LO ÚLTIMO

Las esculturas funerarias del cementerio municipal de Holguín, CUBA

7 de enero de 2017

Centro Comercial de Holguín - BIBLIOGRAFÍA



En Holguín la mayor concentración de comercios se localiza en el espacio urbano comprendido, de Sur a Norte entre las calles Cables (antes Santa Ana) y la de Garayalde (antes San Joaquín) y de Este a Oeste desde la calle Morales Lemus (antes Santiago) hasta la de Máximo Gómez (antes San Pablo). Especialmente alrededor de las tres Plazas o Parques centrales: de Armas, de la Parroquial y San José, actuales Calixto García, Julio Grave de Peralta y Carlos Manuel de Céspedes; y además en la Plaza del Mercado.
Para recolectar información se consultó una valiosa información documental existente en los fondos del Archivo Provincial de Holguín: padrones de comercios y comerciantes, Libros de Sociedades Comerciales y Establecimientos, Actas del Ayuntamiento, Relaciones de Fincas Urbanas, así también los libros del Registro de la Propiedad, en los cuales además de conocer el propietario, dirección y ocupación del terreno, se puede apreciar el valor monetario que adquieren las parcelas del Centro Comercial Tradicional a través del tiempo, los cambios de propietarios y superposición de comercios, las transformaciones arquitectónicas y a la reposición de los inmuebles a partir de la década de 1940.
Se revisaron fuentes cartográficas, entre ellas el primer plano de la ciudad, fechado en 1737, en el que aparece señalado el primer comercio, ubicado en la esquina de las actuales calles Frexes y Manduley (Libertad) y que en la siguiente imagen se señala con un círculo verde.

 

Existe en los Centros de Información y Bibliotecas de Holguín una importante cantidad de publicaciones netamente comerciales y otras con cierto perfil histórico, político o literario, que utilizaron la propaganda comercial para autofinanciarse, que aportaron importantes datos. Entre esas la de Mario Torres titulada “Conozca a Holguín actual” (1947), la “Guía Comercial” editada por Publicitaria Holguín (1957-1958), revistas, notas de prensa y anuncios de gran utilidad a nuestros fines que aportaron las direcciones antiguas de los comercios, sus propietarios. Mención aparte merece la “Revista Ilustrada habanera El Fígaro” (de 1918), en un número especial dedicado a Holguín. Esa publicación permitió aportó datos para valorar la situación económica y social durante las primeras décadas de la república burguesa y fotografías que complementan la información escrita.
Asimismo se ha tenido acceso a otras varias fotografías que han permitido observar la imagen cultural de la ciudad en distintos momentos históricos. Del mismo modo ha sido muy jugosa la información del Magazine “La Lucha” (1923) en un número dedicado a Holguín, por haber ganado Holguín el concurso, auspiciado por esa revista, de Pueblo más simpático de Cuba.
Las fuentes orales igualmente han sido importantes. Destacan entre ellas el testimonio de Elpidio Almaguer Llópiz, quien fuera administrador del periódico “Norte” y lúcido conocedor de la sociedad holguinera de mediados de la República burguesa que narró a la investigadora distintos pormenores de la vida citadina de entonces y su interrelación con el área comercial y aún más valioso, describió detalladamente inmueble por inmueble e incluso, referencias a momentos anteriores a la misma.
Se entrevistaron antiguos empleados del sector comercial holguinero y a  otras personas que por sus funciones y edad conocieron a la ciudad en tiempos pasados. Entre ellos Carlos Jiménez, antiguo anotador del Registro de la Propiedad de Holguín, experto en el tema tratado.
Y se hizo “trabajo de campo” para comparar los actuales comercios con la información histórica, lo que posibilitó entender el proceso evolutivo del área de estudio y las intervenciones irreversibles a que está sometido.

Anterior                                                                         Siguiente