ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

9 de enero de 2017

Centro Comercial de Holguín - EVOLUCION HISTÓRICO-ARQUITECTÓNICA DEL CENTRO COMERCIAL TRADICIONAL DE HOLGUÍN. (Parte IX)



A partir del 1900 el centro comercial se fue ampliando debido al acelerado desarrollo económico y demográfico tras el término de la Guerra de Independencia y las inversiones de capital norteamericano en el territorio.
Se abrieron nuevos comercios, talleres, servicios, bufetes de abogados, clínicas y gabinetes médicos, estudios de ingenieros y agrimensores y un número considerable de farmacias y sociedades como El Liceo, el Club Atlético y El Alba. Ahora, además de los ya tradicionales, surgen nuevos puntos de interés en el Centro Histórico holguinero.
Los comercios y servicios, la principal actividad económica de la urbe, eran explotados al máximo y se mantenían abiertos a toda hora. En 1910 los dependientes de los mismos lograron cerrarlos los domingos y días festivos, obviamente no sin la protesta de sus dueños, encabezados por el peninsular Saturnino García Zaballa. Éste aludía, para no cerrarlos, que los “guajiros” [campesinos] solo visitaban la ciudad los domingos. (García Castañeda1955: 35) 
La protesta de los dependientes consiguió que los comercios nada más permanecieran abiertos hasta las 8 de la noche, excepto los sábados y víspera de días festivos en que podían realizar ventas hasta las 11 p.m.  

Desde 1868 habían surgido los gremios por oficios, y ya muy entrado el siglo XX, la clase obrera con el interés de protegerse en un régimen social donde imperaba la propiedad particular de la clase poseedora de la economía nacional, se congregó en sindicatos de obreros, surgiendo estos en las distintas ramas, entre esas la del comercio que se forma  después de la caída de Machado, adherido a la Federación Regional Obrera y a la CNOC. (Urbino 1993: 117) Además se constituyeron asociaciones, como la Cámara de Comercio en la cual voluntariamente se agrupaban no tan sólo los comerciantes, sino también los industriales y los profesionales de la contabilidad. En ella el secretario era un abogado que representaba los intereses de los asociados. Las bodegas de víveres se agrupaban en la Asociación de Detallistas. (Peña 2008)

La Pluma de Oro estaba donde luego se levantó La Moda Cubana, en Libertad, esquina Frexes.

Interior de “La Pluma de Oro”

 
El Potro Antillado, de Bush y Roca estaba donde ahora la dulcería La Crema
Para 1918 se han inscripto en los registros de subsidio696 establecimientos, de ahí la importancia que la ciudad y su término iba  adquiriendo. Destacaban entre las casas comerciales e importadoras: Aguirre y Sondón, Rimblas, García y Co., Fuentes e Hijos, Manuel Rippe, Miranda e Hijos y Rosendo Gómez; también eran reconocidos algunos comercios como el de don Evarito Ramos que se llamó “La Pluma de Oro” y que estaba donde hoy La Moda Cubana, “El Buen Gusto” de José S. Betancourt (actualmente Casa de la Trova),  la farmacia “Sirvén” fundada en 1899, que más tarde fue farmacia “Carril”, única que se conserva de las seis que existieron enfrentadas al parque Calixto García durante la primera mitad del siglo XX; la talabartería “El Potro Antillano” (hoy dulcería “La Crema” en Libertad entre Frexes y Aguilera), y funcionaban desde muy temprano las sucursales de los Bancos Español y Nacional con más de un millón de pesos sus depósitos.
Cuando llega la corriente eléctrica a la ciudad, (1910), se beneficia el  sector comercial: los cafés comenzaron a vender junto a los vinos y licores, sabrosos helados hechos en sorbeteras aprovechando el adelanto tecnológico que era la industria del hielo y gaseosas. Entre ellos estaba en Holguín “El Fénix” de Domingo Madariaga e hijos que ocupaba lo que es hoy el vestíbulo del cine Martí; seguido a este, hacia la derecha, estaba el café Venus (ocupando el lateral izquierdo entrando del edificio La Periquera).
El centro de la ciudad donde radicaba el sector comercial había cambiado, el tráfico que antes nada más eran un coche y una carretilla, creció hasta unos 80 automóviles y muchos coches tirados por caballos elegantes, y a la vez se observa una actividad febril, precursora de grandes transformaciones.
En 1919 ya había en Holguín un comercio de alquiler de bicicletas, situado en la calle Miró 99, propiedad de Miguel Cárdenas. (Archivo Provincial de Historia, Holguín, Registro de Comerciantes) (Se dice que las primeras bicicletas las trajeron a Holguín las hijas del Coronel Mr. Duncan N. Hood, jefe militar de las tropas interventora norteamericanas acantonadas en la ciudad a partir de los últimos meses de 1898).

Anterior                                                                         Siguiente