LO ÚLTIMO

Las esculturas funerarias del cementerio municipal de Holguín, CUBA

11 de noviembre de 2016

Municipalidad Holguinera-Luchas contra la dictadura de Machado/Holguín post Machado



  • Elecciones parciales (municipales) en 1ro de Noviembre de 1932.
  • Obligado el General Machado a abandonar el poder del país el 12 de Agosto de 1933.
  • Se sucede una larga lista de nombres en la Alcaldía Municipal


Luchas en Holguín contra la Dictadura de Machado


Dan comienzo en Holguín las luchas contra la dictadura de Machado, pero no la oposición a su Gobierno, en que todos estábamos enfrascados desde mucho antes. Unos asqueados por la situación económica reinante, otros asqueados por los crímenes que sus esbirros cometían.
Se destacan en la oposición los Conservadores, pero estos solamente aceptando las decisiones y las orientaciones del General Menocal; los Nacionalistas, de más ambiente popular que los anteriormente mencionados, pero igual orientados por el Coronel Mendieta; los estudiantes, que con sus actos de calle y hojas sueltas llevaron el peso y calor de la protesta; y con más acciones conspiratoria: el grupo Anti-Imperialista, formado por hombres y mujeres que eran filiales del Grupo Anti-Imperialista del Norte de Oriente. Más tarde se suma el ABC, que para poder organizarse admitieron en su seno a menocalistas, nacionalistas, estudiantes, anti-imperialistas, etc. Estos nuevos abecedarios antes que del Partido, dependen de Menocal, Mendieta o del Directorio Estudiantil, por lo que había entre ellos una gran desconfianza.
Luís Felipe Masferrer Landa


En Holguín el peso real de la conspiración antimachadista lo llevaba Luís Felipe Masferrer Landa, Jefe nato de los “guiteristas” holguineros.
Los estudiantes de Holguín son los primeros que protestan contra la Prórroga de Poderes.


Fueron los estudiantes de Holguín, siguiendo las decisiones del Directorio Estudiantil Universitario, los primeros que en la Ciudad protestan contra la Prórroga de Poderes, dando a conocer su desacuerdo en hoja suelta de 15 de Junio de 1927, la que suscriben Sabas García Cruz, Francisco Cuevas, Filiberto Rodríguez, Manuel Lavernia, Ángel Diéguez, Francisco Pérez Manduley, Juan Luís Farrán, Diego García Benítez, Rodolfo Antonio Ochoa, Luís Mora Torres, Alfredo Escalona Mastrapa, Teodosio Rodríguez, Antonio Menchero y Enrique Leal. Luego, en 12 de Noviembre de 1930, protestan más abiertamente contra la forma de Gobierno de Machado en otra hoja suelta titulada “A Cuba Libre”, autorizada con las firmas de Leopoldo Ochoa, Carlos Núñez, Pedro L. Rodríguez, Rafael P. Díaz, Pedro J. Rojas, Manuel de la Cruz, Felipe Masferrer, Juan de la Cruz, Enrique Cortina, Pedro Pupo, Víctor González, Ariel Tarragó, Ulises Fernández, José Trasobares, Carlos Aznares, José L. Cruz, José Menchero, José Santiésteban, Manuel Feria y Evelio Miranda.
Y en 13 del mismo mes los estudiantes circulan una nueva Hoja suelta, que firman Carlos Núñez, Enrique Roca, Ramiro Diéguez, Diego y Juan J. García Benítez, Miguel A. Ramblas, José Ramón Artigas (quien por tantos años ha sido director de programas de la televisión, destacando entre ellos “De la Gran Escena”), Eduardo Palacios, Víctor Artigas, Enrique Leal, José R. Zúñiga, Santiago Aznares, Pedro Fuentes Roca, Guillermo Socarrás, Francisco Pérez Manduley, Rafael Cruz Curbelo y Ariel Tarragó.
Otra hoja, esta titulada “Al Pueblo” la firman los estudiantes Enrique Cortina, Vitaliano Huerta, Carlos González, José L. Cruz, Pedro Pupo, Manuel Feria, Víctor González y Evelio Miranda.
Los mencionados son los iniciadores de los actos de calle, entre ellos el celebrado en 11 de Diciembre de 1930. En esa ocasión pretendieron suspender la retreta de ese día y la función del Teatro, recorriendo desde el Parque Calixto García hasta el de Victoriana de Ávila. En este último lugar se oyen unos tiros disparados al aire por la Policía que disuelven la manifestación. De todas formas son enviados al Vivac Municipal los estudiantes Antonio Aguilera Ripio, Emilín Serrano, Pedro José Rojas, José Ramón Ariza, Juan J. García Benítez, Juan de la Cruz, José Ramón Artigas Rosal, Fermín Chelala Aguilera, José Inza Ricardo, Jesús Sera y Carlos Núñez Gálvez.
Todo lo anterior hace que llegue a la Ciudad el ya Comandante del Ejército Oscar Ortiz. Intervienen y obtienen la libertad de los detenidos: Armando Infante Maldonado, Wifredo Albanés, Delfín Yebra, Oscar Albanés, Alberto Cabrera y Leopoldo Ariza, no sin antes de que Armando Infante y Wifredo Albanés pagaran los desperfectos causados en algunas vidrieras comerciales de la Ciudad.
Los estudiantes culpan de su detención al Dr. Oscar Albanés.


