LO ÚLTIMO

Las esculturas funerarias del cementerio municipal de Holguín, CUBA

12 de agosto de 2017

Faustino Orama, El Guayabero. Testimonios. José Julián Padilla Sánchez



 
José Julián Padilla Sánchez.
Productor discográfico
Cuando en 1980 se fundaron los estudios de grabación en Santiago de Cuba, yo tuve el placer de ser designado productor de una serie de discos de larga duración que se realizarían a figuras legendarias de la trova, entre ellos mi abuelo Pepe Sánchez, Ñico Saquito, Los Compadres y El Guayabero. En una reunión previa algunos estimaron que él no debía ser llevado al disco porque  sus piezas de doble sentido no tenían cabida en el mundo de las grabaciones, la radio y la televisión.
Finalmente rompimos ese mito o prejuicio, vino al estudio con sus músicos y se grabaron 14 piezas, aunque por sus improvisaciones y extensión solo se incluyeron seis en ese, su primer disco.
Al fin de año las mejores grabaciones se enviaron al Premio EGREM y, para sorpresa de algunos, el suyo fue el ganador en la categoría de música tradicional. Recuerdo que la musicóloga María Teresa Linares, integrante del jurado, luego me comentó que lo oyeron varias veces, y su gracejo y picardía no tuvieron rivales, siendo seleccionado su LD por voto unánime. La acogida popular también fue magnífica pues en muy poco tiempo fueron vendidos todos los ejemplares.
En 1985 y 1989 volvió a grabar otros dos discos de larga duración. De ellos se han hecho reediciones y se han incluido sus grabaciones en numerosas compilaciones y antologías, además de llevarse a CD y a casettes.
Aquí en Santiago siempre fue muy querido y aplaudido en los festivales de la trova, el son y otras celebraciones. En los carnavales de la década de 1980 en la calle Sueño se reunían miles de personas que cantaban junto a él sus sones.
Sin duda que entre tantos grandes de la música cubana, El Guayabero tiene un lugar privilegiado en el corazón de los cubanos.