LO ÚLTIMO

La historia de LOS CHINOS que le dieron nombre al famoso agromercado holguinero

26 de diciembre de 2016

En una esquina del Parque Calixto García de Holguín fue donde se proclamó a Eduardo Chibás candidato a la Presidencia de Cuba en el año 1946



El 14 de julio  de 1946 desde una tarima ubicada en la intersección de las calles Frexes y Maceo, que es una de las esquinas del Parque, se transmitió por CMQ el programa de Eduardo Chibás, en el que los orientales hicieron pública la proclamación del famoso senador como candidato presidencial para las elecciones de 1948 por el Partido Auténtico de Oriente. Miles de personas estaban congregados en el lugar demostrando su admiración por el verdadero adalid de pueblo: Esa fue la génesis del Partido Ortodoxo.


Ese segundo lustro de los años cuarenta estuvo marcado por el descrédito del autenticismo holguinero. Sus militantes llegaron a enfrentamientos vandálicos siguiendo las facciones del senador Baire Llópiz y la de los Masferrer Rojas.


Incluso, como frente al parque está La Periquera, que era donde radicaba el gobierno local, llegaban hasta allí las demandas de los diversos sectores sociales y los interesados se quedaban por los alrededores para presionar con su presencia. Así, en septiembre de 1946, los holguineros veteranos de la independencia acamparon entre sus bancos y árboles, pidiendo de manera pacífica la puesta en vigor del artículo 113 de la Constitución que establecía el aumento de sus pensiones.

Dr. Guarro Ochoa, Alcalde de Holguín
Aunque desde su reciente triunfo en las elecciones el alcalde Auténtico Eduardo (“Guarro”) Ochoa desde su triunfo en las elecciones emprendió la construcción  de varios puentes, caminos y otras obras sociales, las otras, pavimentación de las calles, acueducto y alcantarillado, que eran las que más necesitaba y exigía la ciudadanía, no acababan de ser emprendidas por el gobierno. De ahí que después que la villa de Gibara se declaró “Ciudad Muerta”, los holguineros decidieron hacer lo mismo  el 15 de mayo de 1947.


Ese día todos cerraron todos los establecimientos de los alrededores Parque a la vez que miles de holguineros marcharon por las calles gritando condenas al gobierno y exigiendo construir las obras demandadas.

 

En la noche del día siguiente el ejército disolvió a tiros una manifestación que por la calle Maceo se dirigía a la Carretera de Gibara. Un hombre murió a causa de un tiro. El 17 el ejército abrió los comercios de forma violenta y clausuró las dos emisoras de radio de la ciudad por apoyar las demandas, a la vez que arrestó a varias personas, incluyendo periodistas y locutores. El día 19 en el Parque hubo nuevas protestas que concluyó con un acto cívico celebrado frente a La Periquera. El alcalde Guarro Ochoa habló llamando a la población a mantener la actitud de protesta pero con orden y disciplina y, nuevamente mandó una comisión al Palacio Presidencial para que se entrevistara con Grau San Martín, pero el presidente se rehusó en dar la mano a los comisionados holguineros y se mostró renuente a fijar una fecha para el inicio del acueducto alegando falta de materiales[1].

En mayo de 1948, antes de tomar posesión de la Presidencia del país, llega a Holguín Carlos Prío Socarrás. Ante una multitud reunida en el Parque, el nuevo mandatario promete la construcción en Holguín del acueducto y el alcantarillado, y terminar la pavimentación de las calles[2].

Y sigue transcurriendo un mes tras otro y las obras no se inician. Los vecinos convocan para el 12 de diciembre de ese año la celebración de una nueva manifestación con el nombre de “Día de la Dignidad Holguinera”.

La protesta se preparó con suficiente tiempo: se divulgó intensamente por la radio local, se empleó propaganda gráfica y Pompeyo Fernández escribió un himno empleando la música del Himno Invasor.

12 de diciembre de 1947. Un mar de pueblo recorrió las calles de la ciudad que concluyó en una aglomeración de 20 mil personas en el Parque. Asistió el Gobernador de la Provincia, José Maceo González, hijo del famoso Mayor General de la independencia, José Maceo y Grajales. Todo el mundo apoyó las demandas hechas al gobierno central y las iniciativas del Patronato Mil Amigos. Esa fue una jornada inolvidable en el capítulo de las luchas cívicas en Holguín[3].

 


[1] Disturbios en Holguín. Periódico “Diario de Cuba”, P.1. Santiago de Cuba, 20 de mayo de 1947.

[2] A pesar del esfuerzo del patronato Mil Amigos de Holguín por pavimentar las calles de la ciudad, solamente habían conseguido terminar las cuatro calles que pasan por el Parque.
[3] Hay que desplegar más energía. Periódico “Verbo Libre”, P.1, Holguín, 10 de febrero de 1949. Y De cara a la historia, periódico “Norte”, P.8, Holguín, 22 de febrero de 1957