En hoja suelta, los estudiantes culpan de la detención de sus compañeros al Dr. Oscar Albanés y piden al pueblo que se haga un boicot contra la farmacia de aquel. La causa de la culpa es que Albanés había ofrecido al Cuerpo de Exploradores a su cargo para mantener el orden y asimismo solicitó el castigo de los revoltosos con mano fuerte.
El Dr. Albanés responde con una hoja suelta de 16 del mismo mes, dirigida a José Ramón Artigas. En ella Albanés jura que es inocente pero asimismo dice que no podía permitir “que una partida de mozalbetes indecentes y atrevidos apedrearan su hogar y rompieran los bombillos de su casa”; y luego se ríe de la petición de los estudiantes de boicotear su Farmacia a la que nombra “Liborio”. Esa, dice Albanés, seguiría gozando del favor del público consumidor “contra vientos y mareas”.
Acto de Protesta de los estudiantes en 30 de Septiembre de 1931


Más efectivo aún que las anteriores acciones, es el acto de protesta de los estudiantes de 30 de Noviembre de 1931, durante el que se dirigieron al Cementerio local para recordar la muerte de Rafael Trejo. Cuando llegan son recibidos en la puerta por la Policía Municipal. Uno de los policías, Francisco Carril Iñiguez hiere de un disparo de revólver al manifestante Emilio (Millo) Ochoa y también al estudiante Pedro Luís Rodríguez Guillén cuando este trata de socorrer a su compañero.
El hecho de sangre produce una gran indignación en el pueblo holguinero y más cuando comprueban que Pedro Luís Rodríguez, a pesar de su juventud y de la riqueza de sus padres, llevaría para siempre las consecuencias del disparo.
Cierre de la Universidad Nacional y de los Centros de Segunda Enseñanza.


El cierre de la Universidad Nacional y de los Centros de Segunda Enseñanza dieron fin a los actos de calle y a las demás actividades revolucionarias del estudiantado holguinero. Muy pocos de ellos se afiliaron a otros sectores que igualmente protestaban contra la dictadura de Machado.
Visitas a Holguín con fines conspirativos. Guiteras y Luís Felipe Masferrer Landa.


Con fines conspirativos visitan la Ciudad Zoila Mulet y Silvia Shelton, a las que abiertamente atienden Millo Ochoa y José Ramón Artigas. Así Pío Álvarez nos visita a su paso hacia La Habana, procedente de Santiago y llevando en su automóvil los explosivos que se utilizaron en dinamitar el Cementerio de Colón.
Nos visita Antonio Guiteras. Este se pone en contacto con Luís Felipe Masferrer Landa. Guiteras y Luís Felipe se reúnen en Yeso II, en el término municipal de Puerto Padre, exactamente en la finca de Arturo González. Guiteras acepta el grupo de Luís Felipe y estos participan del proyecto de tomar un avión de la Pan América en el aeropuerto de Santiago de Cuba con el objeto de arrojar dos potentes bombas en el Cuartel Moncada de dicha ciudad, y también bombardear Holguín. El plan continuaba en que una vez bombardeado el Moncada, los revolucionarios santiagueros y holguineros tomarían los cuarteles de sus respectivas ciudades.
A la búsqueda de dinamita.


