ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

19 de octubre de 2014

La clinica Beltrán en Holguín



No creo que en el presente se consigan en la ciudad de Holguín más de cinco personas que tengan en su memoria a la clínica Beltrán. Tampoco sabía de ella este redactor de la nota que lee el amable visitante a la Aldea. Y sin embargo, diariamente paso frente a la casona que se levantó sobre los cimientos de la clínica.



Fue en el buen blog, aunque lamentablemente un poco parco, que se titula: Holguín, ciudad de los parques, donde escribe una persona que no conozco personalmente, pero que tanto leo que ya es como si fuéramos amigos “de antes” donde encontré un recorte del periódico Norte:

Nada se ha hecho de tanto provecho por el progreso de Holguin, como el sacrificio de los señores Beltrán, Frexes y Zorrilla por dotar a la ciudad con una Clínica que reúna el confort, las comodidades y condiciones higiénicas de la que en el precioso Llano han establecido.

Cuenta esta Clínica con un modernísimo salón de operaciones tan perfecto en sus condiciones de asepsia que con razón puede Holguín estar orgulloso de que ni en la Capital haya alguno que lo mejore.

La Clínica, bajo la dirección del reputado y popular doctor Francisco Pérez Zorrilla y contando con cirujanos especialistas, como los doctores Sebastián Beltrán y Antonio Frexes, esta tan bien atendida que no necesitan anunciar la pequeña pensión de $5.00 que cobran a los operados para que en el poco tiempo que llevan de establecidos vean con agrado que de todo el Término [municipal], la clientela prefiere venir a esta gran Clínica antes de ir a la Habana a operarse.

En nuestra visita, nos quedamos admirados del buen orden que reina en todo y las atenciones que dispensan a los pensionados.


Más no es mejor el escrito de Norte que el comentario que le hace a  "Holguín, la ciudad de los parques" una persona, Adrián Carralero y que seguidamente copio para bien de la memoria de los holguineros.

Viajemos en el tiempo, recuerda la calle Capitán Federico Capdevila y Maceo. En la esquina opuesta estaba el antiguo Casana Club... ¿recuerdas?? ¡Como baile ahí!!!!!!. Bueno al grano: en la esquina opuesta había una casita muy bonita estilo Virginiano, era de madera y de dos pisos, con ventanales franceses, o sea, vitrales y madera y las persianas pequeñas. La dicha casa perteneció ya en los entrados años cincuenta y hasta 1966, creo, a Mister Tobin, quien era retirado del Banco The Royal Bank of Canada, donde trabajo mi inolvidable primo Orlando Zayas. Bien, entre 1939 y mediados de los 40 o sea, hasta 1944 o 1945 funcionó allí mismo la clínica de la cual haces referencia. En ella había un pequeño quirófano para operaciones ambulatorias y un salón de parto con algunas camas.

Era la clínica de la propiedad de las personas que se dijeron antes. Ellos mismo la trasladaron luego a la clínica vieja que estaba en calle Frexes y Morales Lemus y en los 1959-60 construyeron el edificio moderno de la también moderna clínica Frexes, que luego devino en la Dirección Regional de Salud Publica, y que funcionó como Policlínico hasta el 1966, [y como maternidad, agrego yo, que nací en ese lugar. La Clínica Frexes fue y sigue siendo Dirección de Salud Pública en Holguín desde que en noviembre de 1965 se inauguró el Hospital Lenin].

Volviendo al inmueble donde estuvo la clínica Beltrán, este fue demolido en 1972, construyéndose entonces uno de los  denominados “chalet” de bloques y losa monolitica (placa) que existe actualmente, (al costado del Instito de Segunda Enseñanza ”Enrique Jose Varona”, construido entre 1948-5). Es exactamente allí donde está la cuchilla que divide la calle Capdevila y la Avenida Capitán Urbino. En dicha cuchilla se levanta el monolito que honra al Capitán Urbino, insigne mambí holguinero.

Recuerdo que los jardines de la Clínica tenia unos hermosos laureles o “Ficus Benjamina”, que es su nombre botánico, con una fronda que casi ocupaba un 65% del área verde de la clinica.

Hasta ahí mi humilde colaboración...un abrazo, Adrián.

Sin embargo, para bien de los curiosos, no es hasta ahí la valiosa colaboración de Adrián. Poco después recordó otras informaciones:
Bueno para intercalar algo que faltó, sobre la Clínica Frexes, en calle Frexes y Morales Lemus, sucesora del “castillito verde”, que fue la Clínica Quirúrgica Doctor Francisco Beltrán de calle Maceo y Capdevila.

La Clínica Frexes se intervino en el 1961 y como aun no se había construido el Hospital General Vladimir Ilich Lenin, y porque el viejo Hospital Civil, (calle Hospital entre Maceo y Manduley), no tenia capacidad para atender a la población de Holguín (ciudad) y sus alrededores, se decidió por el Capitán Dr. Figueredo, Dr. Pérez Maza y el ministro de Salud Publica, así como el gobierno local, (de la Regional Holguin-Gibara), crear un Hospital Materno, y como las instalaciones del edificio (Clínica Frexes) eran muy buenas, se adaptó para hospital: Recuerdo el lobby de cristalería Miami, la escalera de acordeón, los pisos de granito blanco pulido. Ya en noviembre del 1965 se inaugura el nuevo hospital con 750 camas originalmente y la antes Clínica Frexes deja de funcionar el Materno.

El Hospital Materno fue dirigido por el Dr. Lasa y por otros destacados ginecólogos, entre los que estaba el Dr. Rossique que radica en Miami, y quien estudió medicina en Cuba y Francia (Paris).

Después que dejó de ser materno fue que la Clínica Frexes pasó a ser policlínica y a finales de la década del 60, la Dirección de Salud Publica, entidad que originalmente estaba situada en el antiguo edificio ONDI, al costado del Palacio de Justicia, localizado en la carretera a Mayarí, que después se transformó en el Hospital Infantil (Pediátrico).
No debemos olvidar los holguineros a esos tres nombres notables de la medicina local: el Dr. Zorilla, médico general, que era un gran filántropo por lo que muchas veces no cobraba la consulta si era pobre el estado económico del paciente, y el Dr Frexes, cirujano.