ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

20 de octubre de 2014

La historia del soldado holguinero desconocido. (De uno de ellos, como es obvio entender).



En la ciudad de Holguín, durante la ocupación militar norteamericana y cuando la comarca tenía título de Distrito, a 16 de julio de 1901, comparece ante el notario Emiliano Espinosa la señora Francisca Castellanos y Fuentes, viuda muchos años ha y con 68 de edad, acompañada de sus legítimos hijos Francisco y Esteban González Castellanos, el segundo de 39 años casado y ocupado en las labores del campo, el otro de 34 años, casado y Guardia Rural, vecino éste de San Manuel en Puerto Padre y todos los restantes en la ciudad de Holguín. El fin es vender una finca rústica sin casas, cercas ni labranzas, establecida en dos caballerías que están ubicadas en los terrenos Ejidos (por la zona donde luego se fundó el reparto Pueblo Nuevo),  donde tienen un tejar nombrado El Fortín. Linderos: Norte: tejar de los herederos del Sr. Francisco Rondán, Sur, propiedad del Sr Pedro Sondón que antes fue del Sr. Agustín Pujol y donde estaba la tenería de la Sra. Rita González, Este, el tejar del Sr. Agustín Ochoa y Ochoa, que antes fue del Sr. Wadislao Curbelo, y, Oeste, el río Charco del Tejar.

Declaran, Primero, que la propiedad le pertenecía mitad y mitad a la Sra. Doña Francisca Castellanos y Fuentes y a su esposo Francisco González y Pupo, pero que difunto aquel su mitad pasaba por herencia a sus seis hijos a razón de una sexta parte a cada uno, pero, declaran, Segundo, que en virtud de que dos de los hijos también habían muerto sin dejar descendencia la madre los heredaba y que asimismo ella representaba en concepto de su apoderada a su hija Cándida, residente en España y, declaran, Tercero, que seguidamente presentaría los documentos necesarios de los cuáles la Aldea sacará información de dos mártires independentistas absolutamente olvidados, pero antes los datos del comprador.

Era el comprador José Grave de Peralta y Cardet, de 39 años, Capitán de la Guardia Rural en Holguín, casado en segundas nupcias con María Santiésteban y Aguilera y en primera con la difunta Natalia Angecira y Toledo, no precisando el comprador las fechas y periodos de duración de sus matrimonios por no recordarlo en el momento en que hace la declaración.

Entre los documentos presentados por la Sra doña Francisca Castellanos está la protocolización del expediente sobre declaratoria de heredero abintestato (o sea, sin testar), del Sr. Rafael González y Castellanos a favor de su legítima madre, hechos a petición de ella el 13 de junio de 1901, escritura No. 146, Tomo 2 de la escribanía de Emiliano Espinosa. (Y entonces fue que tuvimos información del desconocido héroe).

Dice el documento, que la Sra. Doña Francisca, entonces de 67 años, viuda y natural de esta ciudad de Holguín, presentó ante la vista del notario una certificación expedida por el párroco de San Isidoro que da cuentas de que en el Libro 6to de matrimonio de blancos, folio 26 dice que en 29 de abril de 1861 se produjo el casamiento con don Francisco González, (hijo legítimo de Don Francisco González y Vallejo y Doña Belén Pupo) con Doña Francisca Salomé Castellanos, (hija legítima de Don Esteban Castellanos y Doña Cándida de Fuentes).

Otro documento presentado por la Sra. Doña Francisca dice textualmente que “en la Prefectura de Cascorro, subprefectura de Monte Oscuro, en julio 5 de 1871, certifico que yo, el Ciudadano Presbítero Braulio Oro, cura párroco de San Miguel de Manatí, bauticé solemnemente, puse óleo y crisma y por nombre Rafael de la Caridad a un niño que nació el día 4 de diciembre de 1869 (en plena guerra de independencia), que es hijo legítimo de los Ciudadanos Francisco González y Francisca Castellanos (…)”.

Acto seguido la Sra. Doña Francisca presenta un tercer documento que es copia y que dice: “En Colón, a 28 de julio de 1896 (durante otra guerra independentista, esta la que inició en 1895), el Sr. Don Donato Blanco y Fernández, Juez Municipal, ante Don Juan García Rey, secretario, dijo que recibió un oficio que dice: Habiendo recaído sentencia firme en el juicio sumarísimo que se instruyó al prisionero de guerra Don Rafael González Castellanos de ser pasado por las armas y habiendo tenido cumplimiento ésta a las siete de la mañana de hoy, he de merecer de V.I (Vuestra Ilustrísima) se sirva remitirme la oportuna orden para el enterramiento del cadáver así como la oportuna copia o certificado de su inscripción en el Registro Civil para unir a los Autos. Debiendo significar a V.I que dicho reo dice ser natural de Holguín, provincia de Santiago de Cuba, de 26 años de edad, con instrucción y de oficio labrador”.

Vistos y protocolizados los anteriores documentos el notario también copia  la siguiente acta para la declaratoria de herederos del abintestato Sr. Rafael González Castellanos hecha ante el Sr. Juez.
“En la Ciudad de Holguín a los cuatro días del mes de marzo de 1901.

“(…)

“Dice la madre que ella y su consorte tuvieron entre otros legítimos hijos al Sr. Rafael González Castellanos y que éste falleció en la villa de Colón, provincia de Matanzas en (…)

“Que el expresado, su hijo Sr Rafael González Castellanos falleció sin disposición testamentaria y sin sucesión, dejando a la exponente por única y universal heredera de bienes que su valor no excede de 2 500.00 pesos.

“Y dice que su esposo murió en Victoria de Las Tunas a consecuencias del movimiento insurreccional de esta Isla de 1868 a 1878, que la muerte se produjo a fines de 1872 o principios de 1873, sin que a su cadáver se le diera sepultura por los desordenes consiguientes de la guerra y por eso no puede mostrar el documento del fallecimiento pero ella presenta testigos del hecho.

“El Sr. Juez considerando que según el Articulo 935 del Código Civil los ascendientes del difunto lo heredan con exclusión de los colaterales a falta de hijos y descendientes legítimos, y que según el párrafo 2do del Artículo 936 del citado Código Civil, existiendo uno solo de los padres éste heredará al hijo en todas sus herencias, declara a la madre heredera universal”.

Asimismo el notario lee y copia la escritura mediante la que la Sra. Doña Cándida González Castellanos da poder a su madre para que la representey que dice en uno de sus párrafos que dicho poder fue otorgado ante notario en San Clemente, España, en 28 de marzo de 1884 para que la madre represente a la hija en acciones y deudas, para que administre los bienes que posee, para que adquiera otras en lo sucesivo, para que mande en sus cuentas y productos y practique las demás gestiones de un celoso administrador. Y, dice el notario Espinosa que doña Cándida González Castellanos tenía 36 años, casada con el Sr. Don Santiago Escribano y Ruiz, natural de la Villa de San Clemente en España y que era Capitán retirado del Ejército español pero que por esos días ambos esposos estaban accidentalmente en Holguín.

Finalmente se produce la venta por la que el comprador pagó cincuenta pesos moneda americana.