ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

12 de noviembre de 2016

Municipalidad Holguinera-1936-1940 (Primer periodo constitucional después de la caída de Machado)


Elecciones Municipales de 10 de Enero de 1936.
Rafael Ángel Aguilera gana la Alcaldía.
Oscar Albanés Carballo designado Presidente del Ayuntamiento.
Primeras mujeres Concejalas en Holguín.
Blanca Coutin Fuentes, primera mujer en desempeñarse en el más alto cargo municipal en Holguín.
Primeras elecciones municipales después de la caída de Machado. Retorno del Partido Liberal.


El triunfo de Rafael Ángel Fernández en las elecciones municipales del 10 de Enero de 1936 (primeras celebradas después de la caída de Machado), lleva de nuevo a los Liberales al poder municipal a pesar de que los militantes de ese partido habían sufrido persecuciones por parte de los “revolucionarios”, por ser el Partido que llevó al dictador Gerardo Machado a la Presidencia, y así, también, sus afiliados habían emigrado casi en su totalidad a otros recién fundados partidos hasta que el Liberal holguinero prácticamente se había anulado.
Con la llegada de Fernández a “La Periquera” regresaron los viejos empleados Liberales, entre ellos Adolfo Aguilera Artigas, quien fue designado Tesorero Municipal y Fello Urbino volvió a su antiguo feudo de la Comisión de Impuesto Territorial.
Clausurado el Matadero Municipal. El Gobierno Central continúa exigiendo al Municipal la deuda contraída por la construcción del dicho Matadero y el Mercado de Abasto


Durante este periodo alcaldicio se clausura el Matadero Municipal por, como siempre, constituir un foco de infección y, aunque es como para no creerlo, el Gobierno Central continúa reclamando al Municipio los $ 4 628,61 que se adeudaban por la construcción del Matadero y del Mercado a Abasto (Plaza de la Marqueta). Estas obras se habían construido en el año 1918.
Solicitudes al Gobierno según consta en sus Actas. (Renombre de Calles con el nombre de Periodistas holguineros ya fallecidos)


Héctor Díaz solicitó del Cabildo la creación de una Biblioteca Municipal (que nunca construyeron);
Elpidio Parra que se gestionara el establecimiento de una Delegación de la Cruz Roja Nacional;
Julia E. Pérez Aguirre, que se tocara el Himno Nacional al inicio de cada retreta de los Jueves y Domingos, y la adquisición de una ambulancia para la conducción de los presos cuando eran llevados al Hospital. (Era ese un espectáculo bochornoso que disfrutaban los holguineros de entonces);
María Deleufeu propuso que como medio de honrar a los periodistas locales desaparecidos, que la Calle Real de Pueblo Nuevo pasase a llamarse Calle Periodista Heredia; que la calle que pasaba por el frente de la Estación Sur del Ferrocarril se nombrara Calle periodista Nicasio Vidal; y que la calle Rastro pasara a ser Calle periodista Julio Albanés;
Julia E. Pérez Aguirre que sea designada la Calle Habana, Calle Coronel Modesto Fornaris;

Las calles que circundan el Mercado de Abasto, (Plaza de la Marqueta), no fueron pavimentadas sino algunos años después por gestiones del Patronato Mil Amigos de Holguín.
Francisco Berrillo pide la pavimentación de las calles que circundan el Mercado de Abasto (Plaza de la Marqueta), que, dice, constituyen una pocilga;
Don Pedro Talavera que ante la dificultad en ser creada la Audiencia del Norte de Oriente, se gestione la urgente necesidad de crear dos salas de justicia para Holguín.
Transformados en Urbanos varios poblados del Término.


Con el objeto de aumentar los ingresos por esos conceptos, son transformados en urbanos los poblados de San Andrés, San Agustín, Velasco, Floro Pérez, Cacocum, San Germán, Mir, Omaja y Maceo.
A la vez son creados infinidad de nuevos impuestos municipales a los que protesta don Pedro Talavera Céspedes.
Homenaje a González Tijera.


