ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

22 de diciembre de 2016

El parque Calixto García y sus alrededores en las dos primeras décadas del siglo XX



 

Al mirar detenidamente la foto anterior se comprueba que en los alrededores del Parque Calixto García, por la calle Maceo, sobresalían los hermosos edificios del Liceo, con rejas en sus corredores, el hotel América, (actualmente La Begonia), la tienda El Buen Gusto, (actual Casa de la Trova), la farmacia Sirvén (conocida por los holguineros más viejos como Carril) y, en la misma esquina el comercio La Luz de Yara. Destaca en primerísimo plano los amplios corredores que siempre han contribuido a estrechar el singular vínculo del parque y su entorno urbanístico y arquitectónico.

En cuanto a instituciones de corte social en Holguín, el Liceo fue la más importante. En las fotografías anteriores se ve el viejo edificio sede del Liceo de Holguín. En la década de 1950 ese edificio se demolió y en su lugar se construyó otro, luego usado como Biblioteca Provincial Alex Urquiola.

 

Entre su membresía estaban los burgueses más acaudalados y los políticos más influyentes, por lo que de sus salones salieron casi todos los alcaldes, senadores, representes y hombres públicos que  influían decisivamente en todas las esferas de la vida de la ciudad y su entorno. En sus salones, prolongación del Ayuntamiento y otras instituciones de poder, se gestaban las más grandes celebraciones populares y también de la élite burguesa, incluyendo celebraciones patrióticas como los actos de cada 24 de febrero.

El viejo Liceo de Holguín: Salón de Baile
Liceo de Holguín: Salón de actos
Liceo de Holguín: Salón principal
Proyecto de Liceo con que soñaron los holguineros y que nunca construyeron
 
Echemos un vistazo a los que en 1912 rindieron tributo al estallido de la guerra de 1895 en Holguín:

Las actividades comenzaron a las 5 de la madrugada  con las orquestas de Avilés y Ochoa tocando dianas mambisas por las calles. Luego, a las 8 de la mañana alrededor del parque realizaron la gran parada escolar que partió de la casa Consistorial. Antes izaron la bandera cubana y una compañía del Ejército le rindió honores. Se escucharon discursos de Ricardo Sirvén Pérez Puelles y Rodolfo Socarrás García, el primero en nombre del Ayuntamiento y del Centro de Veteranos el segundo.
 
Después de concluir la parada, en el centro del parque se jura la bandera se reparten limosnas a los pobres de solemnidad. 

El Alcalde José A. García Leyva en sus oficinas de La Periquera       

    
Luego viene un receso hasta horas de la tarde en que comienzan en el parque los juegos de cucañas, de saco y de sartén con premios a los vencedores. De 3 a 5 de la tarde, partiendo de frente al Liceo, sale una gran manifestación cívica que incluye representación de todas las instituciones de la ciudad; al frente marcha la orquesta de José María Ochoa, así como coches con niñas de las familias Sirven, Socarrás y García Benítez, vestidas con trajes y adornos alegóricos a la libertad, el heroísmo y países como España y Estados Unidos. En los coches también van el alcalde José A. García y directivos de las sociedades Liceo y Colonia Española. 

Procesión cívica por la calle Libertad (No es la misma de la que habla la crónica)
 
La manifestación parte por la calle Maceo, luego toma Aricochea, Libertad hasta Agramonte y regresa por Maceo al parque, donde se disuelve luego de escuchar los discursos patrióticos del Comandante mambí Armando de Feria y del periodista y político Wilfredo Albanés.

En horas de la noche se realizan retretas dobles por las orquestas de Avilés y Ochoa, se queman vistosos fuegos artificiales, se elevan desde La Periquera globos con los colores de la bandera y finalizan las fiestas con bailes en el Liceo y demás sociedades de instrucción y recreo.[1]





[1] Papelería de Juan Albanés, Tomo 4 p 25.Fondos Raros y valiosos, Biblioteca Provincial Alex Urquiola.