Para confeccionar las bombas, los revolucionarios de Holguín se dedican a buscar la dinamita, que es traída a la Ciudad, (Holguín), desde el Central Manatí por mediación de José Millán Leyva.
El 20 de Abril de 1932 fue el día fijado para la ejecución del plan.


Fijado el 20 de Abril de 1932 como día para ejecutar el plan, los revolucionarios holguineros se concentran, unos en la Casa de Luís Felipe y otros en la de Arturo Céspedes, y un grupo de a caballo es destacado en las proximidades del Matadero. Pero el plan falló al no poder secuestrar el avión.
El supuesto plan del General Menocal y el Coronel Mendieta.


Según los del partido Conservador y los del Nacionalista de Holguín, el General Menocal y el Coronel Mendieta estaban preparando un formidable levantamiento. Dicho plan se pone en práctica pero fracasa, según sus partidarios holguineros, al no poder llegar los principales Jefes a Puerto Padre, en el Oriente de Cuba porque fueron detenidos en Río Verde, en Pinar del Río el 13 de Agosto de 1932. Los holguineros no intervinieron en ese pronunciamiento.
Emilio Laurent en Gibara.


Como parte del plan de Menocal y Mendieta, el 16 de Agosto de 1932 llega al Puerto de Gibara el “Ilse Volmaner” con gran cantidad de pertrechos de guerra y treinta y seis expedicionarios, todos al mando de Emilio Laurent. (Entre ellos se encontraba el holguinero Pedro Rodríguez Penín).
Esperaba Laurent que a su llegada encontraría la provincia de Oriente levantada en armas contra Machado, pero eso no fue así y por tanto tampoco encuentra quien se haga cargo del cargamento que traía.
Algunos gibareños se le unen y más tarde también va con Laurent el titulado General Manuel Balán Ramírez, quien nada más puede proteger la vida a algunos de los expedicionarios.
La pronta llegada del capitán Pablo Fernández Velásquez cerca la salida de Laurent y sus seguidores hacia Holguín. Luego llegan cuarenta soldados procedentes de Bayamo, las tropas de Mayarí al mando del Capitán Larrubia, las de Santiago de Cuba y de Santa Clara; fuerzas de artillería venidos desde La Habana, aviones y el crucero Patria, que bloquea la salida de los expedicionarios por el mar. Muchos de los expedicionarios fueron aniquilados y a otros los asesinaron.
Reacción de los revolucionarios de Holguín ante la llegada de la expedición de Laurent.


En lugar de alegría y deseos de cooperación, la reacción de los revolucionarios de Holguín ante la llegada de los expedicionarios a Gibara fue de pánico y corre-corre. Por eso nadie atacó el Cuartel de la Ciudad que cuando los soldados salieron a enfrentar a los expedicionarios, quedó al mando del Teniente Médico, Dr. Eugenio Acevedo Miñoso y sesenta paisanos, entre ellos Pepé Sera, Rafael Gómez, panchito Serrano, carlos barceló, el Dr. José M. Badell, el Dr. Segundo Sera, el Dr. Fernando Ovando, el Dr. Rogelio Stincer, Rufino Ricardo, Enrique García, Guarino Aguilera, Miguel I. Aguilera, don Pepe Sera, Andrés Torres Ochoa, Salvador López Fernández y Pedro González Batista, mejor conocido este último por “Chabelón”.
Cuando supieron que el Cuartel había quedado sin soldados que lo defendieran, lo que hicieron los revolucionarios holguineros fue tratar de localizar a don José García Portelles, a quien por fin encontraron escondido en la casa de don Pancho Torralbas en la barriada de Pueblo Nuevo.
Localizado, García Portelles cita a una reunión para esa noche en la casa de Ignacio Oquendo. Ya reunidos los revolucionarios, estos fueron denunciados por lo que esconden sus armas y se “esparraman” por los patios de la manzana, logrando llegar Millo Ochoa y José Ramón Artigas a la Respetable Logia Holguín y allí se esconden. Los machadistas llegan a la Logia y entonces la puerta de entrada la pretende violar el furioso machadista Andrés Torres, a lo que se opone el Sargento santiago Rojas, quien además de militar era hermano masón. (Andrés Torres, como mismo fue furioso machadista, fue luego furioso auténtico con Milo Ochoa y furioso batistero, con Julián Timoteo García).
Se producen unos pocos levantamientos en el Término de Holguín e información sobre los holguineros que tomaron las armas para combatir a los expedicionarios de Gibara.


