ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

15 de diciembre de 2016

Municipalidad Holguinera (1898 - 1954) Bodegas y tiendas en Holguín


Comercios y otras instituciones que ofrecen servicios


En 1898 el Comercio holguinero era relativamente pobre y hoy (1954) constituye una gran plaza, no obstante ello, siendo las utilidades limitadas por ser Holguín la plaza comercial que más barato cobra por sus mercancías, al extremo de que los judíos no han podido establecerse en la Ciudad.
Nuestros Comercios están inscriptos en el Registro Mercantil de Holguín, que corre a cargo del Dr. Carlos D´Espaux Martínez y que antes estuvo a cargo del Dr. Benito U. Loret de Mola y Adams;
En el año de 1898 giraba nuestro comercio alrededor de dos grandes firmas comerciales, que lo eran la de Ramblas, García y Compañía, con su establecimiento mixto situado en el barrio Sur, nombrado “El Jazmín de Cuba”, y a su alrededor
“El Iris”, de don José A. García Leyva, especializado en víveres y panadería;
“El Paraíso”, de Ramón Rodil;
“La Paz”, de Francisco Palomo;
“El Deseo Cubano”, de José R. Rodríguez;
“La Nueva Era”, de Diego Jiménez;
“La Constancia”, de Cordero e Hijos;
“La Cubana”, de Farrán y Angulo;
“La Complaciente”, de Ramón Carril,
“La Gran Vía”, de José V. Luque;
“El Alambra”, de Falcó y Salcedo;
“El Almacén”, de Francisco Pérez Duque;
“La Oriental”, de Manuel Gutiérrez;
“La Princesa”, de Pérez y Galván;
“La Estrella Cubana”, de Juan González de la Rosa, que más tarde se la nombra “Almacenes del Siglo”;
“La Francia”, de Alea y Sánchez;
“El Paraíso”, de Campins y Hernández; 

 

“La Luz de Yara”, de Wenceslao Infante Bidopia;
“El Fuego”, de Antonio Campins;
“La Luz de Oriente”, de Manuel Sánchez Meré;
“La Occidental”, más tarde conocida como “La Principal”, de Pedro Lastra;
“La Independencia”, de F. Lavernia;

 

“La Cruz Verde”, de Torres y Hermosa;
“La Casa Verde”, de José Camps y Compañía;

La fotografía fue tomada en Calle Maceo, esquina a Martí, mirando hacia La Loma de la Cruz. En primer plano se observa la “Sociedad Liceo”, hoy Biblioteca Alex Urquiola, con rejas, seguido del Hotel América, hoy inexistente y donde radica “La Begonia”. Al fondo “La Casa Verde”.
Calle Libertad, entre Frexes y Martí, vista hacia la Loma de la Cruz. Obsérvese los arcos de medio punto donde existe el Hanoi, antes Sears

