LO ÚLTIMO

La historia de LOS CHINOS que le dieron nombre al famoso agromercado holguinero

25 de enero de 2017

Calixto García. Biografía. 35


1874, Marzo 3

Carta de Calixto informando de una conspiración



Carta de Calixto al representante Ramón Pérez Trujillo informándole de una conspiración: “para deponer a Salvador Cisneros y llevar a  Céspedes otra vez a la presidencia”, destituyéndole a él de jefe del Departamento de Oriente y colocando en su lugar a Vicente García, “aunque no creo que Vicente García esté metido en eso, pueden estar otros de allí que pueden causar mucho daño”. Acto seguido el general le relata sobre la muerte de Pedro Ignacio Castellanos[1] y ofrece abrigo al Gobierno, pues, dice, “es firme su propósito de sostener y guardar la Constitución cumpliendo con su deber”.
Pedro Ignacio Castellanos

Payito León
Nunca se investigó la muerte de Pedro Ignacio Castellanos, y en relación con Payito León, la Cámara dictó una ley de amnistía, que, junto a lo ocurrido en Bijagüal, fue la semilla más fértil de Lagunas de Varona y del Zanjón. Por eso Fernando Figueredo dijo que “Payito León significa la muerte de la Revolución de Cuba”.
1874, Marzo 15



Calixto tiene noticias de la muerte de Carlos Manuel de Céspedes








Poco era lo que el Jefe del Distrito de Oriente había avanzado sobre su territorio cuando un vecino de la zona por la que atravesaba se le acercó y le dijo: “Los españoles han muerto al presidente viejo”.
Calixto escribió ese día en su diario: “Acabo de saber que ha sido asesinado por los españoles Carlos Manuel Céspedes. Todavía no tengo pormenores de este funesto acontecimiento; pero se me asegura que es cierto. Espero la información oficial pues aun me anima la esperanza de que no resulte cierta. Sensible para todo cubano es la muerte del eminente patriota, del caudillo que por cinco años estuvo al frente de nuestra revolución y que con ánimo sereno sufrió las consecuencias y penalidades de una compaña tan cruel, como la que nos hacen los españoles. Yo, que como amigo lo quise sinceramente y lo veneraba como la encarnación del grito de Yara, he sufrido doblemente, pues habiéndolo tratado permanentemente tuve lugar de apreciar las buenas cualidades que lo distinguían, las que más hizo resaltar cuando al ser depuesto por la Cámara acató su decreto sin género alguno de vacilación. Quiera Dios no sea verdad la noticia y que conserve sus días para que cuando Cuba sea libre pueda premiar sus muchos servicios; más si su muerte fuera cierta habrá consumado el martirio derramando su sangre por la revolución que tan valientemente emprendió”.
Posteriormente el Secretario de la Guerra confirma la noticia.
Calixto pide información sobre la protección que debieron darle a Céspedes
Confirmada la triste noticia el Jefe Militar de Oriente, Mayor General Calixto García, se comunica con el coronel Benjamín Ramírez, que era el jefe de la zona donde estaba Céspedes, inquiriendo sobre la protección al ex presidente. Ramírez le transcribió la comunicación que el 13 de febrero había dirigido al prefecto de Guaninao, en cumplimiento de las instrucciones recibidas del Jefe del Departamento: “El Mayor General Calixto García Iñiguez me encarga encarecidamente que mientras permanezca en la zona de mi mando el ciudadano Carlos Manuel de Céspedes, le atienda y considere, pues no debe olvidarse que es el hombre que en diez de octubre rompió las cadenas que nos tenían ligados a España. En este concepto cuidará Vd., que esté socorrido en cuanto sea posible y que vele por su seguridad, alojándole en los lugares que la ofrezcan, durante su permanencia en esta prefectura. Procurará al mismo tiempo que cubran los cordones, se active la vigilancia, así para garantía de dicho ciudadano, como para la de los demás vecinos.- Patria y Libertad. San Lorenzo, 13 de febrero de 1874”.



Anterior      Siguiente




[1] El historiador español Pirala no cree en el relato que hizo Calixto sobre la muerte de Pedro Ignacio Castellanos y dice que “si existió alguna conjura la ahogó en sangre Calixto García. Otros consideran que la orden de la muerte de Pedro Ignacio la dio Titá Calvar.