LO ÚLTIMO

La historia de LOS CHINOS que le dieron nombre al famoso agromercado holguinero

4 de febrero de 2017

Calixto García. Biografía. 44



1875, Julio

Calixto preparan un plan de fuga
Calixto solicita a las autoridades españolas que: “Se le autorice para trasladarse a la casa particular que él elija, en donde, bajo el cuido de su familia y con las condiciones necesarias, pueda someterse a las operaciones que indispensablemente debe sufrir para la curación de las lesiones que padece y atender al restablecimiento de su salud”.
1875, Septiembre 13
Carta a Hilario Cisneros
Calixto está a la espera de respuesta a su solicitud y a la vez prepara un plan de fuga; para ello solicitó la ayuda del patriota cubano emigrado en Nueva York, Hilario Cisneros. 
A este le dice por carta desde la prisión:    
“Mi estimado amigo.
“Sin haber recibido contestación a la que hice el mes pasado y que temo no haya recibido, le hago esta para comunicarle algo sobre mi situación. El otro día vino a verme un Señor de bastante influencia aquí, el que me manifestó que se comprometía conseguir mi libertad en muy corto plazo; pero que como para conseguirla había que hacer gastos, era necesario que se depositaran tres mil pesos en manos de un banquero de confianza, los cuales no recibiría ese señor que arriba indico más que en el caso de conseguir mi libertad y encontrarme en el extranjero, corriendo de su parte facilitarme pasaporte y lo demás necesario. Poca cosa hubiera yo hecho de ese asunto, a no haberme dicho los amigos de esta que se señor era individuo que podía hacerlo y como quiera que fuera pesarme mañana que no hice esfuerzos por conseguir la libertad para volver a unirme a mis hermanos y sufrir las penalidades de la campaña, a cuando ese es mi deseo más ardiente, le escribo esto para que vea con el agente de esa si es posible remitirme esa cantidad y en ese caso lo haga lo mas pronto posible a un banquero de confianza de esta ciudad. Pero antes de todo le pido que con la franqueza de hermano si ve que no es posible que se acceda a mi solicitud, bien porque el sacrificio que pido sea demasiado grande o porque los recursos escaseen, no haga uso de esta carta y me diga su opinión pues sentiría dar un paso inútil.
“Diríjame la contestación por el misino conducto que reciba esta, pues es el mas seguro y breve.
“Le incluyo cartas para mis hijos que Ud. me hará el favor de entregarlas. ¿Qué hay en Cuba? Dígame algo amigo mío, pues según lo que veo por un boletín que llegó a mis manos ha renunciado Santa Lucía (Salvador Cisneros Betancourt) y como ignoro los motivos, temo que ya empecemos a demostrar que no en vano descendemos de los españoles.
“Se despide de U. con un afectuoso abrazo su hermano.
“Calixto G. Iñiguez”
1875, Septiembre 21

Respuesta de las autoridades españolas a la solicitud de Calixto
Finalmente y en respuesta a la solicitud de Calixto de ser trasladado a la casa de un amigo para atender su salud, el ministro de Ultramar le comunicó al Capitán General de Castilla la Nueva, bajo cuya jurisdicción estaba el cuartel de San Francisco: “Asimismo de lo manifestado por los profesores médicos del cuerpo de sanidad militar que han reconocido al recurrente [Calixto García] en el certificado que VE., remitió a este Ministro con su escrito de veintitrés de Julio próximo pasado Su Majestad, de conformidad con lo acordado en consejo de ministros, ha tenido por conveniente resolver que el referido Don Calixto García Iñiguez sea trasladado en calidad de preso y con las debidas precauciones al hospital militar de esta plaza para que en el pueda practicarse la operación que necesita, encareciéndole la más rigurosa vigilancia en su custodia y bajo la más estrecha responsabilidad al jefe del puesto a quien le será exigido en caso de evasión y, siendo por último de Real voluntad, que una vez que se halla curado el interesado vuelva a ser conducido a las prisiones militares en que hoy se encuentra”.



Anterior      Siguiente