ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

7 de diciembre de 2016

Camayd - José Ramón Artigas

(José Ramón Artigas. Holguinero. Director de Programas de TV, entre ellos “De la Gran Escena”)




Raúl con el Trío Continental.

En Camayd intérprete se daban unas vertientes poco comunes en una sola persona. Su diapasón iba desde un spiritual negro, un tango, hasta la ópera, sin olvidar la canción popular que siempre cultivó. Particularmente significa el trabajo que hizo con el Trío Continental, integrado por Jesús Camayd, Israel Zaldívar e Ignacio Ramírez. Ellos dejaron preciosas grabaciones del cancionero popular cubano y latinoamericano que hoy están olvidadas, lamentablemente. 

Camayd en un programa de televisión en Holguín, ensayando

En el siguiente enlace puede escuchar el Himno Invasor interpretado por Raúl Camayd y Ramón Calzadilla

En el siguiente enlace puede escuchar el Himno Invasor interpretado por Raúl Camayd y Hugo Barreriro 
 


Sin importar el género, todo lo que cantaba, Raúl lo hacia con extrema seriedad. Tuve un experiencia en ese sentido. Él grabó una versión del “Himno Invasor” junto con el barítono Ramón Calzadilla para un programa especial que se transmitió por la televisión en 17 de Diciembre de 1975, y poco tiempo después se repitió la experiencia con el también barítono Hugo Barreiro y en los dos casos hay que decir que Camayd se llevaba la mejor parte porque desbordaba de facultades naturales.
Era bajo de tamaño, pero su gallardía suplía ese problema. Y de los requerimientos vocales ni hablar, porque él siempre conservó su registro vocal privilegiado. Prueba de ello es que en el segundo Festival de Escenas Líricas de La habana se celebró un concierto en la Sala Ernesto Lecuona del Gran Teatro de La Habana donde se reunieron figuras del Teatro Lírico Rodrigo Prats, de la Ópera Nacional de Cuba y otros invitados, y allí Raúl, entre otras piezas, cantó un “Ol´Man River” que, comentábamos esa noche, era como para la más exigente grabación discográfica. Y en lo que casi todo el mundo está de acuerdo es que nadie en Cuba ha interpretado la “Salida de Juan”, de “Los gavilanes”, como Raúl Camayd.
Yo pienso que él pudo llevar adelante todas esas tareas porque tenía, por encima de todo, un carácter fuerte, decidido, muy luchador, muy tenaz, y a eso se unía una simpatía natural, eso que decimos del típico criollo que cae bien, que consigue lo que quiere porque no había forma de decirle que a Raúl Camayd. Y es curioso que a pesar de su ascendencia árabe encarnara tan bien ese espíritu cubano tan genuino: era un hombre jaranero, con el chiste a flor de labio y con mucho empuje ante la vida. Hay personas que para dirigir necesitan mantener un mal carácter o imponer sus criterios; Raúl usaba los argumentos. Habitualmente era una persona que sabía convencer, tenía ese don. Él sabía llegar a todos los planos, inclusive a esos donde hay jefes que apoyan más el deporte que el arte.
Era un líder y guía indiscutible. Los artistas con que trabajó en el Lírico de Holguín eran de los más variados orígenes, en una entrevista él mismo lo dijo: “Los integrantes del Lírico, que hoy son profesionales se formaron en el seno del propio grupo y se desarrollaron al calor propio del trabajo. Cuando llegaron todos eran obreros o estudiantes. Nunca tuvimos en nuestro seno artistas ya hechos ni procedentes de escuelas de arte. Todo eso nos libró de los conceptos de divadismo y estrellato que existían en algunos de los antiguos grupos de profesionales”.

Raúl con Ester Borjas en el programa de televisión “Álbum de Cuba”
Otra característica de él que hay que mencionar era su seriedad y su puntualidad. Si se comprometía, cumplía su palabra, sea cual fuera lo que ocurriera. Yo tuve la oportunidad de hacer varios programas de televisión con él, entre ellos “Album de Cuba” y “Recital”. Por cierto, cuando el canal holguinero Tele Cristal recibió su unidad de control remoto la estrenamos con un programa “Recital” con Camayd que grabamos en los exteriores del Hotel PerniK.