ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

CONVERSANDO SOBRE EL ENTRAMADO URBANISTICO DE HOLGUIN

6 de marzo de 2017

Calixto García. Biografía. 57


1880, Agosto 11
Preso en La Habana





En el vapor “San Francisco de Borja” trasladan al prisionero Calixto García desde Manzanillo a La Habana. El Comandante del apostadero de La Habana por indicación del Capitán General, dispuso que Calixto y sus compañeros fueran situados bajo custodia en el buque que los llevó surto en la bahía de La Habana.
Asimismo el Capitán General informa a los carceleros del Calixto que por encargo especial suyo le guardasen al preso todo género de consideraciones, incluso dándoles su mesa y que debe ser así hasta el día en que pasaran al vapor "Méndez Núñez” para su conducción a la Península.
Reencuentro con doña Lucía
En su calabozo de prisionero el general García puede abrazar a su madre Lucía y a sus hermanas Leonor y Rosario. Allí también lo visita Manuel Sanguily. Cuando el general le da un apretado abrazo le dice al oído que su acertado vaticinio de Nueva York se cumplió. Le pregunta Sanguily si le habían cogido prisionero. Responde el general: “somos presentados, porque todos los cubanos nos han engañado”.
1880, Agosto 15




En varias ocasiones fueron a bordo del “San Francisco de Borja” el mismísimo Capitán General y el Comandante del apostadero naval a conversar con el legendario mambí. Estas autoridades informaron a sus superiores en la península “que la  conducta a bordo del prisionero ha sido decorosa y circunspecta, habiéndose mostrado agradecido al trato y consideraciones de que él y sus compañeros han sido objeto”.
Nuevamente preso hacia España
Pero aún así, el Capitán General español dispuso la salida de Calixto lo más rápidamente posible hacía España "…atendiendo á su influencia e importancia entre los de ideas separatistas…”                                      
En 15 de Agosto de 1880 salieron los presos en el primer buque correo que partió hacía  España, el “Méndez Núñez”. Le acompañaban sus compañeros de infortunio, Brigadier Modesto Fonseca, Juan Soto, Juan Espinosa y Juan Moncada. Como escolta iba el Coronel español que desempeñaba las funciones de Teniente Coronel de Estado Mayor de Plaza, Manuel de Jesús Tejera y Penson. 
1880, Agosto 15
Preso nuevamente, el general García vuelve a emprender el camino doloroso del cautiverio[1].
Versos de Martí en una libreta de la hija de Calixto
Al conocer la detención en Cuba de Calixto García, Martí escribió unos versos en una libreta de Leonor, la hija mayor del patriota:
Leonor: ¿lo ves? Los pies ensangrentados,
rota la frente, el alma en cruz pasea,
rugen sus pensamientos agitados,
como la mar que contra el barco olea,
y con alas de sangre, el aire corta,
pura, sombría, absorta,
rumbo al cielo !oh dolor! la gran idea.
Leonor: ¿lo ves? Pero si en hora oscura
sobré los muertos generosos gime,
y entre enemigos hierros sufre al cabo
ese dolor sublime,
de llevar sobre el hombro a un pueblo esclavo,
si desde el alta solitaria proa,
en el aire, cargado de tormenta
vierte las suyas, nuestra infamia cuenta
los patrios males y los propios llora:
¿Qué te importa, Leonor? Cuando a ti vuelva
lo enlazarán tus brazos, como enlaza
en medio de la selva,
al viejo tronco erguido,
por el rayo violento sacudido,
              ¡la fragante, la dulce madreselva!.
Avisan las autoridades a Santander sobre la importancia del preso que llegará a esa
Mucho antes de la llegada del vapor “Méndez Núñez” a Santander, que era su puerto de destino, las autoridades de esa ciudad fueron avisadas de la calidad e importancia del preso que llevaban.



Anterior   Siguiente

 




[1] El historiador Constantino Pupo y Aguilera en su libro “Patriotas Holguineros”, publicado en 1956, reproduce una carta que atribuyó al Capitán General Ramón Blanco. Aunque en el texto no se señala la fuente, es conveniente reproducirla pues en esencia nos parece auténtica y refleja el respeto del general Blanco hacia Calixto García.
“Esta desnudo, descalzo y muy enfermo. Lo he tratado cariñosamente, alojándolo en el Borja, en el correo del quince lo envío para la península. Me parece un caballero en todo y es al mismo tiempo un hombre muy simpático. No ha querido tomar ni un céntimo, a pesar de habérselo yo ofrecido en particular, en calidad de préstamo. Al gobierno le digo que lo deje en libertad donde quiera, es la única excepción, que he hecho”.