A René González Tijera lo nombra el Cabildo “Vecino Progresista de Holguín”
Parque Mantilla se convierte en Parque Infantil


A la Asociación Femenina de Holguín se le entrega el Parque Mantilla, que ellas transforman en Parque Infantil “José Martí”
Acuerdo de edificar en el solar de Luz y Caballero y Mártires


Es tomado el acuerdo de en el solar propiedad del Ayuntamiento ubicado en las calles Luz y Caballero y Mártires edificar un edificio capaz de albergar la Junta Electoral, la Casa de Socorros y la Biblioteca Municipal, consignándose para ello el presupuesto de $ 6 000,00
Sueldo a los Ediles.


Se asigna a los Ediles del Ayuntamiento un sueldo mensual de $ 50,00. Juran que en caso de pagárselo lo renunciarían: don Pedro Talavera, Héctor Díaz, Blanca Coutín, Martín Sánchez, Julia E. Pérez Aguirre, Moreno, Miranda, Albanés, Urbino y Rodríguez Ávila. (Se ignora si al final lo renunciaron)
Obsequian al Cabildo un retrato de Antonio Maceo.


Los vecinos del poblado de San Andrés obsequian al Cabildo con un retrato del General Antonio Maceo.
Entrega el Cabildo carné a periodistas locales.


El Cabildo entrega sendos carné a periodistas locales.
Construcción de dos puentes en calles de Holguín.


El Dr. Francisco Bermúdez construye dos puentes, uno para unir la Barriada de Pueblo Nuevo con la calle Narciso López y el otro para unir la calle de Angel Guerra con la Carretera Central.
Solicitud del Presidente del Ayuntamiento en que se haga homenaje a Fulgencio Batista y otras múltiples condecoraciones y homenajes a los militares.


En 14 de Enero de 1937 el Dr. Oscar Albanés, en su condición de Presidente del Ayuntamiento, propone que “como un homenaje de simpatía al Ejército Constitucional, forjado en la memorable madrugada del 4 de Septiembre de 1933, por los impulsos de renovación y progreso, de democracia y de disciplina patriótica, por la visión apocalíptica de amor a la Patria y de respeto a la República de Cuba del ciudadano Coronel Fulgencio Batista y Zaldívar, sea tomado el acuerdo de designar a una de las calles de Holguín con el nombre de Calle 4 de Septiembre, or ser esa una fecha prestigiosa que engendró una nueva institución cívica de orden y de paz y que señaló una ruta de bienestar y de civilización en la vida civil de nuestra Patria”, y que por ello se día nombrar a la Calle Cuba, “Calle 4 de Septiembre”. Aprueban la propuesta con el voto en contra de Héctor Díaz que considera la fecha muy reciente para saber si era la fecha todo lo gloriosa como para hacer el cambio de nombre.
Se aprueba además, a propuesta del mismo Oscar Albanés, que en la calle se coloque una tarja de bronce que diga: “Homenaje de Simpatía del Ayuntamiento de Holguín al Ejército Constitucional de la República, siendo su Jefe Máximo el Coronel Fulgencio Batista y Zaldívar M.M (Mérito Militar). Año 1937”.
Pide el Dr. Oscar Albanés y así se consigna en Acta, que “el Ayuntamiento de Holguín, puesto en pie y con grandes aplausos, había tomado el acuerdo de felicitar al Dr. Laredo Brú por haber sido designado Presidente de la República”, apoyando así el gesto del Coronel Batista de “cesantear” al Presidente electo Miguel Mariano Gómez y cuyo suceso fue aprobado por el Congreso de la República con el voto en contra de los legisladores holguineros (Representantes a la Cámara): Delfín Yebra Proenza, Gilberto Pardo Machado, Calixto Manduley y del Senador, Dr. Wifredo Albanés Peña.
(El año anterior, 1936, en 4 de Agosto), a petición del mismo Dr. Oscar Albanés, se le concedió la Medalla “Holguín”, que había sido creada para honrar el mérito ciudadano y en especial a los Hijos Distinguidos de la Ciudad y su Término, al Capitán Francisco Navarro, su predilecto de turno. Y también propuso Albanés y se acordó que el día en que le sea entregada la Medalla al Capitán Navarro sea invitado especialmente al acto el Teniente Coronel Diego Rodríguez, Jefe Militar de la Provincia, (que ya había sido honrado con la misma Medalla por gestiones del propio Albanés). El día de la nueva visita del Teniente Coronel Rodríguez, sería declarado aquel: Huésped de Honor de la Ciudad.
En 28 de Enero de 1940 el Dr. Albanés pidió y se aprueba entregarle la Medalla “Holguín” al Teniente Coronel Ramón Gutiérrez Velásquez, nativo de Holguín y entonces Jefe Militar de la Provincia.
Capitán Francisco Navarro García
El Dr. Albanés hace consignar en Acta de 5 de Abril de 1937 que “con motivo del retorno a esta Ciudad del Capitán Francisco Navarro, quede por escrito en el libro de Actas la grata impresión que ha producido la orden de su traslado y su toma de posesión de la Jefatura Militar de Holguín”, y que el próximo 20 de Mayo, “fecha de significación patriótica y cívica, le sea ofrecido un Banquete de Simpatía como expresión elocuente del regocijo con motivo de su vuelta a Holguín”. A petición del Dr. Albanés, el homenaje al Capitán Navarro fue patrocinado por el Ayuntamiento de Holguín en el local del Centro de Veteranos de la Independencia.
También fueron peticiones del Dr. Albanés, que el Ayuntamiento contribuya con $ 600,00 anuales al sostenimiento del Instituto Cívico Militar de “Ceiba del Agua”; contribuir con la cantidad de $ 1 000,00 a las reparaciones del Cuartel Moncada de Santiago de Cuba, “dañado por un fuego que hizo derramar lágrimas de dolor”.
Y hace consignar en Acta el Dr. Albanés que estará ausente a la próxima reunión del Cabildo por tener que trasladarse a Santiago de Cuba al objeto de prestar juramento por el honor que se le ha hecho de ser designado Teniente de la Reserva del Ejército Constitucional.
Y en 15 de Febrero de 1937 el Presidente del Ayuntamiento, Dr. Albanés, hace consignar en Acta que “como homenaje de Holguín al Ejército Constitucional y de Simpatía a su Jefe Máximo y modelador de esa institución, sea tomado el acuerdo cívico-patriótico de que en los días de fiesta de la Nación, de la Provincia o del Municipio, en la Casa Consistorial sea izada conjuntamente con la enseña de la Patria, la bandera del 4 de Septiembre, ocupando esa el lugar que le señala el reglamento de las Fuerzas Armadas y recibiendo los honores que en el mismo reglamento se determinan, y sobre todo, que el Acta diga que todas sus peticiones habían sido aprobadas por el Cabildo con grandes muestras de simpatías”
Acueducto, Alcantarillado y Pavimentación de las calles de Holguín.