No obstante lo que acabamos de narrar, que fue lo que ocurrió en Holguín, con motivos de la legada del “Ilse Volmaner” se produjeron algunos levantamientos en el Término de Holguín, entre ellos el dirigido por Pepito Sera en la zona d Báguano, al que se sumaron Millo Ochoa, Paco Monné, José Ramón Artigas y Emilín Serrano.
Asimismo se encontraron entre los primeros paisanos que tomaron las armas para combatir a los expedicionarios de Gibara estuvieron: panchito Serrano, Andrés Torres Ochoa, Salvador López Fernández, Mariano Santiésteban y Segundo Sera Serrano. A ellos más tarde se unen el Dr. Badell, Pedro González Batista, Jesús González y el Dr. Gilberto Pardo Machado.
Guiteras ataca el Cuartel de San Luís el 18 de Marzo de 1933.


El Dr. Guiteras atacó el Cuartel de San Luís el 18 de Marzo de 1933. Y pensando los de Holguín que su líder vendría a esta Ciudad por ser Holguín donde contaba con gran número de adeptos, sus seguidores forman grupos al objeto de protegerlo y de unírsele, unos al mando de Pedro José Rojas y otros siguiendo al hermano de este último, Antonio. Así se produce un pequeño levantamiento en Holguín.
Los complotados fueron perseguidos. Estos se refugiaron, unos en la finca de Rafael Masferrer, entre ellos Agilberto Alonso, Antonio Rojas, Luís Ramón Batista y Raúl Muñoz; otros en la finca de Ramiro Romeu, entre ellos Manuel Sainz y Pepín Rosabal. Un tercer grupo se refugió en la finca de Mac Nine, entre ellos Pedro José Rojas, Emilín Serrano, Evangelista Herrera, Andrés Riancho y otros.
El levantamiento trajo la muerte de uno de los revolucionarios, un tal Leyva, ultimado por el Ejército en el antiguo camino de Holguín a Cacocum.
Se formalizan en Holguín diferentes organizaciones secretas.


En el Término se formalizan organizaciones secretas, entre ellas el ABC, cuya Célula original la dirige el Dr. Manuel E. Serrano Joubert y son sus restantes directores el Dr. Carlos Dominicis Santiésteban, Joaquín González Escalona, Manuel de Jesús Lastre Manduley, Alfonso Menéndez Valdés, Raúl Gómez Manresa, Julio César Alfaro, Emilio Ochoa y Ochoa (Millo), y Ángel Rodríguez García. El último mencionado actuaba de Secretario de la organización. Más tarde fueron dirigentes Enésimo Guillén, el Dr. Antonio R. Díaz Fernández y el Dr. Rafael F. Vilasuso Augier.
A pesar de la gran cantidad de afiliados, la célula del ABC actuaba tan secretamente que nadie supo de ella hasta la huida de Machado. La dicha célula se llamaba A.C.3 y tuvo en su haber el haber protestado la mediación yanqui cuando la consultaron.
Llega un nuevo Comandante Militar a Holguín, quien anuncia que el General Machado ha declarado todo el territorio nacional en estado de guerra.


El 7 de Agosto de 1933 el Teniente Coronel Rafael Carrerá llega a Holguín e informa que el Presidente Machado ha declarado todo el territorio nacional en estado de guerra; que él ha sido designado Comandante Militar del Término y asimismo que se ha designado a Maximino Parra como Alcalde Municipal y que los holguineros acepten esas disposiciones sin odios ni rencores.
Nueva comunicación del Comandante Militar del Término en 11 de Agosto de 1933


Un día antes de la huida de Machado, el 11 de Agosto de 1933, el Comandante Militar del Término, Teniente Coronel Rafael Carrerá, hace saber a los holguineros un nuevo mensaje: que le ayuden a mantener la tranquilidad en la comarca, debiendo todos contribuir a la salvación de las instituciones republicanas despojados de toda pasión política.
12 de Agosto de 1933: Huida de Machado


El Teniente Coronel Carrerá avisa a los holguineros que el Presidente de la República, General Machado, se había marchado del país y que el Jefe del Ejército, General Alberto Herrera se había hecho cargo de la República y el Comandante Cabrales había asumido el mando militar.
Acto seguido se sabe en la Ciudad que el General Herrera había entregado la Presidencia de Cuba a Carlos Manuel de Céspedes y Quesada.
La huida de Machado. Reacciones holguineras.