“La Gran Señora”, de Federico González de la Vega;
“La Colchonería Chica”, de Urbano de la Rosa;
“La Central”, de Lucas Viú Biendicho, que a más de tienda de víveres era restaurante y posada;
el Almacén de Víveres de Vicente Camafreita continuado por Rosendo Gómez;
la tienda de víveres y panadería de Luís Benítez Téllez;
la sombrerería “La Solitaria”, de Constantino Barriuso
y las bodegas de José Julián Gorgas, Marcelino del Rosal, Adrián Aznárez, Celestino García, José Miguel de Feria, Diego Urquiza, Ángel Mases e Ignacio Ibarzabal;
A las que les siguen “La Casa Lastra”, de Pedro Lastra;
“La Casa Verde”, de Ramón Pintado;
“La Luz de Yara”, de los hermanos Pérez;
“Las Novedades”, de Manuel Pérez Rodríguez;
“La Reforma”, de José González y más tarde de Ramón Alonso González;
“La Revoltosa”, de González y Cuesta;
“El Desengaño”, de Manuel Buján;
“La Marquesita”, de Eduardo Mier y más tarde de Fernández y Miranda;
“La Cruz Roja”, de Eulogio Fernández;
“El Encanto”, de Ramón Menéndez;
“La Central”, de Faustino Camafreita;
“La Villa de París”, de Rafael Urbino;
“La Esperanza”, de Lucas Viú Biendicho;
“El Escándalo”, de Manuel Rippe;
“El Baturro”, de Francisco Madera;
“El Mero Uno”, de Juan Amengual, y cuyo nombre popularizó más tarde Robachol;
“La Providencia”, de Alfredo Serrallonga;
“Fémina”, de Ana Laura Infante;
“El Buen Gusto”, de José S. Betancourt;
“La Miscelánea”, de Augusto Avellón;
“La Fortuna”, de José Sánchez Silva;
“El Porvenir”, de Manuel Cadalso;
“La Lotería”, de Manuel Caballero;
“La Fortuna”, de Modesto Almaguer;
“La Popular”, de Pedro Feria;
“La Principal”, de Apolinar González Machado;
“La Buena Unión”, de Francisco Pacheco;
“La Aplanadora”, de Pedro Rojas;
“El Parque”, de Fernando Silvestre;
“La Estrella”, de Manuel Vallina;
“La Popular”, de José Doimeadios;
“La República”, de Manuel Rodríguez Mulet;

EL SELLA
Almacén de Víveres y Licores
(Tomado de Oriente Contemporáneo, 1944)

 

En la calle de Libertad, esquina a la de Luz y caballero se encuentra este magnifico establecimiento comercial dedicado al giro de víveres y licores de todas clases.
Su propietario es el señor Alonso Benito Tamayo, natural de Holguín, donde nació en el año 1911. está casado con la Sra. Dinorah Iñiguez con la cual ha procreado cuatro hijos que se nombran Alonso, Ana, Camelia y María.
El Sr. Tamayo siempre se ha dedicado al comercio, habiendo sido anteriormente empleado de la casa de Ceñal, en el Término de Holguín. Después decidió establecerse por su cuenta en el actual negocio donde trabaja con un capital de $ 6.000.00 pesos desde el año 1941.

 

“El Sella”, de Fidel Cueto, más tarde de José Ceñal y después de Benito Alonso y situada en el lugar en que don Isidoro Benito tuvo el Café Martí; (Todavía hoy se le conoce como Casa Cueto)
Y en la actualidad (1954) se cuenta con establecimientos como:

 

“La Luz de Yara”, de Ángel González Cuesta;
“La Campana”, de Benjamín Suárez e Hijos;
“La Casa del Pueblo”, de Luís Trabanco Areces;
“La Victoria”, de Jesús García y Compañía;
“La Libertad”, de Luís Álvarez Tamargo;
“Las Novedades”, de José Pérez;
“La Casa Azul”, de Prieto y Hermano;
“El 20 de Mayo”, de Pepe Fernández y que antes había sido de Pedro Cano;
“La Casa Esteve”, de J. Esteve Marsán;
“La Casa Ceñal”, de José Ceñal;
“Los Almacenes San José”, de Hernán Hernández;
“La Casa Gutiérrez”, de Norberto Gutiérrez;
“La Casa Pacheco”, de Carlos Pacheco;
“La Quemazón”, de Federico Mouzo;
“Holguín Grocery”, de Nicasio Álvarez García;
“El Bazar Ambos Mundos”, de José Rubio López;

 

