ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

CONVERSANDO SOBRE EL ENTRAMADO URBANISTICO DE HOLGUIN

9 de enero de 2017

Centro Comercial de Holguín - EVOLUCION HISTÓRICO-ARQUITECTÓNICA DEL CENTRO COMERCIAL TRADICIONAL DE HOLGUÍN. (Parte VIII)



Siguiendo la documentación del Ayuntamiento, para 1868, tras el sitio y ataque a la ciudad por las huestes mambisas, las principales residencias y establecimientos localizados en las nueve manzanas alrededor de los perímetros de las Plazas de Armas y San José fueron prácticamente destruidos principalmente por incendios provocados por las huestes mambisas que trataban de sacar a los integristas que se habían guarecido en La Periquera.
En total fueron unas 40 construcciones las que se afectaron, entre ellas los comercios de Manuel Nates y Bolívar, localizado en el ángulo de las calles Rosario y San Miguel (Frexes y Maceo, ocupado hoy por La Luz de Yara); el de García Bárcena, en la calle San Isidoro entre las de Frexes y Calvario (Libertad entre Frexes y Aguilera, Bufete Internacional), y “El Volcán” de Francisco Rondán y su principal socio, Casiano Labusta en los bajos del edificio conocido a partir de ese hecho, como La Periquera.

Maceo no. 160,  Comercio La Luz de Yara: Vivienda familiar de la familia de la Cruz en sus orígenes. Para 1868 era un comercio propiedad de Manuel Nates y Bolívar. Se conoce que en el siglo XIX también radicó allí la sociedad La Filarmónica. 

 

En 1900, (Maceo No. 52) era su dueño Wenceslao Infante, propietario del comercio La Luz de Yara, y ya desde 1941 de Ángel González Cuesta. De la construcción original solo queda el portal.

Posteriormente, en 1872, las fuerzas del General Calixto García saquearon y volvieron a quemar algunos comercios de la Ciudad.

Anterior  Siguiente