ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

23 de octubre de 2014

Los mil y un lugares por donde desembarcó Cristóbal Colón en Cuba.

Por Cosme Casals Corella.

El debate sobre el lugar de desembarco de Colón en Cuba comenzó en 1825 con la aparición del Diario del Almirante en la edición preparada por Martín Fernández de Navarrete, “Colección de los viajes y descubrimientos que hicieron por mar los españoles desde fines del siglo XV”. Es este autor  identifica el San Salvador del que habla Colón como lugar de su llegada a Cuba con la Bahía de Nipe. Posteriormente la opinión de Fernández de Navarrete es compartida por otros autores como Jerónimo Becker Muñoz en 1856, Glenn Steward en 1930 y A. B. Becher y Guiteras.

Por su parte Fray Bartolomé de Las Casas, a quien se le debe haber transcripto el Diario de Navegación del Gran Almirante, al referirse al lugar de llegada de Colón a Cuba en su obra “Historia de Las Indias” publicada entre 1552 y 1564,  escribió: “Este puerto creo yo que fue el de Baracoa, al que puso nombre Diego Velázquez, el primero que fue con gente española a poblar la dicha isla de Cuba al puerto de la Asunción.”[Las Casas, 1827.vol.1].[1]

Posteriormente el historiador local de Baracoa, Sr. Ernesto de las Cuevas Morillo, en su obra titulada “Baracoa fue el primer lugar de Cuba descubierto por Colón”, publicada en 1936, afirma que fue aquel (Baracoa), el primer puerto visitado por el Almirante en la Isla, y que a su llegada Colón bautizó a Baracoa como como Porto Santo. [García, 2008.Pág.36].[2]

La investigadora norteamericana Irene A. Wright en 1921 encontró un documento en el Archivo general de Indias fechado de 1607, donde hay una faja que dice: “Indias General. Borrador con notas para la historia general, descubrimiento y conquista de las Indias por los españoles. Del Cosmógrafo García Céspedes: descubrieron la isla que llaman los indios guanahaní de la parte del Norte, esta es una de las que se disón de los lucayos y allí el Almirante y los que con él yvan tunierón noticia de la isla de Cuba, e como aparecieron luego muchas isletas que están en tornó de Guanahaní las llamaron las princesas y de allí fue a la isla de Cuba, al puerto de Baracoa que es de la vanda del Norte”.[Castro,1977.Pág.63].[3]

La tesis de Baracoa como lugar del desembarco de Colón en Cuba también fue aprobada por Herrera y por el pedagogo e historiador Miguel Jaume, pero con el paso tiempo esta se olvidó, sobre todo porque entonces existían argumentos geográficos que demostraban su invalidez.
En 1995 el historiador baracoense Alejandro Hartmann Matos en una obra suya que titula “Los días de Colón en Baracoa”, recuerda la tesis pero la desecha y recuerda que los días de Colón en Baracoa comenzaron el 27 de noviembre de 1492 cuando arriban a la muy pronto Ciudad primada de Cuba dos de sus navíos, La Niña y la Santa María. [Hartmann, 1995.Pág.3].[4]

José García de Arboleya, en su “Manual de la Isla de Cuba. Compendio de su historia, geografía, estadística y administración” de 1825, analiza el recorrido de Colón a lo largo de las costas de Cuba y asegura que fue el lugar de arribo la Bahía de Samá, mientras que el escritor Canario José Ignacio de Armas en 1889 se inclina por la Bahía de Naranjo como lugar de la primera recalada de Colón en Cuba.

G.V. Fox presentó su tesis en 1851. Fue precisamente este autor el primero en decir que Colón pisó tierra cubana por Puerto Padre. Esta tesis es seguida posteriormente por R. Cronau, José Silverio Jorrin y Francisco R. Pueyo.
La Tesis de Puerto Padre increíblemente fue mantenido por algunos autores contemporáneos como Arnaldo A, Rueda Quintana, Armando Martínez Rueda, Orlando Martínez Rueda, Tomás N Martínez Rueda todos de la provincia Las Tunas. Ellos en 1992 publicaron a través de la Editorial tunera San Lope el folleto: “Portus Patris: La llegada de Colón en Cuba”. Y en ese mismo año la revista cultural del periódico Ahora de Holguín publica una sonada respuesta al folleto de los tuneros que firmaron los historiadores holguineros Víctor Orlando Bellido Aguilera y Alfredo Álvarez Almaguer titulada: “Acerca de San Salvador Patris”.

En el anteriormente citado trabajo se exponen sólidos argumento e información geográfica que dejaron invalidada la  tesis de Portus Patris como lugar del desembarco, quedando Bariay como el lugar de la primera recalada de Colón en Cuba.

