LO ÚLTIMO

Las esculturas funerarias del cementerio municipal de Holguín, CUBA

6 de octubre de 2014

Las perennes dudas sobre el Chorro de Maíta


Con información tomada de la Tesis Doctoral de Roberto Valcárcel Rojas.


Para más información haga CLIC AQUI

Porque se encontraron muy pocos artefactos de hierro, no parece que Chorro de Maíta fuera un campamento minero, aunque la presencia de bohíos pudo servir para albergar individuos. Por lo tanto, si el Chorro no era un campamento minero, debió ser una estancia o un pueblo de indios encomendados, pero en los restos de cerdos que aparecieron allí y que se analizaron, no se identifican animales locales, o sea, animales que se hayan criado allí, por lo que, al parecer, los cerdos que se sacrificaron y se consumieron en El Chorro fueron traídos de otras partes. Eso sugiere importación de comida para sostener a los trabajadores, una práctica común en la época. Sin embargo es incongruente que en una estancia o pueblo de indios encomendados no se hubiera fomentado la cría porcina. 

¿El Chorro de Maíta era campamento o estancia?; posiblemente no era ni una ni la otra cosa. A lo mejor el lugar cumplía tareas de apoyo a actividades desarrolladas en enclaves cercanos, mineros o agrícolas. Así se cree por la abundancia de Jarras de Aceite encontradas. Era este un  recipiente típico para almacenamiento tanto de líquidos como de sólidos. Quizás en el asentamiento se depositaron alimentos o contenedores para guardarlos o transportarlos, dentro de un esquema de manejo de varios sitios con diferentes funciones.

¿Vivían españoles junto a los otros pobladores del Chorro?, sí posiblemente, aunque debieron ser muy pocos, o a lo mejor los españoles no vivían allí sino que iban de visita y permanecían por breve tiempo[1]


Cerámica europea encontrada en Chorro de Maíta

La razón por la que se afirma que vivieron españoles en el Chorro es que en el sitio fueron encontradas otras cerámicas europeas, algunas de cierto valor monetario, e incluso de cerámicas indígenas no locales y monedas que debieron ser llevadas al lugar por españoles o por indígenas extranjeros trasladados hasta el Chorro por los españoles. Otra posibilidad es que los habitantes del Chorro de Maíta hayan mantenido relaciones con estancias o sitios hispanos inmediatos.

O, a lo mejor, el sitio fue todas las cosas en periodos de tiempos sucesivos, o sea, que fue pueblo de indios encomendados, estancia y campamento minero según fueron cambiando sus objetivos y tareas al paso del tiempo, con diferentes niveles de presencia hispana en cada momento.

Los pocos objetos hispanos encontrados en el Chorro es lo que hace suponer que los españoles fueron pocos siempre, pero eso no supone que ellos no tuvieran un control efectivo sobre la población indígena. Según el documento que se conserva en el Archivo General de Indias que se titula “Testimonio de la visita hecha en la ciudad de Santiago para investigar los indios y esclavos negros que había en sus términos” (1537, marzo 7), las estancias de Santiago de Cuba tenían como promedio un sólo individuo al mando de grupos de entre nueve y treinta y dos personas de diverso origen étnico y en su mayoría hombres.

Unos pocos españoles y muchos indios, locales o no locales, encomendados o esclavos, además de algunos africanos y mestizos,  eso parece que era el Chorro de Maíta, o por lo menos, es eso lo que se ve al revisar los enterramientos encontrados. ¿A qué se dedicaba la población no española que residía en el Chorro?. Es significativo que en El Porvenir, a diferencia de El Chorro de Maíta, se encontraran diversas armas y herramientas. 

Quizás la mayor proximidad a la costa de El Porvenir y su ubicación en una pequeña elevación de la llanura costera, determinaron funciones diferentes a las de El Chorro de Maíta, este último más retirado del litoral y en una altura relativamente grande, de acceso más difícil.

Los entierros en el cementerio de Chorro de Maíta

Lógicamente todos los enterrados en el cementerio del Chorro no residían allí, aunque sí en las inmediaciones, trabajando en las diversas ocupaciones que seguramente había en una región de tanta actividad colonial dispondría. Es esa abundante actividad colonial la que explica la necesidad que tenían los colonizadores de tener a mano una  población diversa compuesta por aborígenes locales o no locales, encomendados o esclavos. La presencia de indígenas no locales en El Chorro de Maíta, incluso, algunos no antillanos, se prueba por los objetos encontrados.






[1] Los enterramientos verticales que se observan en el cementerio de Chorro de Maíta es uno de los elementos que hace creer en la presencia hispana en el sitio y los varios enterramientos con practicas indígenas es lo que hace creer que los españoles no estaban allí siempre.