LO ÚLTIMO

Las esculturas funerarias del cementerio municipal de Holguín, CUBA

26 de diciembre de 2016

A inicios de la década de 1910 el parque y su entorno se van transformando.



Pese al abandono del gobierno central y los incumplimientos de las promesas de los políticos triunfadores en las urnas, a inicios de la década de 1910 el parque y su entorno se van transformando. Entonces llega la luz eléctrica, se construyen nuevos bancos, y con múltiples esfuerzo se concreta la iniciativa del concejal  Juan Albanés  de construir una red hidráulica que desde la Loma de la Cruz  llevara el agua hasta los jardines del parque, que nuevamente recobraron su esplendor de antaño[1].

Fachada de la Farmacia Sirvén (luego Carril)
Interior de la farmacia y droguería Sirvén, una de las más afamadas de Holguín

De todas formas, para la fecha las cuatro calles que circundan el parque continuaban de tierra, y por tanto, polvorientas durante las sequías o llenas de lodo en la época de lluvias. Sin embargo ya por ellas circulaban automóviles que las familias pudientes podían comprar en la ferretería La Llave, establecimiento que por entonces abre sus puertas en el  majestuoso edificio construido por el médico Rodolfo Socarrás en la intersección de las calles Maceo y Martí (luego Hotel Saratoga en la segunda planta). Y a unos pasos de allí (donde después estuvo la Colonia Española, hoy Museo de Historia Natural), abren el Colón y el Holguín, que fueron las primeras salas de espectáculos y proyecciones cinematográficas de Holguín.

El Salón Holguín, abierto en 1912, fue durante más de una década uno de los sitios preferidos  de la ciudad. Luego de disfrutar de las películas silentes, las compañías líricas o dramáticas y, especialmente, de las atrevidas cupletistas que allí se presentaban, los jóvenes y empedernidos noctámbulos holguineros hacían de los espectáculos vistos, tema de las animadas conversaciones que sostenían en el parque antes de irse a dormir.

Ya para estos años las luchas entre los partidos políticos eran intensas en Holguín y hasta en las conversaciones del parque y en las retretas se hacían sentir. Veamos lo que al respecto  publicó un periódico local: “El Director de la orquesta nos da un mitin musical cada vez que hay retreta, ejecutando a la entrada y a la salida himnos liberales sin consideración alguna de que a dichos espectáculos, por los cuales se le paga, concurren individuos de todas las tendencias políticas”[2].

Miting liberal en el Parque Calixto García

 
Enriqueta Cruz y Manuel Avilés Lozano, tronco de una importante familia holguinera
Placa colocada en la casa que en Holguín habitó Manuel Avilés, Frexes casi esquina Miró

A la verdad que el famoso músico Manuel Avilés Lozano fue un militante  Liberal muy activo que como concejal del Ayuntamiento y músico prestó valiosos servicios a su partido. Hasta su muerte, en 1928, Avilés amenizó  actividades de todo tipo para su partido: desde campañas electorales en los más apartados rincones de la región hasta bailes y homenajes para descollantes personalidades, entre ellas el presidente liberal José Miguel Gómez, a quien miles de personas recibieron en 1910 en el parque Calixto García a los acordes de la orquesta Avilés.

Al hablar de ese viaje, José Pennino destaca en el libro “Vía libre… (Impresiones de un viaje presidencial)”, que en Holguín recibió al Presidente  un gentío inmenso que, dice, “están a disposición de todo lo grande, de todo lo que sintetiza aspiración legítima y que personifique libertad. (…) cuando la vergüenza liberal desaparezca en Cuba, la buscaremos en Holguín. Tal es la intensidad de la locura liberal que allí impera: un verdadero fanatismo”[3].

Fue José Miguel Gómez quien acuñó la frase: “Holguín, siempre Holguín”, luego tan usada por los políticos que venían a buscar votos en esta ciudad, feudo del Partido Liberal. Aunque también  conservadores como Mario García Menocal, con su proverbial demagogia, logró el respaldo de muchos holguineros para llegar a la primera magistratura. El  otrora Mayoral del Cuero, fue el Presidente de la República que encabezó uno de los actos más trascendentes en la historia del parque: la inauguración del monumento a Calixto García.





[1] Las tomas de agua. Periódico “El  Derecho”, p.1, Holguín 12 de junio de 1916

[2] Retretas políticas. Periódico “El Correo de Oriente”, p.1.Holguín, 18 de diciembre de 1912.

[3] Además del libro de referencia, sobre la visita del presidente José Miguel Gómez a Holguín el 8 de marzo, puede consultarse el periódico “La Independencia”, p.3.Santiago de Cuba,10 de marzo de 1910.