LO ÚLTIMO

Un grande de la música cubana agriamente olvidado

La aldea a la mano (Holguín, Cuba)

14 de julio de 2018

El "práctico mayaricero" que menciona José Martí en su diario de campaña



Por María Julia Guerra y Edith Santos
El práctico de Mayarí que menciona José Martí en su Diario de Campaña el 9 de mayo de 1895 era Santos Torres, quien había desempeñado tales funciones en el Cuartel General durante la Guerra de 1868, y que, además, fue el que condujo al general español Arsenio Martínez Campo hasta Baraguá, donde se produjo la entrevista con el general cubano insurrecto Antonio Maceo que ha pasado a la historia como la “Protesta de Baraguá”.
El historiador José Luciano Franco, en el tomo Uno de su obra “Antonio Maceo, apuntes para una historia de su vida”, nos narra que el 14 de marzo de 1878, por la mañana, partió Martínez Campo por ferrocarril desde Santiago de Cuba y llegó hasta San Luis, donde concluía la vía férrea. Estableció su campamento en Miranda. Al otro día, muy temprano en la mañana, guiado por Santos Torres, salió Martínez Campos rumbo a Baraguá, donde le esperaba el general Antonio Maceo.
Acompañaban a Martínez Campo los brigadieres Camilo Polavieja y Narciso Fuentes, coroneles Alejandro Moraleda, Emilio Mach y José Anderíus, comandante Ponfiel, teniente Fuentes y doctor Ledesma, este último médico del estado mayor. Y asimismo un pelotón de caballería como escolta.
En la fecha y hora señalada se encuentran en los Mangos de Baraguá el capitán general Arsenio Martínez Campo y  el general Antonio Maceo Grajales. (José Luciano Franco Antonio Maceo, apuntes para una historia de su vida. Editorial de Ciencias Sociales. La Habana, 1973, tomo I p. 139)
José Martí, el 15 de mayo, anota en su Diario que de sobremesa hablan de Limbano [Sánchez] y recuerda “como lo contó el práctico de Mayarí, que había acudido a salvarlo, y llegó tarde. Limbano iba con Mongo [Ramón González], ya deshecho, y llegó a la casa de Gabriel Reyes, de mala mujer, a quien le había hecho mucho favor: le dio las monedas que llevaba; la mitad para un hijo de Limbano [ahijado] y para Gabriel la otra mitad, para que fuera a Cuba [Santiago de] a las diligencias de su salida, y el hombre volvió, con la promesa de 2,000 pesos, que ganó envenenando a Limbano. Gabriel fue al puesto de la guardia civil, que vino, y disparó sobre el cadáver para pareciera muerto por ellos. Gabriel vive en Cuba [Santiago de], acusado de todos los suyos:…” (José Martí, Obras Completas. T.19. p. 242)
Es muy posible que Santos Torres, el práctico de Mayarí, conociera a Limbano durante la entrevista del mayor general Antonio Maceo con el general Arsenio Martínez Campo, en Mangos de Baraguá, ya que Limbano, al igual que Mongo, fueron de los que estuvieron junto al Titán de Bronce el 15 de marzo de 1878, en el histórico momento.
El general de brigada Limbano Sánchez Rodríguez, combatiente de la Guerra de los Diez Años y la Guerra Chiquita había desembarcado el 18 de mayo de 1885, por Playa Caleta, Baracoa, con once personas, entre ellas el también general de brigada Ramón González [Mongo], al ser descubiertos fueron dispersados por las tropas españolas. Limbano, tenazmente perseguido, se dirigió a la zona de Mayarí en compañía de Mongo y se refugió en una finca ubicada en Cayo Rey propiedad de su compadre Gabriel Reyes, pero este lo traicionó. El 28 de septiembre, brindándoles café envenenado, Gabriel Rey asesinó a Limbano y a Mongo. Luego el traidor buscó las tropas españolas, que llevaron los cadáveres hacía un camino próximo, donde simularon un combate, para aparentar que habían muerto en acción de guerra.

LO MAS POPULAR DE LA ALDEA