ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

10 de febrero de 2017

Biografía del Ejército en Cuba, 1898-1958



Leer además: Holguín militar
Finalizada la guerra hispano-cubana-norteamericana se licencia el Ejército Independentista (mambises).

 

A partir de 1898 se desarrollaron estructural y orgánicamente las fuerzas armadas; 

Entre 1898 y 1901 se forma la Guardia Rural y la Policía Municipal;

En 1908 se estructura el Ejército Permanente, separado de la Guardia Rural, creándose una Compañía de Infantería en cada provincia; 

En 1909 se inicia el Servicio de Guardacostas y  la Marina de Guerra;

Por Decreto de 27 de Agosto de 1909 se fundó en el Castillo del Morro, en La Habana, la Escuela de Cadetes, de la que fue su primer Director e Instructor el capitán Frank Perker del 11no. Cuerpo de Caballería de los Estados Unidos[1];

En 1915 se unifica el Ejército Permanente y la Guardia Rural en el Ejército Nacional y se organiza su Estado Mayor. El Estado Mayor le dio coherencia y unidad a las tropas de guarnición que se habían iniciado al estructurarse la Artillería de Costa, la Infantería y los Tercios Tácticos, estos últimos como tropas de caballería;
José Martí Zayas Bazán
Un paso importante fue la instauración en 1917, durante el Gobierno del General Menocal, de la Secretaría de Guerra y Marina. Su primer titular, dicho sea de paso, fue el general de brigada José Martí Zayas Bazán, hijo del José Martí.
En 1918 se completaron las fuerzas fundamentales del país al surgir el Cuerpo y la Escuela de Aviación;
El 9 de noviembre de 1934, siete meses después de haber sido disuelto el Ejército Nacional, se aprobó la Ley Orgánica mediante la cual se daba vida al Ejército Constitucional y al Servicio de Inteligencia Militar[2]. Este último fue la entidad más preparada por el Estado Mayor del Ejército y cuya misión era informar al Estado Mayor y operaba en servicios relacionados con la estabilidad de la Nación;
Durante la Segunda Guerra Mundial, el Ejército Constitucional cubano sufrió cambios en su organización y estructura, su Jefe, Fulgencio Batista se vio obligado a preparar su Ejército con la profesionalidad que el Sistema Interamericano de Defensa imponía a los ejércitos latinoamericanos por la situación de guerra vigente.
General Fulgencio Batista
En 1940 Batista es electo Presidente de la República y comienza su mandato tomando una serie de medidas para fortalecer la institución armada que se encargaría de proteger sus intereses. Exactamente en ese año comienzan a desaparecer los Tercios Tácticos, seguramente que por la experiencia de la Guerra que demostró lo obsoleto de esa fuerza en las nueva s condiciones del combate moderno;
Asimismo reorganizó la Guardia Rural,  instituyó el grado de general, creó el Cuerpo de Aviación del Esta do Mayor del Ejército, se aprobó una nueva Ley Orgánica y se dio vida otra vez al Servicio Militar, que tuvo dos variantes, el Servicio Militar de Emergencia Obligatorio y el Servicio Militar de Emergencia Voluntario, como dos fuerza s orgánicamente independientes y constituyó seis Regimientos, cuatro de Servicio Militar de Emergencia Obligatorio (Regimientos 10; 12; 13 y 14) y dos de Servicio Militar de Emergencia Voluntario, (Regimientos 9 y 11); el Cuerpo de Oficiales subordinados de esta fuerza se formó mediante un curso de seis meses del que salieron graduados más de 120 segundos tenientes, grado transitorio para el Servicio Militar de Emergencia;
A partir del golpe militar del 10 de marzo de 1952, el dictador Fulgencio Batista lleva a cabo otra serie de cambios organizativos y funcionales dentro del Ejército que condujeron a su modernización: elaboró una nueva Ley Orgánica agrupando a las fuerzas de artillería, infantería y caballería en las fuerzas terrestres, diferenciando de ellas a la Guardia Rural que quedó como cuerpo destinado al orden interior. Surgió la Fuerza Aérea del Ejército en sustitución del Cuerpo de Aviación por la Ley Decreto No. 15 del 18 de Abril de 1952, publicada en la Gaceta Oficial del 23 de Abril, que derogó el Decreto Presidencial 854 del 28 de Marzo de 1945[3]. Además incrementó la participación de las instituciones y sus jefes en la vida nacional.
En 22 de Julio de 1953 la Gaceta Oficial, en edición extraordinaria, dio a conocer el Decreto-Ley No.975, también conocido como Ley Orgánica del Ejército, del Ministerio de Defensa[4]. Esta definió en su Artículo No. 2 que el Ejército estaría conformado por el Estado Mayor del Ejército, las Fuerzas Terrestres (agrupación de infantería, caballería y artillería), las Fuerzas Aéreas, las Fuerzas de la Guardia Rural, los Cuerpos, los Servicios, la Reserva (Reserva Militar que estaba integrada por los retirados del Ejército y por el Servicio Auxiliar Femenino) y las Agrupaciones Especiales. Con la aplicación de esa dicha Ley se produjo un cambio en la denominación de la jefatura del Ejército: el Estado Mayor General comenzó a llamarse Estado Mayor del Ejército y en este radicó la dirección técnica y la conducción de las operaciones militares. Dicho Estado Mayor del Ejército estaba integrado por una jefatura y cinco direcciones: Personal (G - 1), Inteligencia (G - 2), Operaciones (G - 3 ), Logística (G - 4 ) e Inspección (G - 5 ). La Ley Orgánica estuvo vigente hasta finalizar la guerra.
En 1955 Batista continúa fortaleciendo su ejército; para ello modificada y perfecciona la Marina de Guerra a tal punto que en 1956 esa era considerada la más poderosa del Caribe. Poseyendo 43 unidades de superficie, de ellas un crucero, el Cuba, que era la unidad más antigua, botado en 1911, reconstruido en 1936 - 37 y modernizado en 1956; tres fragatas botadas en la Segunda Guerra Mundial y modernizadas en 1956, dos buques de patrulla y escolta, uno de ellos modernizado en 1956; catorce guardacostas; dos guardacostas auxiliares; dos lanchas torpederas; doce lanchas patrulleras, de ellas siete construidas en Estados Unidos en 1956, dos buques de servicio de faros, tres embarcaciones de servicios auxiliares y dos buques de rescate y salvamento[5]. Estas eran las fuerzas con las que el gobierno esperaba destruir los intentos de los opositores, y en realidad no eran pocas.

