ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

9 de enero de 2017

Centro Comercial de Holguín - EVOLUCION HISTÓRICO-ARQUITECTÓNICA DEL CENTRO COMERCIAL TRADICIONAL DE HOLGUÍN. (Parte XI)




 
Libertad no. 213, El Encanto: Construcción racionalista de tres niveles, inaugurada en 1953, (en 1957 era Libertad 141)
En 1959 esa cadena ya tenía 70 años de existencia en Cuba. Pertenecía a  Solís Entriago y Compañía S. A. y en Holguín era su agente Andrés  M. Torres y Compañía. Antes de edificarse el edificio había sido una casa de vivienda y además comercio del tipo de quincalla llamado “Casa Aladino”.

Cuando el capitalismo en Cuba cobra mayor auge llegan hasta la ciudad importantes firmas comerciales tanto nacionales como  extranjeras. Así abren sus puertas en Holguín: “El Encanto”, “Sears”, “Wolwords”, entre otras. Los viejos y transformados edificios coloniales que servían de comercios fueron derrumbados y en su lugar se fabricaron otros modernos establecimientos de hasta cinco plantas. En esos casos, por lo general, las dos primeras plantas se dedicaban a tiendas con ventas por sistema por departamentos y los niveles superiores a uso habitacional.
Un ejemplo de la transformación de los viejos edificios holguineros en otros modernos para uso del comercio:
 
La mitad de esta casona colonial holguinera se demolió para construir un moderno edificio donde se instaló la tienda Komodidad, la otra mitad aún está en pie
 
Libertad no. 217, Tienda Trasval, Heladería Guamá y vivienda por Luz Caballero: Edificio Betancourt, construcción racionalista edificada durante la década del 50 del siglo XX, tras demolerse la parte que ocupaba la fábrica de bastidores y camas plegables La Industrial, de Virgilio Fernández Aja, que formaba parte de la construcción colonial del siglo XIX que aún se conserva por Luz Caballero esquina a Miró, para entonces propiedad de la familia  Fuentes y también residencia del comerciante  Waldo Betancourt. Inaugurado en 1957, albergó los comercios Mónaco y Komodidad.

Los nuevos edificios eran de estilo Racionalista pero se integraban perfectamente al anterior entramado urbano porque, en el caso de los que se levantaron alrededor de las plazas, mantuvieron la portalería y altura promedio de la trama. Fabricados con hormigón armado y paños de cristal en la fachada, lo que permitía apreciar los productos de venta desde el exterior, les colocaban anuncios metálicos con iluminación eléctrica, lo que permitía destacarlos durante la noche. Estos, además, poseían sistema climatizado (aire acondicionado) y algunos música indirecta, todo lo cual les proporcionaba el confort que exigía la clase de mayores recursos económicos que era, lógicamente, quien podía pagar los productos de  importantes firmas cubanas y extranjeras que se ofertaban en ellos. 

En la foto se aprecia un ejemplo de la transformación arquitectónica de los alrededores del Parque Calixto García: Observe donde pacientemente esperan los dos caballos, los arcos de medio punto del viejo edificio donde luego construyó la tienda de la cadena “Sears”, actual Hanoi.
 
Libertad no. 179, Comercio Hanoi: Fue construido en la década del 50, siglo XX, en estilo racionalista, de concepción moderna, la parcela que se extiende a la calle del fondo (Miró) se ocupó con almacenes y oficinas. Fue una de las primeras tiendas concebida por departamentos para el comercio Sears  Roebuck and Co., S.A.,  Surcursal en Holguín, que además poseía una cafetería y un piso intermedio o mezanine. El inmueble anterior a este era la vivienda familiar de Pedro Rodríguez Fuentes, también se reporta en ese espacio la existencia de una pequeña papelera con el nombre “La Pluma de Oro”.
 

De los nuevos edificios comerciales levantados en Holguín en la década de 1950 destacaron “La Época” y “El Encanto”, ambos inaugurados en 1953;  “Sears” (Hanoi);  “Niquels” (1959);  “Edificio Betancourt” (1957) que fue ocupado por Mónaco (tienda Trasval) y Komodidad (entonces una colchonería y ahora heladería); “Mueblería Escobar” (La Amistad); el “Banco Continental” (actualmente Internacional) y el “Banco Agrícola e Industrial” (BANDEC), por citar algunos de los más importantes. 

Maceo esquina a Aguilera, Banco BANDEC: Edificio racionalista, construido en 1942 para Banco Agrícola e Industrial, entidad que lo poseía para 1959 (Maceo 74). Anteriormente había sido una bodega de Nicolás Besil, llamada “El Cedro”. En la planta alta funcionaban otras dependencias como era el Bufete del Dr. Carlos D´Espaux Martínez, abogado y Registrador Mercantil.
Frexes esquina a Máximo Gómez, Por Máximo Gómez no. 276, edificio El Niquels: Inaugurado en 1959, de los edificios de apartamentos de Holguín construidos antes de 1959, este es el más moderno.La primera y segunda plantas estaban ocupadas por una tienda por departamentos y hacia el lateral, por Frexes, una cafetería.
Anteriormente en ese lugar había existido un viejo caserón que se explotaba por medio del juego y billares, propiedad de la familia Palomo. Es famosa la anécdota que cuando se construía el nuevo edificio se encontró una botijuela con monedas de oro.
 
Libertad no. 171, Notaría Especial MINJUS, anteriormente Bufete Internacional: Bellísima construcción colonial afectada por el incendio provocado por el ataque y sitio a la ciudad en 1868 y reconstruida posteriormente por su propietario don Andrés García Bárcenas. Desde 1900 funcionó allí el hotel Isla de Cuba, famoso por su comida, bajo la propiedad de diferentes dueños, uno de los más conocidos fue José Trueba. En 1959 el inmueble estaba numerado con el 101.

Entonces (década de 1950) era tracción de las familias residentes en la ciudad los paseos nocturnos domingueros hacia el parque Calixto García a escuchar la retreta y a contemplar las vidrieras de los comercios circundantes, que exhibían sus ofertas y atractivos adornos de Navidad en el mes de diciembre, juguetes para el Día de Reyes (6 de enero) o para las Ferias de Abril dedicadas al Patrono de la Ciudad (San Isidoro, 4 de abril). También era tradición de las tiendas exhibir en sus vidrieras las fotos de las carrozas premiadas y de la Reina y Damas de Honor durante el Carnaval.
Después de 1930 el comercio holguinero ocupó una gran área, comprendida por las calles Cables al sur hasta Garayalde al norte y de este a oeste, desde la de Morales Lemus a la de Máximo Gómez.
Dentro de esa área se encuentran los tres parques centrales: Calixto García, Peralta, Céspedes y además la Plaza del Mercado, además las calles que los comunican entre si, aunque en las principales vías holguineras, Libertad y Frexes, los comercios se extendían a todo lo largo.
 
Otras zonas de interés comercial fueron las cercanas a las vías de comunicación, así las entradas por carretera a la ciudad y cercanas a las estaciones de pasajeros de los ferrocarriles del norte y del sur (Central y de Holguín y Gibara), a  cuyos alrededores se edificaron almacenes, bodegas, industrias, bares, cantinas y otros servicios especializados, como la venta de autos.
Significa lo anteriormente dicho que el proceso de expansión urbana de Holguín no cambió la concepción de tiempos de la colonia de centralizar todo lo de valor frente al parque García. (Con la excepción de los repartos Pueblo Nuevo y Vista Alegre, que tuvieron una pequeña infraestructura urbana, en ninguno de los otros repartos hubo zonas de interés comercial.


Anterior Siguiente