LO ÚLTIMO

La historia de LOS CHINOS que le dieron nombre al famoso agromercado holguinero

4 de enero de 2017

Parque Calixto García: de las Romerías de Mayo al Nuevo Milenio




Las Romerías  de Mayo tienen su origen en la antigua fiesta cristiana que cada 3 de mayo celebraban los católicos en gran parte del mundo. En Holguín cobró auge después que el freile Bartolo Alegría, en 1790, colocó  una gigantesca cruz de madera en la cima del Cerro Bayado, la mayor elevación de la ciudad que a partir de entonces fue rebautizada como Loma de la Cruz.


…y el pueblo acudía, fervoroso, a la cima de la Loma cada día 3 de Mayo.

Con el surgimiento de nuevas tradiciones en el siglo XX, las Romerías fueron desapareciendo en la ciudad hasta que la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Holguín decidió rescatarla, conjugando cada año tradición y modernidad en un gran muestrario que tiene de protagonista a los jóvenes que desde los más diversos lugares del país traen a la ciudad lo más representativo de la cultura nacional e internacional.
Bajo el lema “Porque no hay hoy sin ayer”, en cada nueva edición las Romerías de Mayo encuentran mayor respaldo de delegaciones de otros países, por lo que está en vía de lograr su aspiración de convertirse en Festival Mundial de Juventudes Artísticas. Entre el 2 y el 8 de mayo de cada año, esta fiesta reúne a intelectuales en eventos teóricos y a cultores de todas las manifestaciones en un amplio programa que comienzan el día 2 con el hermoso desfile de coches tirados por caballos que sale desde el Parque  o zonas aledañas hasta el Bosque de los Héroes, en los alrededores de la Plaza de la Revolución Calixto García, en donde a las doce de la noche se realiza el concierto Pre-Romerías y al día siguiente, en la mañana, se celebra el desfile inaugural, que parte desde la zona moderna de la ciudad hasta el Parque, en donde se concentra el pueblo de Holguín para darle la bienvenida a los participantes y para disfrutar de una hermosa gala artística y, además y quizás lo más importante, para desde allí acompañar a los romeros en el traslado de El Hacha de Holguín, referencia insoslayable del pasado aborigen y actual símbolo de la provincia, hasta la cima de la Loma de la Cruz.
En la loma continúa la fiesta y el intercambio entre  todos los asistentes hasta el día 8 por la noche, cuando llevan El Hacha de Holguín nuevamente al Parque y de allí la trasladan al edificio más alto de la parte nueva de  la ciudad, donde siembran un árbol para que continúe creciendo esta tradición en la que el Parque y su entorno han ido ganando en protagonismo, sobre todo entre 1999 y el 2010 que fueron los años durante los que el Teatro Suñol estuvo cerrado por graves problemas constructivos.
El parque, además, tuvo el privilegio reunir a cientos de persona el 31 de diciembre del  2000 para celebrar la cena de fin de año, que además era del fin de siglo y hasta de milenio. Esa noche por primera vez se izó una gigantesca bandera cubana justo a la media noche, y así se ha seguido haciendo cada 31 de diciembre.
En estos primeros años del siglo XXI el centro urbanístico sigue recibiendo transformaciones, entre ellos un muy polémico boulevard construido en la calle Libertad, desde Luz y Caballero hasta Agramonte. Y en el parque se siguen celebrando nuevos eventos culturales, entre ellos la Feria Internacional del Libro que junto a otros ya tradicionales como la Semana de la Cultura, Cubadisco o la Fiesta de la Cultura Iberoamérica,  confirman el poder de convocatoria y el ímpetu de esta ciudad que se ha convertido en una de las plazas culturales más importantes de Cuba.
En  el empeño de seguir consolidando el desarrollo integral  de la llamada Ciudad de los Parques, de  convertirla en un foco de atracción para el turismo y preservar los valores patrimoniales e identitarios que atesora, los diferentes organismos del estado priorizan el entorno alrededor del parque. En el presente allí resaltan el Museo Provincial La Periquera,  Monumento Nacional; el teatro Comandante Eddy Suñol; el cine Martí; el Fondo Provincial de Bienes Culturales; el Teatro Guiñol; el Centro Provincial de Artes Plásticas y el de Artes Escénicas; la Casa de la Trova El Guayabero; la librería Pedro Rogena, y la Biblioteca Provincial Alex Urquiola, las sedes del Teatro Lírico Rodrigo Prats y la Compañía Codanza, por solo destacar algunas de las más importantes instituciones que tienen en ese espacio abierto que es el Parque Calixto García, un escenario natural.
Entre  las medidas para  conservar sus valores y enriquecer sus propuestas culturales se eliminaron las rutas de ómnibus y la circulación de vehículos que  puedan causar daños a esta zona, el fomento de espacios para peatones y turistas como el Boulevard de la calle Libertad y la cercana Plaza de la Marqueta; así como la realización  de actividades de restauración y conservación a los inmuebles.
A este hermoso parque- que forma parte del Sistema de Plazas, parques y plazuelas que en el 2015  fue declarado Zona de Protección por la Comisión Nacional de Monumentos, se le comenzó a realizar una profunda intervención ante el estado de degradación que presenta, se dice que esa le devolverá el esplendor que adquirió en la década de 1950, cuando fue transformado a la imagen que ha llegado a nuestros días. Al proyecto se le han añadido algunos elementos artísticos funcionales tomados del diseño colonial que tuvo a mediados del siglo XIX como un motivo de recrear su rica historia, como las columnas que sostenían las verjas antiguas y el diseño de la reja para proteger las jardineras de su contorno, así como las fuentes que antes poseyó para regar sus jardines.

Así están quedando los bancos del Calixto García
 
Se hace énfasis en reconstruir los bancos de acuerdo con sus características originales, es decir, de granito fundido in situ de unos 27 metros de largo, siendo los del Calixto unos de los más grandes del país.
Para impedir las afectaciones ocasionadas a los pisos por los árboles, se están sembrando ficus nevados, de raíces más profundas y de mayor belleza por sus hojas matizadas, y a las jardineras se le adiciona muros verticales de protección que evocan las rejas coloniales. En el 2016 se inició una segunda fase, que incluye la plazoleta central, con bancos circulares, piso también de granito y donde se encuentra la estatura del Mayor General Calixto García, símbolo de una ciudad que ama y defiende los valores más genuinos de la patria.