 “El tiempo que medió entre la desaparición del Ejército Libertador y el surgimiento del nuevo ejército cubano, posibilitó a los Estados Unidos impedir que a la nueva institución armada llegara el influjo independentista, revolucionario y nacionalista de su antecesor, [el Ejército Mambí]. Pero la ruptura no solo fue en este sentido, sino que también el naciente ejército rompió de forma abrupta con las tradiciones de la lucha y el Arte Militar mambí, para asumir totalmente el pensamiento militar norteamericano”[6].
Solo que la asunción del arte militar norteamericano no ocurrió durante un corto período, sino que más bien se desarrolló como un proceso que maduró a medida que avanzó el siglo XX hasta los años treinta y cuarenta y comienza a concretarse con la llegada de los primeros profesores venidos desde los Estados Unidos, y con ellos se asimila sus estructuras y métodos académicos a partir del estudio por manuales traducidos del inglés.
En los años cincuenta eso se convertiría en un factor en contra del régimen: Cuando las guerrillas dirigidas por Fidel Castro, recuperaron la tradición militar que llegaba del siglo XIX y pusieron en primer plano los métodos de los ejércitos que luchan en desventaja, esto es, la guerra de guerrillas, impusieron al Ejército Constitucional cubano un tipo de  guerra para el que no estaba preparado.




[1] Memoria de la Escuela de Cadetes. Curso 1952-1956. p.37
[2] Enrique Buznego y Luis O. Eiró: El Ejército de la tiranía: sostenedor de la dictadura militar y de los intereses de la oligarquía nacional y el imperialismo. Imprenta Central de las FAR, 1987. Pág. 54.
[3] Gaceta Oficial de la República de Cuba. 23 de abril de 1952. Pág. 7489.
[4] Roberto Pérez Rivero: Ob. Cit. Pág. 32.
[5] Alberto Ferrera Herrera: El Granma: La Aventura del Siglo. Editorial Capitán San Luis, pp.82-83 y 116.
[6] Pérez Rivero, Roberto: Desventura de un Ejército. Editorial Oriente, Santiago de Cuba, 2003, Pág. 26.