LO ÚLTIMO

Las esculturas funerarias del cementerio municipal de Holguín, CUBA

12 de agosto de 2017

Faustino Orama, El Guayabero. Valoraciones de otras personalidades de la cultura cubana: Leonardo Padura



Leonardo Padura (narrador y periodista)
 Casi nadie lo conoce por su verdadero nombre. Sin embargo, cuando se habla de El Guayabero viene a la mente de todos los cubanos su peculiar estampa y el criollísimo humor de sus canciones.
Cuando uno lo mira bien, descubre que Faustino Oramas parece un Quijote demasiado expuesto al sol. Como el inmortal caballero de Cervantes, Faustino es de complexión recia, seco de carnes, enjuto de rostro, gran madrugador y amigo de la caza (de la caza de amor/que/ es de altanería, como bien dijera Gil Vicente). Incluso, como todo caballero andante Faustino Oramas tiene su nombre de guerra: El Guayabero.
Sin embargo, su oficio no es deshacer entuertos, sino recorrer nuestra ínsula, de pueblo en pueblo, acompañado siempre de su tres, como los viejos juglares. Como los juglares, además, Faustino Orama va cantando la crónica de nuestra vida cotidiana. Para ello cuenta con su voz potente, unos octosílabos inmejorables y el criollísimo humor del doble sentido, atributos que lo hecho famoso y hasta imprescindible en la abultada memoria de la música popular cubana.
[...] de todas las cosas importantes que ha visto o le han sucedido en su larga vida, El Guayabero ha tomado la materia prima para sus más populares, y por eso en sus letras refleja, como pocos lo han hecho, el modo de ser del cubano, su picardía congénita y su humor corrosivo y vital.
Faustino Oramas es por ello, tal vez, el último representante de aquella generación de soneros que vivieron de la música y para la música, y supieron transmitir a su obra la idiosincrasia del cubano, que siempre se reconoce en las canciones de este juglar oriental. Y, como juglar al fin, El Guayabero vive y disfruta la bohemia. Con el tres debajo del brazo, siempre está dispuesto a cantar en escenarios o parques, en bares o bateyes, donde quiera que haga falta la alegría, porque Faustino Orama es la alegría de su música, y su público son todos los habitantes de esta, su ínsula querida y natal. [...]
(Revista Cuba Internacional, septiembre de 1988)