A pesar de ser esperada, la huida de Machado produce desconcierto y conmoción en todos los holguineros, pero más que en cualquier otro, en el Alcalde Municipal Maximino Parra Zaldívar.
Pero ya al día siguiente el Alcalde machadista reacciona y con visibles muestras de alegría da a conocer la noticia y dice, asimismo, que él estaba con el pueblo. Y conociendo que en ese instante el odio popular se volcaría contra los más connotados machadistas, Maximino Parra desvía la atención hacia el Jefe de la Policía Municipal, Mario Leyva González diciendo que le había aceptado su renuncia (cuando en verdad aquel no la había solicitado).
De todas formas de nada le sirvió su estratagema: los holguineros le dieron una hora al Alcalde para que presentara su renuncia. Se hace cargo de la Alcaldía Municipal, como Delegado del Gobierno Militar, el Capitán Pablo Fernández Velásquez, quien por Bando de 14 de Agosto prohíbe todo acto de calle, de los que tanto se abusaba, y también el ataque a particulares o a miembros de las Fuerzas Armadas, y cualquier acto de saqueo, pillaje o incendio, advirtiendo que la fuerza pública haría fuego sobre los responsables de tales actuaciones.
De todas formas los holguineros celebran la llamada “Manifestación de la Victoria”  en la que los gritos y carteles van dirigidos contra Mario Leyva González a pesar de saberse que desde su cargo de Jefe de la Policía Municipal aquel no había realizado ni había permitido hechos de sangre, detenciones ni persecuciones contra los más destacados revolucionarios de la Ciudad y su Término, incluso, ni siquiera contra el propio Antonio Guiteras, cuyas visitas a Holguín eran conocidas por el Jefe de la Policía y también los lugares en que se escondía adentro de Holguín. Al extremo que si verdad es que la Cárcel Pública de la Ciudad estaba llena de revolucionarios y estudiantes presos, ninguno era de Holguín.
Holguín había sentido los rigores de la crisis económica provocada por la dictadura de Machado, pero no la represión.
Es por eso que sorprendió a muchos la enorme cantidad de revolucionarios aparecidos en Holguín a la huida de Machado, los que provistos de revólveres o de fusiles se dedicaron a exhibirlos a la vez que el populacho destruyó la Licorería Holguín, menos por considerarla propiedad de Machado y más por robarse los licores acumulados en sus bodegas. Otro robaron reses y algunos a atracar a algún bodeguero chino, y varios a repartir hojas sueltas pidiéndole a Rafael Gómez, a Rafael Guerra, a Gerardo Pita, a Oscar Albanés, a Pérez Martell, a Armando y Antonio Infante Maldonado, a Santos Parra, a Guarino Aguilera, a Pepe Urbino, a Mario Leyva, al Sargento Mirabal, etc., que abandonaran la Ciudad “o la justicia popular los alcanzaría”. Asimismo alguno de los “revolucionarios” repartió una que otra bofetada a algún miembro del Partido Liberal. Y el revolucionario José Ramón Borjas recorrió las calles de Holguín envuelto en una bandera cubana dándose el título de “Ministro Ejecutor de la Justicia Popular”.
Las causas del odio al Jefe de la Policía Mario Leyva.


Mario Leyva González
El odio de los más al Jefe de la Policía, Mario Leyva, se debía, sobre todo, a que aquel fue muy severo con los infelices delincuentes. E igual otros lo odiaban por su íntima y casi exclusiva amistad con los altos Militares destacados en la Ciudad. Otros, o mejor, otras lo odiaban por su chocante aseo personal y su excesivo cuidado en el vestir.
La Guardia Cívica de Holguín. Reparto de tierras abandonadas.


