LO ÚLTIMO

Las esculturas funerarias del cementerio municipal de Holguín, CUBA

7 de diciembre de 2016

Camayd - Alberto Velázquez



Alberto Velázquez (Locutor y periodista radial).

Camayd con un grupo de sus amigos. Año 1959

No me referiré al cantante de extraordinarias cualidades vocales, ni al capacitado director del Teatro Lírico Rodrigo Prats, su obra más amada, ni a su importancia en la vida artística de nuestro país. De quien hablo ahora es del Raúl que simpatizaba con la pelota (béisbol), siempre interesado por conocer los resultados de los juegos de la noche anterior, que él casi nunca podía oír o ir a ver en el estadio porque tenía ensayos o presentaciones.
Hablo del Raúl laborioso para que su programa de radio “Domingo Lírico”, a través de la CMKO, saliera con la mayor cuota de exquisitez posible, y a la vez su modestia cuando estaba grabando. Parecía que se olvidaba de sus grandes conocimientos y se acercaba al grabador de turno como si fuera un principiante para preguntarle si creía apropiado la inclusión de un determinado número.
Raúl no es uno solo, porque no fue en un solo universo donde se manifestó. Que cada quien recuerde el que más cerca tuvo. Yo tuve al realizador de la radio y porque lo conocí cuando era un joven, prácticamente un adolescente, recordaré siempre a la figura sonriente de entonces, optimista siempre, caminador empedernido de nuestras calles, conversador con todos de cualquier cosa, incluyendo lo cotidiano y lo divino. Desde entonces supimos que era un humilde mortal.