LO ÚLTIMO

La historia de LOS CHINOS que le dieron nombre al famoso agromercado holguinero

25 de enero de 2017

Calixto García. Biografía. 33


1874, Enero 9
Melones, Holguín
Reponiéndose del anterior descalabro (sufrido en Manzanillo), Calixto libra la importante acción de Melones en la que se bate contra media brigada española: 670 soldados de infantería y caballería, estos al mando del Coronel Federico Esponda. Las tropas de Calixto cuentan con valerosos oficiales como Antonio Maceo y Belisario Grave de Peralta.
1874
Segunda quincena de enero
Concentración de tropas cubanas en Barajagua
Siendo propósito del gobierno el de realizar la invasión a occidente, ordenó Calixto una concentración en el campamento de Barajagua. De allí parten mil 200 hombres con Calixto al frente, rumbo al Camaguey. Acampan en San Diego de Buenaventura, muy cerca de las líneas divisorias entre ambos departamentos. La banda de música integrada por holguineros amenizaba las dulces noches.
Hasta ese lugar llegó el General Gómez, a quien esperaban las principales figuras de la milicia cubana: Calixto y Vicente García, Titá Calvar, Modesto Díaz, José Miguel Barreto y Antonio Maceo.
Cuando se expande por el campamento la noticia de que se había acordado invadir Las Villas, “El Hijo del Damují”, Francisco Hurtado del Valle creó el que se conoce como himno Villareño, que muy pronto se coreaba por el vasto campamento:
“!Oh, villareños! ¡La luz de Yara
Brilla anunciando la libertad,
En las llanuras de Villaclara
Y en las colinas de Trinidad![1]



Anterior        Siguiente







[1] El proyecto inicial de la invasión a Las Villas consistía en que los Generales Máximo Gómez y Calixto García irrumpieran simultáneamente, uno por el Sur y el otro por el Norte. Pero finalmente se acordó por todos los jefes y por el Gobierno que fuera solamente Gómez quien mandara la invasión con fuerzas de los dos Departamentos. Entre los jefes de Oriente, Gómez escogió a Maceo para que fuera con él. El único jefe que votó en sentido contrario fue el General Vicente García pues para él, dijo, “la invasión era un disparate”.