Contribuyó a la conservación del orden en la Ciudad que en Holguín se creó la llamada Guardia Cívica. Para su formación fueron invitados por el Comandante Cabrales los distintos sectores revolucionarios que participaron activamente con la sola excepción de los estudiantes.
Estos últimos no aceptaron la invitación a ser de la Guardia Cívica porque estimaron que su misión era, esencialmente, fiscalizadora y así lo hicieron saber en Hoja Suelta de 14 de Agosto de 1933, firmada por Enrique Leal, Guillermo Socarrás, Millo Ochoa, Juan José García Benítez, José Ramón Artigas y Juan de la Cruz.
La Guardia Cívica de Holguín se creó en 16 de Agosto de 1933 y a su frente fue colocado Rafael Masferrer Landa. Este, en 17 del mismo mes, prohibió terminantemente los registros domiciliarios de que tanto se abusaba. Y como revolucionario de ideas y de hechos que era, Masferrer Landa en día 30, convencido ya de que la verdadera revolución no había triunfado en Cuba, disuelve la Guardia Cívica y promete seguir en su lucha hasta castigar a los responsables del régimen de Machado e incautarle los bienes que aquellos habían adquirido amparándose en la dictadura. Y socialista y antiimperialista consumado, Masferrer Landa dice que luchará también por el cese de los empréstitos, los latifundios, las reelecciones, los fraudes electorales, y sobre todo por la terminación del concepto erróneo que se tenía que Cuba era una semi colonia yanqui.
Por esas, sus ideas, los revolucionarios seguidores de Masferrer Landa y de Guiteras, incautan el Central “Cacocum” y el Alambique “Holguín”, ordenando a Moreno Gómez, encargado de la custodia y conservación del Central Cacocum, que reparta entre las familias pobres cubanas que estuvieran en la miseria, a razón de seis rozas por cabeza de familia, las tierras abandonadas en las Colonias “Robaina” y “El Júcaro” y asimismo los potreros situados al sur de la línea del ferrocarril central, con la condición de que quienes recibieran tierras debían dedicarlas a trabajos agrícolas y construir inmediatamente su casa de vivienda.
Los holguineros aceptan el mando presidencial de Carlos Manuel de Céspedes y Quesada y la alcaldía de facto de Carlos Dominicis. Golpe del 4 de Septiembre en Holguín.


Aún sorprendidos por la huida de Machado, los sectores revolucionarios de Holguín aceptan la designación de Carlos Manuel de Céspedes y Quesada y hasta proponen y aprueban la designación del Dr. Carlos Dominicis Santiésteban, que procedía del sector abecedario, como Alcalde de Facto.
Dominicis toma posesión de la Alcaldía de Holguín el 27 de Agosto de 1933. Pero no tarda en llegar el 4 de Septiembre de ese mismo año, cuando se produce la rebelión (Golpe) de los sargentos y soldados del Ejército. En el caso de Holguín en lugar de uno fueron dos golpes. Durante el primero se designa como Jefe de Mando del Regimiento Militar al Sargento Cuartel Maestre, Rafael Fornet Proenza. Pero enseguida llega al Cuartel el Sargento Abelardo Gómez Gómez y este se designa a sí mismo Jefe de Mando y se coloca los galones de Primer Teniente, a la vez que también asciende al mismo grado a Armelio Sierra González y hace Tenientes al Cabo Armando Suárez Surquet y al Soldado Ángel Ortiz. (Esos ascensos más tarde fueron ratificados por Antonio Guiteras cuando aquel fue designado Secretario de Gobernación).
El Golpe del 4 de Septiembre fue apoyado por la mayoría de las organizaciones revolucionarias de Cuba