No obstante en 1994 y esta vez de forma solitaria Arnaldo A  Rueda Quintana publica otro folleto con ediciones Publicigraf-Editorial San Lope, Colección Cucalambé de Las Tunas, titulado este: “Portus Patris, el desembarco de Colón”. En él insiste que fue Puerto Padre el lugar de desembarco, pero sin  analizar la enorme cantidad de trabajos que han refutado esta teoría. Como se expondrá más adelante en el presente bosquejo historiográfico, la tesis de Puerto Padre quedó invalidada en el evento EL V CENTENARIO VISTO DESDE CUBA, realizado en octubre de 1992 en la ciudad de Holguín.

Washington Irving, en su obra Life and voyages of Christopher Columbus” editada en 1858, considera que el verdadero lugar del desembarco de Colón en Cuba fue en un hermoso río ubicado al Oeste de Nuevitas del Príncipe, nombrado Boca de Carabelas en la bahía de Sabinal. Esa tesis la sigue posteriormente Alejandro de Humboldt y con él numerosos geógrafos e historiadores cubanos, entre los que figuran Carlos de la Torre, José María de la Torre y Vidal Morales.

Por su parte fue el investigador chileno F.A.Vernhagen el que en su trabajo “Descripción de las rutas del descubridor Cristóbal Colón” publicada en 1864, el que primero dijo primero que el lugar al que Colón nombró San Salvador, y que fue el lugar por donde arribó a Cuba, fue Gibara. (Posterior a él otros muchos historiadores repitieron esa tesis). En 1889 el chileno reiteró su tesis en el texto,  “Investigaciones históricas y geográficas. Rutas del Almirante Cristóbal Colón en costa de Cuba”.

Tres años después de las publicaciones del chileno Vernhagen vieron la luz trabajos del investigador gibareño Herminio C. Leyva y Aguilera nombrados: “Derrotero de Cristóbal Colón por las Bahamas y costas de Cuba” y “Primer viaje de Colón. Estudio acercas del primer puerto visitado en la isla”. En ellos se incluye la obra del almirante español don Patricio Montojo, “Las primeras tierras descubiertas por Colón” escritas con motivo del IV Centenario del Descubrimiento en 1892. Tanto Herminio C. Leyva como Patricio Montojo reafirmaron la tesis de que fue por Gibara por donde Colón llegó a Cuba por primera vez. (Tesis que Herminio Leyva volvió a argumentar en 1888 y que fue apoyada por la Sociedad Geográfica de Cuba y por Luis Morales Pedroso).

En 1922 la Sociedad Geográfica de Cuba designó una Comisión especial para validar la tesis de Gibara como lugar del desembarco. Los notables pensadores que la integraron, que fueron Alberto de Carricarte, José Carlos Millás, Juan M. Lagomasino, José I. del Corral, Enrique J. Montoulieu, Francisco J. Dumois y Miguel Villa. Todos ellos se pronunciaron a favor de Gibara. A ellos se sumó el historiador Gerardo Castellanos, por lo que la opinión nacida en la década del 60 del siglo XIX de que fue Gibara el lugar del desembarco, ahora recibía un fuerte espaldarazo.
A la anteriormente dicha tesis debe sumársele otra obra, la del canario Antonio Maria Manrique Santiago de 1890 que se titula: “Guahananí. Investigaciones histórico - geográficas sobre el derrotero de Cristóbal Colón por las Bahamas y costa de Cuba que comprenden la situación exacta de la primera tierra descubierta del Nuevo Mundo”.

A pesar de que la teoría de Gibara había sido ampliamente aceptada a partir de 1922, en 1936 la Sociedad Colombista y el Lyceum de la Habana convocaron a un concursos para determinar la ruta exacta seguida por el Almirante a lo largo de la costa de Cuba durante su primer viaje.

En 1937 el Concurso declaró que no había “certidumbre histórica” para determinar con precisión el lugar exacto del desembarco, pero que existía una zona probable en la que se encontraban los puertos de Gibara, Jururú, Bariay, Vita, Naranjo y Samá, teniendo Bariay las mayores posibilidades y premió al ex Capitán de la Marina Mercante José M. Van del Gucht y al Ingeniero Saturnino M. Parajón, por el trabajo titulado Bariay fue el primer puerto por donde Colón desembarcó en Cuba”, dicho trabajo apareció publicado ese mismo año en la Revista Selecta en la Habana, y en 1943 salió como libro bajo el título Ruta de Cristóbal Colón por la costa Norte de Cuba, en el viaje del descubrimiento de América, 28 de Octubre al 5 de diciembre de 1492” (Van de Gucht y Parajón, 1943). 

Otro concursante, el Dr. Carlos Iñiguez, llegó a la misma conclusión de Van del Gucht y Parajón, mediante la filmación de una película cinematográfica de los lugares del litoral cubano descritos por Colón en el Diario.


