemos el pueblo detrás”).