LO ÚLTIMO

Las esculturas funerarias del cementerio municipal de Holguín, CUBA

4 de marzo de 2017

Las nuevas investigaciones (2006-2009), investigadores e instituciones que participaron



El riquísimo material encontrado en Chorro de Maíta permaneció en conservación hasta que se le pudieran hacer los estudios que merecía. Y esa oportunidad llegó gracias a la colaboración de Roberto Valcárcel Rojas con destacadas instituciones y especialistas cubanos e internacionales.
 
La primera en apoyar al “Chorro” fue la Dra. Corinne Hofman, quien disertó del lugar en su tesis doctoral como parte de los trabajos del Grupo de Estudios del Caribe, de la Facultad de Arqueología de la Universidad de Leiden, Holanda, y del proyecto VICI Communicating Communities dirigido por Corinne Hofman y sostenido por Netherlands Foundation for Scientific Research.
Entonces se acordaron hacer nuevos trabajos de campo que se desarrollaron a partir del año 2006 como parte del proyecto territorial de investigaciones “El Chorro de Maíta. Registro del espacio arqueológico”, y se continuaron a partir del 2008 y hasta el 2011, dentro del Proyecto territorial de investigación “Contacto hispano aborigen en El Chorro de Maíta”, ambos dirigidos por Roberto Valcárcel Rojas y ejecutados por personal del Departamento Centro Oriental de Arqueología, del Centro de Investigaciones y Servicios Ambientales y Tecnológicos de Holguín (en lo adelante CISAT), usando financiamiento del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medioambiente de Cuba (en lo adelante CITMA).
 
