ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

CONVERSANDO SOBRE EL ENTRAMADO URBANISTICO DE HOLGUIN

8 de diciembre de 2016

Camayd - Silvio Grave de Peralta



(Silvio Grave de Peralta, Director de Cultura Municipal y principal impulsor del surgimiento del Teatro Lírico holguinero)

Nunca podré olvidar a aquel alumno que, ya en su año final del bachillerato, yo le impartí clases de biología en el colegio de la Iglesia “Los Amigos” de Holguín.
Raúl era un joven progresista, muy interesado en los problemas políticos y sociales; descollaba por su inteligencia, por su desarrollo cultural y por las relaciones humanas, que lo hacían querido en su colectivo. Cómo olvidar aquellos días en que, entre tubos de ensayo y animales disecados, se originaban polémicos debates en los que él participaba activamente. Ya sus valoraciones eran profundas, juiciosas y llenas de objetividad.
Al triunfar la Revolución, desde el cargo que asumí como responsable del trabajo cultural en Holguín, logré integrarlo al quehacer artístico que empezaba a desarrollarse en la ciudad y que él supo aprovechar muy bien al fundar el Teatro; sobre todo, se apoyó en el movimiento coral, de mucho auge entonces. Inicialmente la idea era montar con Yoyita Herce algunas composiciones de zarzuelas conocidas, pero su vocación y creatividad hicieron cada día más extenso el espectro de sus aspiraciones hasta llegar al montaje íntegro de la obra Los gavilanes.
Su acción había logrado la formación de un colectivo apasionado, alegre y emprendedor, al que logró unir una incipiente orquesta acompañante dirigida por el siempre recordado maestro Carlos Avilés. Es asombroso pensar que tidi aquello se hizo sin presupuesto, por voluntariedad total de los participantes, con mucho esfuerzo, sí, pero con un gran cariño. Y el centro de todo aquel movimiento lo asumió Raúl en sus múltiples direcciones, pues inicialmente fue hasta tramoyista.
La puesta en escena de “Los gavilanes” fue la prueba decisiva. El pueblo holguinero delirantemente aplaudió a sus noveles artistas que salieron triunfantes de la prueba.
La etapa siguiente fue muy difícil y solo por la tenacidad, la vocación artística y el amor de Raúl y de su grupo sobrevivió el Teatro Lírico de Holguín, que obtenía mucho éxito en las distintas ciudades orientales que, con gran trabajo y resolviendo enormes dificultades, se visitaron. Raúl brilló como guía aglutinador de su colectivo en aquella difícil etapa y recuerdo, como característica suya, su serenidad, su comprensión, su sacrificio, su proyección futura del grupo y su amor entrañable al arte.


Cuando se nos asignó el primer crédito para constituir oficialmente la compañía, tenía tanta confianza en Raúl que le entregué el insignificante presupuesto para que él tomara las decisiones. Sabiamente contrató a algunos artistas y dejó una módica cantidad para retribuir su trabajo de dirección. Volvió a brillar en aquella ocasión por las estrechas relaciones humanas que mantenía con su colectivo y por el desinterés personal, que era una característica de todos sus actos.
Yo como amigo, como compañero, como holguinero que conocí de cerca los méritos de Raúl, su calidad artística y humana, creo que no hay mejor ejemplo para las nuevas generaciones. Muchas veces conversamos sobre su vida, sus aspiraciones, su trayectoria: era un hombre satisfecho de sí mismo y de la colaboración recibida por todos aquellos que, juntos, logramos tan importante obra en una ciudad del interior del país, donde poco antes no había prácticamente ninguna institución cultural.
Pero, para él, la mayor satisfacción era el cariño que le demostraban los holguineros en todas partes; eso era lo más grande, lo que más apreciaba, porque él sentía un inmenso cariño por éste pueblo, este pueblo heroico y maravilloso que es Holguín.