LO ÚLTIMO

La historia de LOS CHINOS que le dieron nombre al famoso agromercado holguinero

25 de enero de 2017

Calixto García. Biografía. 31



1873, Octubre 27
Se reúnen la Cámara de Representantes.



En Bijagüal, protegida por la espada del Jefe del Departamento de Oriente, se reúne la Cámara de Representantes del pueblo cubano en armas. Preside Salvador Cisneros y asisten los diputados Tomás Estrada Palma, Jesús Rodríguez, Spotorno, Luís Betancourt, Ramón Pérez Trujillo, Marcos García, Fernando Fornaris y Eduardo Machado.
La reunión se celebra en la barraca del general Titá Calvar.
Los diputados ocupan dos bancos, a uno y otro lado de una larga mesa. A la cabeza se sientan el presidente de la Cámara y el secretario.
Deposición del Presidente Carlos Manuel de Céspedes
Aprobada el acta de la sesión anterior, se oye la voz acusatoria de Ramón Pérez Trujillo, quien pálido el rostro y trémulas las manos, pide la deposición del Presidente Céspedes. Entonces Cisneros, que debía sustituir al Presidente por ser el Presidente de la Cámara, se excusa y abandona la presidencia y el local, tal cual prevenía la ley de sucesión.
Apoya la petición de Trujillo, Estrada Palma, quien ataca ácidamente “al nepotismo de Céspedes, concediendo grados militares a deudos y amigos sin méritos, en prejuicio de los altos intereses colectivo”.
Luego hablaron en el mismo tono y en este orden: Machado, Fornaris, Spotorno, Marcos García, Jesús Rodríguez y Luís Betancourt.
Aprobada por unanimidad la deposición del Presidente[1], se decidió comunicárselo  a Céspedes que estaba en el campamento inmediato. Céspedes contestó de inmediato dando las gracias a la Cámara por haberle librado del gran peso que pendía sobre sus hombros.
Respuesta del General Calixto a una petición que le hace el depuesto Presidente Céspedes
Carta de Calixto a Céspedes en respuesta a una de aquel con un manifiesto al pueblo de Cuba pidiendo que se conociera la opinión del pueblo y del ejército en lo relativo a la necesidad o no de deponer al presidente: “No me permitiré en estos instantes hacer a Vd., observación alguna sobre este acuerdo, limitándome a acatarlo y hacerlo obedecer, como cumple al militar que ha jurado obediencia a los poderes constituidos y al patriota que odia toda perturbación, anhelando el orden y la unión como garantías indispensables para conquistar y afianzar nuestras libertades”.
Dice Calixto en esa carta que estimaba él innecesario la publicación del manifiesto para saber la opinión del pueblo y del ejército puesto que ya tanto el pueblo como el ejército habían emitido su opinión por conducto de sus legítimos representantes. Y terminaba el General devolviendo el documento al ex presidente y aconsejándole reflexión. 
El General Calixto reúne a la tropa para avisarle la decisión tomada por la Cámara de Representantes
A las tres de la tarde de ese día se da la orden de que toda la tropa forme correctamente. El General Calixto García a caballo, con todo su Estado Mayor, la revista y arenga, anunciando “que ocurrían sucesos extraordinarios y que la Cámara acababa de tomar un acuerdo trascendental del cual informaría su jefe de Estado Mayor”.
Acto seguido aquel se adelanta y anuncia la deposición de Carlos Manuel de Céspedes y el nombramiento, para sustituirlo, de Salvador Cisneros Betancourt. Luego el Jefe del Estado mayor dio vivas a Cuba y ordenó que rompieran filas. Un ¡Viva cuba! Se escuchó por todo el campamento.



Anterior   Siguiente






[1] Enrique Collazo, refiriéndose a este notable y doloroso acontecimiento, dijo: “la deposición de Céspedes es el hecho culminante de la revolución cubana y el punto de partida de nuestras desventuras. Se llenaron los requisitos legales, se respetaron los principios, quedó en pie la constitución y se salvó la disciplina militar, pero se echó al aire la semilla que había de germinar más tarde en las Lagunas de Varona. La Cámara no tuvo nunca fuerza propia. Cuando esa misma Cámara depuso a Quesada de su alto cargo de Jefe del Ejército es porque a sus espaldas estaba Agramonte, cuando depone a Céspedes es porque está apoyada o empujada por Calixto García. ES INDUDABLE QUE LA ACTITUD DE LOS JEFES MILITARES Y SU DESCONTENTO CON CESPEDES INFLUYÓ MUCHO EN LA DETERMINACIÓN DE LA CÁMARA”.