En el año 2007 los trabajos de campo y aspectos de la investigación de los materiales incorporaron la colaboración de un equipo de investigadores norteamericanos dirigidos por el Dr. Vernon James Knight, del Departamento de Antropología de la Universidad de Alabama, EUA, e integrado por arqueólogos de esa institución y además de la Universidad de Mississippi, de la Universidad de West Florida, y de la Universidad Estatal de Pennsylvania. Dicha colaboración se consiguió gracias a un convenio de trabajo entre el
Departamento de Antropología de la Universidad de Alabama y el CISAT, con apoyo económico de National Geographic Society Committee for Research & Exploration. La colaboración incluyó, además, talleres de capacitación en temas de investigación cerámica y arqueología ambiental y estudios financiados por la Fundación Christopher Reynolds.
Los trabajos de campo realizados durante los años 2007 y 2008 ampliaron la prospección del sitio, que se había iniciado en el 2006, y permitieron la excavación de espacios domésticos en tres áreas diferentes. Esos fueron realizados bajo la dirección de Roberto Valcárcel Rojas, A. Brooke Persons (estudiante de doctorado de la Universidad de Alabama) y Vernon James Knight, y con el apoyo del Dr. John W. O'Hear (Universidad de Mississippi).
En el año 2008 y como parte de la colaboración con la Universidad de Alabama, se iniciaron estudios paleobotánicos bajo la dirección de la Dra. Lee A. Newsom (Universidad Estatal de Pennsylvania; Penn State University).
En 2009 se hicieron nuevos trabajos de campo realizados por Valcárcel Rojas con el fin de precisar detalles de la distribución del material arqueológico.
Los aspectos biológicos fueron investigados por un equipo del Grupo de Estudios del Caribe de la Universidad de Leiden, Holanda, bajo la dirección de Corinne Hofman, durante los años 2007 y 2010, como parte de un convenio de cooperación entre la Facultad de Arqueología de la Universidad de Leiden y el CISAT de Holguín.
Un nuevo estudio de toda la colección de restos humanos fue realizado por la Dra. Darlene Weston. Ese aportó, entre otras informaciones, una nueva identificación de edades y sexo, que fue usada por los investigadores doctorales Jason Laffoon, Anne van Duijvenbode y Hayley L. Mickleburgh, en los estudios de origen territorial, deformaciones craneanas y aspectos dentales, respectivamente.
Un estudio tafonómico fue desarrollado por el Dr. Menno Hoogland, con la colaboración de Valcárcel Rojas. Para estas labores se contó con el financiamiento del proyecto Communicating Communities dirigido por Corinne Hofman.
Los estudios de material cultural, sobre todo en una amplia gama de evidencias indígenas, fueron realizados por Valcárcel Rojas con la colaboración de personal del Departamento Centro Oriental de Arqueología (en lo adelante DCOA) como parte de los proyectos “El Chorro de Maíta. Registro del espacio arqueológico y Contacto hispano aborigen en El Chorro de Maíta”.
La investigación de restos de fauna fue ejecutada, también dentro de estos proyectos, por la investigadora Lourdes Pérez Iglesias, de la institución antes mencionada. Para el caso de los objetos europeos, particularmente de la cerámica y el vidrio, se tuvo la colaboración de los investigadores Roger Arrazcaeta y Lisette Roura, ambos especialistas del Gabinete de Arqueología de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, (en lo adelante OHCH).
La identificación de algunos otros objetos implicó un amplio enfoque arqueométrico e incluyó estudios bajo la dirección de la especialista Ariadna Mendoza Cuevas en el Gabinete de Arqueometría de la OHCH, para el caso del azabache. Asimismo la perspectiva arqueométrica hizo estudios de residuos en vasijas de cerámica, bajo la dirección de Vernon J. Knight. La identificación de un textil, coral y ámbar, fue hecha por Lee A. Newsom y el Dr. Rusell Graham, como parte de un acuerdo de colaboración de la Universidad Estatal de Pennsylvania con el CISAT de Holguín.
En esta dirección, la acción más amplia fue un estudio de arqueometalurgia desarrollado por el Dr. Marcos Martinón Torres (University College London) y Valcárcel Rojas, con la colaboración de otros distintos investigadores. Para ellas se usaron las facilidades que ofrecieron los laboratorios de Ciencias Arqueológicas Wolfson, del Instituto de Arqueología de University College London, Inglaterra, hechas inicialmente como parte de una beca que otorgaron a Valcárcel Rojas y supervisada por el Dr. Thilo Rehrem. En una segunda etapa se amplió gracias a los Laboratorios del Centro de Investigación y Restauración de los Museos de Francia, e incluyó una comparación con materiales de diversas partes de Cuba. Todas estas labores anteriormente relacionadas usaron el apoyo económico de European Unión EU-Artech Programme y del proyecto Communicating Communities.
Un estudio de la cronología de ocupación del sitio y uso del cementerio fue desarrollado a partir de fechados por Carbono 14 y AMS, conseguidos gracias al apoyo de Vernon J. Knight (National Geographic Society Committee for Research & Exploration), Corinne  Hofman (Proyecto Communicating Communities), Maja Bauge (Fundación Kon Tiki, Noruega), y de un proyecto de datación del cementerio diseñado por la Dra. Alex Bayliss (English Heritage, Inglaterra), Valcárcel Rojas y Thilo Rheren (2005), y financiado por NERC/AHRC, Inglaterra.
En la línea de investigación histórica se pudo contar con datos aportados por el Dr. John E. Worth, miembro del grupo de trabajo de Vernon J. Knight, a partir de búsquedas documentales en el Archivo General de Indias, en España.
De modo independiente Valcárcel Rojas localizó y revisó documentación histórica en ese mismo archivo, y en colecciones documentales publicadas y en textos antiguos en la Escuela de Estudios Hispanoamericanos en Sevilla, con el apoyo del proyecto Communicating Communities. El mismo investigador realizó búsquedas documentales en el Archivo Nacional de Cuba, en La Habana, y trabajó con fuentes publicadas en la Biblioteca Nacional de Cuba y en la Biblioteca del Archivo Nacional de Cuba.