ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

CONVERSANDO SOBRE EL ENTRAMADO URBANISTICO DE HOLGUIN

19 de enero de 2017

Calixto García. Biografía. 26


Barajagua: Preparación del Plan de ataque a Holguín
Como no se da reposo, el Jefe Militar del Departamento Oriental, Mayor General Calixto García continúa en Barajagua preparando la primera etapa “del gran plan del General Gómez”: el ataque a Holguín, (este plan lo viene madurando desde octubre): Ordena al Teniente Coronel Peña que salga a hacer una diversión. Ese jefe parte con una columna en son de ataque a Mayarí (pueblo que está a ocho leguas de Barajagua). Peña debe atraerse la atención de los jefes españoles.
Mientras tanto, en completo silencio, el general García con seiscientos hombres, se dirige en línea recta hacia Holguín; lo acompaña el Presidente Céspedes, a quien Calixto deja varias leguas antes de llegar a la ciudad en previsión de cualquier contingencia.
1872, Diciembre 19

La columna mandada por Calixto hace alto en El Mijial, a menos de diez kilómetros de Holguín. Estarán allí hasta las diez de la noche, hora en que deberá salir la luna.
Calixto ataca Holguín

En el momento acordado la división se vuelve a poner en marcha. A las doce de la noche las tropas irrumpen en la ciudad donde 33 años antes había nacido el jefe mambí. Cada batallón tiene muy claro cual es su objetivo.
La sorpresa fue completa. Los mambises entraron en columnas compactas por distintos lugares.
Dice un cronista: “Cuando se entró en Holguín estaba la ciudad tranquila, sin centinelas y sin serenos, de suerte que cada batallón pudo llegar a su destino sin tropiezos; pero dos tiros escapados dieron la alarma”.
“La Periquera” vuelve a ser infranqueable
Los españoles tuvieron tiempo para guarecerse en “La Periquera”. Los mambises arremetieron contra el portón de entrada del edificio: en sus portales quedaron tendidos los cadáveres de varios oficiales españoles. De todas formas, otra vez “La Periquera” fue infranqueable.

Después del saqueo en el que se ocupó abundantes vituallas, ropas, equipos, medicinas, armas y municiones, se dio la orden de retirada, no sin antes incendiar los principales establecimientos de la ciudad.
Los hombres de Calixto salieron de Holguín a las dos de la madrugada: Una parte va hacia la Aguada de Camazán y la otra a las cabeceras del río Gibara.
Caídos en el ataque a Holguín
En el ataque a Holguín cayó el joven Teniente Coronel José María Peña. Sus últimas palabras fueron: “No es nada, atended solamente a vencer al enemigo”. (Una bala disparada desde detrás de una ventana le hirió de cerca la garganta).
Igual en las calles de Holguín cayeron oficiales español de alta y media graduación: el Teniente Coronel Valenzuela (que murió de un hachazo), los Capitanes Rubio y Ano, el comerciante Rafael López, del cuerpo de voluntarios. Además, se saqueó la platería de Guillén, odiado jefe enemigo y se le dio muerte al dueño.
La prensa holguinera critica a los militares españoles defensores de Holguín
La conducta de los jefes militares de la plaza mereció la más ácida crítica de los propios españoles, al extremo de que el periódico “El Periquero” publicó un artículo de un Capitán de voluntarios en el que censuraba a los encargados de dirigir la defensa de Holguín. Los jefes militares de Holguín ocuparon el periódico y lo quemaron antes de su distribución.
1872, Diciembre 21
Céspedes: “por la mañana me incorporé al Cuartel General, en las cabeceras del [río] Gibara. Encontramos a todos muy animados y bien vestidos; el campamento tenía el aspecto de una exposición. Me dieron muchas vivas y me recibieron a los acordes de una orquesta completa que sacaron de la ciudad. Nos invitaron a un magnífico almuerzo. Hubo muchos brindis y discursos. Por la noche la música completó la obra con retreta y baile”.
El Coronel Gómez Diéguez, El Chato, sale a perseguir a Calixto
El Coronel del ejército español Gómez Diéguez (alias El Chato), con una fuerte columna de 800 hombres y dos piezas de artillería, salió para tratar de castigar la hazaña de Calixto. Para colmar la ira del jefe español, cuando acampó cerca de Calixto, la tropa no pudo dormir por la música y la alegre animación que reinaba en el campamento mambí.



Anterior  Siguiente