ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

CONVERSANDO SOBRE EL ENTRAMADO URBANISTICO DE HOLGUIN

22 de diciembre de 2016

La Plaza Isabel II de Holguín, Cuba, y la guerra grande de los diez años





Julio Grave de Peralta
Luis Marcano
Veinte días después de iniciada por guerra por la independencia de Cuba que es conocida en la historia como la de los Diez Años, exactamente el 30 de Octubre de 1868, Holguín fue atacado por los generales Julio Grave de Peralta y Luis Marcano. El Cuerpo de Voluntarios de la ciudad y otras fuerzas que la guarnecían, más las familias de más rango social de la ciudad que eran francamente integristas, se guarecieron en la casa de Rondán (que a partir de ese hecho comenzó a llamarse La Periquera). Las fuerzas independentistas incendiaron las manzanas comprendidas entre las plazas de San Isidoro y San José con tal de desalojar a sus enemigos de la casona y en vista de que no lo lograron le pusieron sitio por espacio de 36 días. Esta acción hizo que la plaza y su entorno fueran afectados notablemente por los incendios y tiroteos. El resultado final fue la pérdida de los más importantes inmuebles ocupados por viviendas y los principales establecimientos comerciales.


La presencia de las principales autoridades políticas y militares en La Periquera durante el sitio hizo que desde entonces la casona sirviera de sede del gobierno y que la Plaza se convirtiera en centro político de la jurisdicción.

En 1872, el edificio fue nuevamente atacado por fuerzas mambisas, esta vez dirigidas por los generales Máximo Gómez y Calixto García. El botín mambí incluyó los instrumentos de música de la Banda Militar del Regimiento Chiclana con los que organizaron una orquesta en la manigua[1].

En 1873 el Teniente Gobernador y Jefe militar de Holguín, don Marcelino García Obregón, impuso el dilema “con España o en contra de España”, o sea, que quien permanecía en la ciudad estaban obligados a ser soldado, guerrillero, voluntario o bombero. Antes, a inicios de la década de 1870 se había fundado el Casino Español, que durante las siguientes décadas radicó frente a la Plaza de Armas. El Casino disponía de una sección de declamación en la que destacó Manuel  Nates de Bolívar, alcalde que tuvo su residencia al lado de La Periquera (actual Fondo de Bienes Culturales) y propietario del establecimiento comercial que radicaba en Maceo esquina Frexes (posteriormente La Luz de Yara).



[1] Zenovio Hernández Pavón. “La música en Holguín”. Ediciones Holguín, 1988, p. 17