La sesión del Ayuntamiento de 8 de Julio de 1937 fue dedicada al Acueducto, Alcantarillado y Pavimentación de las calles de Holguín, por gestiones del Ingeniero Quadreny, representante de la Compañía de Servicios Públicos de Oriente, S.A.
Declarada la Sucesión Infante: Benefactores de Holguín y Medalla de Holguín a Fulgencio Batista. Instituto Cívico de Oriente, luego ITH


En 6 de Enero de 1939 son declarados “Benefactores de Holguín” los integrantes de la Sucesión Infante. El acuerdo es tomado al donar aquellos, siete caballerías de tierra para la instalación en ellas del Instituto Cívico Militar de Oriente (luego ITH). Oportunidad que aprovecha el Dr. Albanés para pedir la Medalla “Holguín” para don Martín Sánchez Sera al estimar que a él se debía dicha edificación en nuestro Término y la declaración de Hijo Adoptivo de Holguín para el Coronel y Jefe Máximo del Ejército, Fulgencio Batista y Zaldívar, cuyo diploma le sería entregado el día de la colocación de la primera piedra de ese importante edificio.
El Instituto Cívico de Oriente, después Instituto Técnico de Holguín, ITH, se terminó de construir en 1944


En las elecciones de 14 de Julio de 1940 concluye el mandato liberal en el Término.
Fue el de Rafael Ángel Aguilera un mandato paternal.
Lo verdaderamente bochornoso de su gobierno es culpa del Dr. Oscar Albanés, Presidente del Ayuntamiento con sus peticiones de homenaje a los militares, lo que determinó que fuera este un periodo cuajado de “guataquerías”. También Albanés fue culpable del aumento y creación de infinidad de nuevos impuestos municipales, y la llamada “cuestión del Acueducto”, proyecto del Ingeniero Quadreny, a pesar de la necesidad y de los beneficios que reportaba a Holguín, por poco produce una revolución local por el solo hecho de haberla hecho suya el Dr. Albanés.