ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

11 de julio de 2010

"Así es Gibara", un libro maldecido por los Gibareños


Por: César Hidalgo Torres

Lizue Martínez Rodríguez y Laritza Vega Peña, especialistas de la sala de Fondos Raros y valiosos de la Biblioteca Provincial “Alex Urquiola”, de Holguín escribieron la historia de "Así es Gibara", el célebre y maldecido libro de José A. García Castañeda. (La A seguida de punto significa en este caso Agustín, pero no es preciso conocerlo, se trata y se tratará eternamente de Pepito).

Pepito García Castañeda
"Hoy, queremos relatarles la historia de un hecho similar que sucedió en la provincia holguinera. Poseemos el único ejemplar que escapó del fuego y que se encuentra, para nuestro orgullo, en la Sala de Fondos Raros y Valiosos de la Biblioteca Provincial “Alex Urquiola”: Así es Gibara. Libro publicado en el año 1957. Su autor es el naturalista, historiador, erudito y personalidad destacada de la cultura holguinera, José A. García Castañeda (1902-1982).
"Dicen los ancianos de Gibara que no saben quién le contó a Castañeda todas esas historias, pero que se las sabía todas y que el libro no dice mentiras. Lo cierto es que cuando fue publicado no agradó a los gibareños al punto que el Ayuntamiento declaró al  escritor persona no grata para la ciudad y el libro fue quemado en la plaza del pueblo.
No escapa a las bibliotecarias lo de los "apodos" o seudónimos. Ese fue el asunto que más molestó a los gibareños:

“... lo esencial de Gibara, que todos los llevan y en todos resulta ser un apellido que se hereda con la muerte, bien colocados y que a nadie ofenden...” A continuación tomamos del libro la primera estrofa de un poema, nacido de la inspiración del poeta José Antonio Recio, que ilustra los sobrenombres de algunos de los lugareños:

“Allá en “La Perla del Oriente”
existe un humano todo,
en donde he visto más gente
con singular apodo;
allí encontrará de todo
igual que en una Botica,
a Lucía “La Chancharica”,
al gran mulato “Bembeta”,
a Adolfo “La Cubereta”
Y otros que abajo se explica”.

El único ejemplar de Así es Gibara que se salvó del fuego


En la extensa papelería dejada por el historiador al morir "Aldea Cotidiana" encontró una hoja suelta mecanografiada que seguramente es copia hecha por Pepito. En ella el autor, algún gibareño enfurecido, ataca a los holguineros a los que echa en cara lo "desagradecidos" que son con Gibara y acto seguido ejemplifica con el más maldito de todos los que en Holguín han nacido. 

Gibara: La Villa Blanca/La Perla del Norte.
(España chiquita)

(...) poco agradecen los de Holguín a Gibara. Ni siquiera que los unimos a Gibara por ferrocarril el 31 de mayo de 1885 con el solo objeto de llevarles comida.

Los de Holguín, sin dudarlo, son enemigos nuestros que siempre han tratado de desacreditarnos. Como por ejemplo, recientemente, un seudo-escritor holguinero que tratando de ofender el raudal limpio y profundo del historial de la Villa nos dedica un libelo lleno de falsedades y a veces inmoral, bajo el título "Así es Gibara" que unanimemente nos hizo reaccionar, y reunidas nuestras clases vivas en la noche del 19 de julio de 1957, declaramos a su autor Persona No Grata en nuestra Villa, con solicitud a todos los gibareños que tuviesen en su poder el indicado folleto, lo entregasen al colegio de Maestros Equiparados, al objeto de destruirlos por medio del fuego, lo que hicimos esa misma noche, en nutrida manifestación voluntaria y al grito de "A quemarlo".

Igual una poesía de nuestro mejor poeta la pegamos en la puerta de nuestras casas, en los emplos, en las vidrieras comerciales, y hasta en los prostíbulos de La Loma (para general conocimiento de los visitantes de esos asquerosos lugares y nunca por los vecinos de la Villa).

Leí, Pepe García, "Así es Gibara"
engendro libelezco nauseabundo,
tan indigno de ver la luz del mundo,
como el rústico autor que lo engendra.

Con la fruición que el agua clara
hoza y retoza el animal inmundo,
pateas el raudal limpio y profundo
del historial de mi ciudad preclara.

Tu pluma para sí no la quisiera
la tiñosa más vil. Como de pelos
tienes de ideas limpia la molera.

Deja la Historia, ruín escritorzuelo
y amigo de comer en demasía,
o has un tratado de gastronomía.
Dice este furibundo autor que Pepito escribió el libro: "por verse despreciado en sus requerimientos amorosos por una gentil y cuerda gibareña".

Y concluye recordando, o quizás es una amenaza por si Pepito se atreviera a acercarse a la Villa, que el 18 de enero de 1823 los gibareños también prohibieron al Capitán del partido de Auras, don francisco Hidalgo, que los visitara solo porque este se oponía a la fundación de ese pueblo.

Estatua de Pepito García Castañeda ubicada al lado de una de las ventanas de la que fuera la casa en que vivió


Pepito murió 25 años después de aquellos sucesos. No me costa que alguna vez regresara a Gibara, pero tampoco lo contrario. Lo cierto es que cuando se supo de su muerte un nutrido grupo de gibareños vinieron a Holguín a rendirle postrer tributo, y eso que Pepito continuó burlandose de los gibareños sin compasión de ninguna clase.

Esta es una anécdota que prueba lo anterior. Era Pepito profesor del Instituto de Segunda Enseñanza de Holguín y un día, al entrar al aula, dijo que había llegado un barco griego a la Villa y que las gibareñas se estaban acostando con los mariños... una alumna gibareña, ofendida, se puso en pie y fue a salir del aula, pero Pepito interpuso su enorme humanidad al tiempo que le decía: "Un momento, señorita, quédese y escuche la clase. No tiene que apurarse que los griegos alcanzan para todas".

"Así es Gibara" es considerado por los investigadores como patrimonio bibliográfico de la Provincia de Holguín. El historiador del Centro Provincial de Patrimonio Cultural, Msc. Armando Cuba de la Cruz, afirma que el libro posee un gran valor histórico y sociológico, demuestra una preocupación por cambiar los defectos del gibareño y gracias a la acuciosidad de su autor, nos retrata picarescamente la vida cotidiana de este pueblo holguinero.

Leer "Así es Gibara"