“El Ten Cent Martínez”, de Rafael Martínez Pupo;
“La Casa Muñiz”, de Ceferino Muñiz;
“La Nueva Holguinera”, de González y López;
“La Periquera”, de Julio García Nuevo y Compañía:
“La Casa Avellón”, de la Sucesión Avellón, administrada por su hijo “Quillo” Avellón;
“La Casa Betancourt”, de la Sucesión Betancourt, administrada por Pepe Betancourt Gelabert;
“El Sol”, de Gómez Mondragón;
“La Moda Americana”, de Jacobo Eljagua;
“La Popular” y “La Creación”, de Necuze;
“Modas Masculinas Milá”, de José A. Milá González;
“El Sportman”, de Ricardo Camayd Zogbe;
“La Época”, de Jorge Mezerene, que antes era “El Brillante”;
Contando Holguín en 1954, además, con:
“La Princesita”, “La Ganga”, “El Machetazo”, “La New York”, “Casa Blanca” y “La Casa de los Tres Kilos”, y con bien montadas sucursales de “El Encanto”, “La Casa Inclán” y “Sears”.
Otros comercios holguineros:
“La Guirnalda”, de Matías Santiésteban;
“La Papelera”, de Mateo Corteza;
La bodega “San José”, de Manolo Viú;
“Almacenes San José”, de Prim y Milá;
“La Marquesita”, que surge como “La Casa de los Ajustadores”;
“Danny”, que surge como “La Casa de los Niños”;
Otra “Casa de los Niños”, de José M. Zayas;
“La Gran Moda”, de Teresa Corrales;
“La Greque”, de Máxima Zaragoza;
“La Casa San Román”, que vende objetos deportivos;
Frutería “Sotelo”, de Gumersindo Sotelo;
“La Casa Marro”, de Mariano Marro;
“La Casa Viú”, con sus acreditadas “alpargatas” (un sanwich), de Manolo Viú;
“La Altagracia”, de Buenaventura Castell;
La ferretería “Casa Iglesia”, de Alvaro Iglesia;
Las ferreterías “El Crisol” y “San José”, de Fulgencio Salermo;
La ferretería “Casa Rigol”, de Buenaventura Rigol;
“La Casa Ferrero”, de Manuel Ferrero;
“El Candado”, de Mario Caudalosa:
“El Palo Gordo”, de Lotti y Compañía;
“La Sucursal”, de Sarabia y Diego primeramente y que más tarde fue de Juan Sarabia y Compañía y en la actualidad (1954) es de José Montes y Compañía;

 
 

“La Llave”, de Diego y Pérez antes, y que hoy (1954) gira a nombre de Arniz, Diego y Compañía;
“El Astro Radiante”, de Eduardo Miranda;
“La Comercial”, de Molina y Compañía.
“La Casa de los Retazos”, de Ramón Rodríguez, que más tarde Manuel Rodríguez transforma en “Los Retazos”;
“Luxor”, de Pepe Álvarez, que también vende retazos, como también los venden “La Importadora”, “La Comercial” y “La Casa Lili”;
“Grecery Salermo”, de Vicente Salermo;
“El Bazar Cubano”, de Bergelino García;
“La Metalúrgica”, que surge como Casa Niqueladora;
“El Nilo”, de Nazur y Hermano, (Joyería);
“La Casa Vázquez”, que vende efectos de escritorio;
“El Suizo”, de Francisco Pallarás (Joyería);
“La Lira de Oro”, de Felipe Cruz, que más tarde explota Ramón Seijo;
“La Reguladora” (Platería), de Rafael Guillén, que después se renombra como “La Acacia”;
“El Progreso”, de Enrique Vázquez;
“La Casa Repetti” de Héctor Repetti;
“La Casa Escobar”, de Felipe Escobar;
“Le Varón”, de Luís Benito;
“La Estrella”, de Pompeyo Díaz Fernández;
“La Moda”, de Álvarez y Compañía;
“O.K.”, de Bernardo García;
“La Casa Franco”, de Franco y Compañía;
En Yareyal, Luís de Feria nos dio “La Constancia”;
En San Andrés, Joaquín Álvarez; “Los Muchachos”; Fernández y Estrada, “Los Amigos”; Claudio Perea, “La Casa Perea”, y Otilio Batista, “El Volcán”;
En Velasco, Emilio García crea “El Encanto”;