ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

20 de octubre de 2014

Conquista de Holguín: el misterio.




Mapa antiguo de Holguín
El actual territorio holguinero fue el primero conocido por Cristóbal Colón en Cuba, quien llegó el 27 de octubre y no se marchó hasta el 24 de noviembre de 1492. Durante esos días el Gran Almirante proyectó las posibilidades comerciales del territorio: ubicación de factorías, plantas, productos comerciales y la presencia de oro, “...y porque atrás tengo hablado del sitio de villa o fortaleza en el Río de Mares por el buen puerto y la comarca...”[1] Y el 4 de noviembre, luego de andar dos leguas río arriba, por el ahora río Gibara, declaró que las tierras que apreciaba eran “muy fértiles”[2].

Sin embargo la conquista y colonización de esta porción del territorio cubano tuvo que esperar. En 1510 Diego Velázquez desembarcó por el Puerto de Palmas, Bahía de Guantánamo y a finales de 1514 ó 1515, luego de la fundación de la Villa de Bayamo, se inicia el dominio colonial sobre este espacio.

El desarrollo sobre el que se desarrolló la comarca holguinera es una superficie propicia para la agricultura y la ganadería, tal como Colón lo intuyó: en los suelos de la zona se encuentran cinco tipos principales: ferralíticos, fersiáliticos, pardos, vertisol y aluviales, son propensos a la agricultura y en especial a los pastos. (Fue lo anteriormente dicho la causa de que entre la época colombina y los años finales del siglo XIX creciera un copioso bosque sobre gran parte del fértil territorio holguinero).

A la variedad y calidad de los suelos se le unía y complementaba una red fluvial, entonces relativamente alta; distinguiéndose los ríos gibara y sus afluentes. (Precisamente sirvieron los ríos de columna vertebral de muchas de las haciendas que se fundaron y en varias ocasiones esas asumieron los nombres de ellos). 

Lamentablemente no existe en la actualidad una sólida documentación sobre la presencia española en estos lugares entre 1514 y 1545, fecha en que se estructuraron las bases del reparto de las tierras. Lo muy poco que se sabe es gracias a elucubraciones de los historiadores, a los mitos que se guardan en la memoria popular y, sobre todo, a los saberes que los arqueólogos han escarbado en los suelos. Por estos últimos conocemos con seguridad de la existencia de catorce sitios en la geografía holguinera u holguinense con presencia hispana y que son, Loma de Baní, Cuadro de los Indios, Varela 3, El Catuco, El Mate I, Loma de los Mates y Barajagua II, lugares estos donde ocurrió un simple contacto entre aborígenes y colonizadores. Por otra parte están Alcalá, El Yayal, El Pesquero, El Porvenir, Chorro de Maíta, Potrero del Mango y la Güira de Barajagua, donde se muestra una importante presencia colonial europea[3].

Sobre los nombres de los encomenderos sólo tenemos la información de que en 1527 en Banes, Diego de Ávila era dueño de una naboría y que otra, primeramente de Alonso de Mendoza y Juan Mosquera, era poseída para esa fecha en un 50 % por Manuel de Rojas, desconociéndose el otro propietario[4], y la hipótesis del Dr. José A. García Castañeda de que primero Bartolomé de Bastida y luego García Holguín junto a Diego Lorenzana, fueron los poseedores de la Encomienda El Yayal[5], entre 1515 y 1520.


Para leer más haga CLIC aquí.





[1] Hortensia Pichardo. Capitulaciones de Santa Fe.  Relación  del primer viaje de Colón. Compilación, p. 57.

[2] Diario de Cristóbal Colón, en: Antología crítica de la historiografía colonial, p. 10.

[3] Valcárcel, Roberto: Introducción a la arqueología del contacto indohispánico en la provincia de Holguín, Cuba, en El caribe Arqueológico, pp. 72-75.

[4] Ídem, p. 74, Apud. Mira C., Esteban: El indio antillano; repartimiento, encomienda y esclavitud (1492-1542). Muñoz Moya editor, Sevilla, 1992, pp. 418 y 425.


[5] García Castañeda, José A.: La Municipalidad holguinera. Su creación y desenvolvimiento hasta 1799, pp. 30-33.