Entrada a la Bahía de Bariay

“El puerto de Bariay. Desde la tercera década de este siglo ha sido visitado este puerto por varios geógrafos y todos están de acuerdo en cuanto a que la descripción que el Almirante da con respecto a la anchura, fondo, aspecto, situación geográfica y exactitud de las medidas en relación con los otros lugares inmediatos mencionados por el descubridor, corresponden exactamente al puerto de Bariay. Las aguas allí son tranquilas tal como describe el Almirante las de San Salvador: La mar parecía que nunca se había de alzar porque la yerba de la playa llegaba hasta cuasi al agua, la cual no suele llegar donde la mar es brava. En Bariay las aguas son tranquilas debido a que el puerto tiene un saliente, punta de Mulas, con algunas elevaciones que se oponen al libre paso de los vientos, dando por resultados una tranquilidad en las aguas de la bahía que se ajusta o coincide con la descripción del Almirante.” [Iñiguez]. [Pichardo, 1978:69].[5]

Punta de Gato, en la Bahía de Bariay

Durante el verano de 1940, el profesor de Historia de la Universidad de Harvard Dr. Samuel Elliot Morison, en compañía de William O. Stevens, ambos a bordo de la nave Mary Otis, hicieron el recorrido desde San Salvador en las Bahamas hasta Cuba, y luego recorrieron toda la ruta colombina al norte de la antigua provincia de Oriente hasta Cabo Maisí, ello gracias a un proyecto auspiciado por la Universidad de Harvard.

Terminado el viaje de estudio y comprobación de la ruta de Colón, el 10 de julio de 1940 el Dr Morrison pronunció una conferencia por invitación de la Sociedad Geográfica de Cuba. En ella el estudioso corroboró las observaciones y deducciones de los señores Van der Gucht y Parajón, llegando también a la conclusión de que Bariay había sido el primer puerto de desembarco de Colón en Cuba. Dos años después, (1942) publica los resultados del recorrido en su obra “Admiral of the Ocean Sea”, en la cual confirman la identificación de Bariay como el San Salvador de Colón.

En su libro el profesor norteamericano expone minuciosamente su recorrido a la vez que discute y aclara muchos de los puntos de controversia acerca de los viajes colombinos de los que dice que en el número de la Revista CARTELES de octubre 27 de 1940, Van der Gucht y  Parajón publicaron un admirable texto que es resumen de sus estudios y observaciones a la vez que acompañaron el texto de varios gráficos y de una foto del "mogote en forma de mezquita que Colón describe en su Diario”.

En 1941 el Grupo Humboldt, de la Sociedad de Geografía e Historia de Oriente, organizó una expedición para recorrer la zona de la posible recalada de Colón. Por el análisis de las distancias recorridas, rumbos, sondeos de los puertos y señas del litoral se confirmó que se trataba sin dudas de Bariay.


En 1944 aparece uno de los trabajos analíticos más completos sobre este tema, realizado por Armando Álvarez Pedroso, que lleva por título: Cristóbal Colón. Biografía del Descubridor”. Allí el autor expone el origen y fundamentos del plan que elaboró el Almirante para llegar a las Indias por la vía del Oeste, ofreciendo el esquema completo del sistema científico en que se basó su viaje trasatlántico y asimismo hace un análisis exhaustivo de las distancias relativas entre los puertos de la costa norte oriental y los rumbos seguidos por el Almirante, para concluir que el San Salvador del que habla Colón tiene que corresponderse necesariamente con Bariay.

Según ha comentado Antonio Núñez Jiménez, durante el Primer Congreso de Geografía, celebrado en La Habana en 1942, con la aprobación de Morales Coello, que era el Presidente de la Sociedad de Geografía de Cuba,  Carlos García Robiou levantó un acta donde hacía constar que Luis C. Guillén exponía que un maestro de Banes de apellido Campañat, hacía muchos años señalaba a Bariay como el lugar del desembarco de Colón. En el acto dice que Pedro Cañas Abril aseguró que esta primera identificación de San Salvador con Bariay, la había hecho pública el maestro de escuela Campañat en el discurso de apertura de un curso escolar en Gibara, durante los primeros años del siglo XIX.





[1] Casas, Fray Bartolomé de Las: Historia de la Indias. Madrid, 1827. 3 volúmenes.

[2] García Álvarez. Alejandro, (2008): La costa cubana del guineo. Una historia bananera. Editorial Ciencias Sociales, La Habana.

[3] Castro Lores. José Ignacio, (1977): Baracoa, apuntes para su Historia. Editorial Arte y Literatura. La Habana.

[4] Hartmann Matos. Alejandro, (1995): Los días de Colón en Baracoa. Publicado por la Diputación Provincial Costa del Azahar. España.
 
[5] Pichardo. Hortensia. (1978): Capitulaciones de Santa Fe y Relación del Primer Viaje de Cristóbal Colón. Editorial de Ciencias Sociales. Colección Nuestra Historia. Ciudad de La Habana. Pág.87.