ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

CONVERSANDO SOBRE EL ENTRAMADO URBANISTICO DE HOLGUIN

4 de febrero de 2017

Calixto García. Biografía. 50


1878, Enero
Otra vez está doña Lucía en Madrid, gestionando, sin conseguirlo, el traslado del hijo de la horrible Pamplona.
1878, Febrero
Pacto del Zanjón

En Camaguey se firma el Pacto del Zanjón y concluye la guerra sin la independencia. Parecía que todos los prisioneros serían puestos en libertad, pero por la actitud de Maceo y los orientales que le seguían, quienes protestaron el pacto en Baragüá, Calixto y Tomás Estrada Palma continuaban en prisión.
1878, Mayo
Escribió Fernando Figueredo que en el momento en que Martínez Campos despedía a los representantes del gobierno revolucionario cubano, que marchaban al extranjero, concertada ya la paz, preguntó él al Capitán General por qué Calixto y Estrada Palma continuaban guardando prisión a pesar del Convenio del Zanjón, a lo que le respondió Martínez Campos: “Hoy mismo pediré por telégrafo su libertad”.
1878, Junio 8
Liberan a Calixto
Liberan a Calixto de su cárcel en Pamplona. Este de inmediato pone un telegrama a Lucía, que se encontraba en Madrid, le dice que lo espere allí, hacia donde se encamina.
Calixto avisa a sus amigos que se marchará de España
A su llegada, dice Rojas Oria, Calixto se reúne con sus amigos en la casa de un compatriota que los obsequia a todos con un ajiaco criollo, que tanto gustaba al general.
El general avisa a sus amigos que solo espera poder embarcar a Lucía para Cuba y entonces también él se marchará. Quiere reunirse con Isabel y sus hijos que lo esperan en Nueva York, aunque antes desea encontrarse con algunos amigos que están en París.
El General va a París, se entrevista con el Dr. Betances
Recién llegado a París, Calixto se hospeda en la casa de su amigo Eusebio Hernández, para entonces graduado como médico. Calixto se entrevista con el puertorriqueño, Dr. Betances, líder de la revolución cubana en Europa. La entrevista, dice Casasús, constituye una segunda protesta del Zanjón. En ella Calixto declara su inconformidad con el pacto y hace público su propósito de reanudar la guerra contra España.
En Nueva York Isabel se entera de la próxima llegada del esposo
Cuando Isabel se entera de la inminente llegada de Calixto a Nueva York, sacó a sus tres hijos de los centros internados donde estudiaban y los llevo a su casa.
A Calixto le apura dejar París y reunirse con la familia en Nueva York
Pocos son los días que Calixto está en la casa de Eusebio Hernández, apurado como estaba por llegar a Nueva York. Cuando llega la hora de la partida, ambos médicos, Betances y Eusebio Hernández lo acompañan a los muelles del Havre. En el vapor “Alicia” parte el general rumbo a Inglaterra, pero es poco lo que está allí. Continúa su camino a América.
1878, Septiembre
Dice el periódico “La Independencia” de Nueva York: “Hace pocos días llegó a ésta, procedente de Europa, el General Calixto García. Viene bastante repuesto de su quebrantada salud, que tanto sufrió en cuatro años de encierro, en prisión española de la que se vio liberado hace tres meses”.
La familia se reúne después de siete años
Al reencontrarse, el matrimonio se estableció en un humilde apartamento de un edificio en 360 Oeste calle 45 y 44 Novena Avenida. Los niños comenzaron a asistir a escuelas públicas. Leonor a la del Este calle 13 y Calixto y Carlos a la de la calle Oeste 52.

La dirección del Comité Revolucionario Cubano de Nueva York[1] le entregó a Calixto García la presidencia. De inmediato el veterano mambí se dedicó a la organización de la que luego sería conocida como Guerra Chiquita.



Anterior    Siguiente






[1] Aún estaba el general García preso en Pamplona, cuando un grupo de cubanos emigrados crearon el Comité Revolucionario Cubano de Nueva York, con el fin de apoyar a los insurrectos que continuaban peleando en los campos de la Isla, muy a pesar de la firma del Pacto del Zanjón. Y cuando todos los patriotas se vieron obligados a salir de Cuba, el Comité devino en un instrumento para organizar la nueva contienda.