ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

12 de agosto de 2017

Faustino Orama, El Guayabero. Testimonios. Deivis Sánchez



 
Deivis Sánchez.
Tresero del grupo Los Guayaberos
Como tresero el trabajar a su lado fue una verdadera escuela. Aprendí mucho de sus tumbaos, de este instrumento y sus peculiaridades. Fue por eso que en noviembre del año 2001, cuando él andaba buscando un tresero para su grupo, en tono de broma pero muy seriamente en el fondo, yo mismo me brindé y no me arrepiento de ello porque a partir de entonces bajo su guía crecí en lo profesional y en lo humano, ya que fue muy buena persona y no solo nos dejó su música sino también el ejemplo de sus valores y de su carácter bromista.
Como instrumentista no gustaba del tres pequeño, prefería la guitarra adaptada a tres y lo encordaba muy diferente a los demás. Le ponía bordones para que sonara grave su tumbao, o macho como solía decir a los que preguntaban.
Normalmente en el tres se encuentran prima y tercera entorchadas arriba —que es el sol— luego dos terceras lisas en el medio —que es el do—, y finalmente dos segundas lisas o un cuarto y una segunda abajo —que es el mi—; sin embargo, El Guayabero le ponía un cuarto y una segunda gruesa abajo para el mí, un bordón quinto grueso con una tercera lisa en el medio, y arriba, una tercera entorchada con una prima, lo que lo hacía sonar muy, muy diferente al resto de este tipo de cordófono tan cubano.