Al producirse el Golpe de los sargentos y soldados el 4 de Septiembre, el primer de su clase en América, este fue apoyado por el Directorio Estudiantil Universitario, el A.B.C Radical, los Catedráticos de la Universidad Nacional y los Revolucionarios de Cuba (Guiteristas), que en el Oriente de Cuba era el Jefe Máximo el Dr. Antonio Guiteras y que en Holguín lo representaba Luís Felipe Masferrer Landa y con él cooperaban Agilberto Alonso, Pedro J. Rojas, Ricardo Cardet, Toto Cardet, Arsenio Medrano, Manolo Sainz, Manuel Rafael Sánchez, Arturo Céspedes, Arístides Rodríguez, Manolo Cano, Luís Ramón Batista y Teodoro Gutiérrez, todos con una visión antiimperialista.
Para garantizar el Golpe en Holguín se formó en 5 del propio mes, un Comité Ejecutivo Revolucionario con sede en el propio Cuartel Calixto García que estaba constituido por el Sargento Abelardo Gómez Gómez en representación de las Fuerzas Armadas; por José Rodríguez Peña a nombre de los revolucionarios de Holguín (guiteristas); por Juan J. García Benítez a nombre del Directorio Estudiantil; por Eduardo (Guarro) Ochoa a nombre de los Estudiantes de Segunda Enseñanza; por Pedro José Rojas Masferrer como Delegado de Unión Revolucionaria; por el Dr. Rafael F. Vilasuso Augier en representación del Ala Izquierda de los Abecedarios, Rafael Masferrer Landa que actuaba como Secretario de la organización y siendo sus cooperadores: Pepillo Grave de Peralta, Juan Calzadilla Naranjo, Patricio Rodríguez Vega, José Ramón Artigas, Luís Felipe Masferrer, Millo Ochoa y Juan Zúñiga y Ponce de León.  El Comité, prohibió el uso de armas de fuego y los actos de calle, además de exigir a quienes tenían que donaran dinero, lo que en parte lograron. Para lograr sus propósitos constituyeron una Milicia.
Uno de los jefes de tal Milicia lo era el Dr. Antonio Díaz Fernández, quien en unión del Dr. Vilasuso había constituido el Ala Izquierda abecedario.
Los contarios al Golpe del 4 de Septiembre en Holguín


Fueron contrarios al Golpe en Holguín los menocalistas, nacionalistas y abecedarios. Luego Juan Zúñiga y Ponce de León organiza a los que se oponían y, amparado en su ascendencia entre los campesinos, a los que llamaba “mis campesinos revolucionarios del Departamento Occidental Holguín”, se dirige a la Ciudad alobjeto de tomar el Cuartel.
Entonces entre los Miembros de la Milicia del Comité Ejecutivo Revolucionario se repartieron unos seiscientos rifles
Dentro de la Alianza de los revolucionarios holguineros, los guiteristas eran mayoría. Ellos apoyaron la designación del Dr. Ramón Grau San Martín a la Presidencia de Cuba


Al asumir el Dr. Grau San Martín la presidencia de Cuba, Rafael Masferrer Landa a nombre de la Alianza Nacional Revolucionaria de Holguín, le envía un telegrama recomendándole que como política a seguir debía serlo la no contratación de empréstitos, el no pago de la deuda externa de la República, la no centralización de la política, la incautación de los bienes adquiridos por los machadistas, la incautación de los bienes del General Machado, la urbanización de los centrales azucareros, el establecimiento de la jornada de ocho horas, el restablecimiento de la Ley Arteaga, el reparto de las tierras ociosas, la fijación de un precio máximo por kilowatt de corriente eléctrica, la creación de la Banca Nacional, la fijación de grandes impuestos a los latifundios, una reforma amplia de la Ley de Moratoria Hipotecaria; y en cuanto a Holguín: la entrega al Municipio del Alambique, hasta entonces propiedad de Machado y la creación de una Granja Escuela Agrícola.
Disolución del Comité Ejecutivo Revolucionario que actuaba en el Cuartel de Holguín y otros cambios que ocurren. El Abecedario Dr. Carlos Dominicis es obligado a dejar la Alcaldía.


El 12 de Septiembre de 1933 se disuelve el Comité Ejecutivo Revolucionario que actuaba en el Cuartel Calixto García de Holguín. No demora en que el Dr. Carlos Dominicis Santiésteban, a pesar de su honradez y su condición de limpio y activo revolucionario, sea acusado de representar en el Ayuntamiento a uno solo de los sectores revolucionarios, el A.B.C y por tanto, de haber convertido las dependencias Municipales “en un foco abecedario”, y también de que había protegido a viejos políticos liberales. (Recuérdese que Machado llegó a la Presidencia de Cuba por el Partido Liberal)
Obligaron al Dr. Dominicis a entregar la Alcaldía de Holguín, no sin antes dejar de producirse una pintoresca intentona revolucionaria por parte de algunos de sus partidarios.
Se hace cargo de la Alcaldía Municipal de Holguín el Primer Teniente Armelio Sierra González, en su condición de Jefe del Escuadrón 14. Habiendo dejado el Dr. Dominicis un Cuerpo de la Policía Municipal a cargo de Manuel Cano Rojas y del que eran sus Primeros Tenientes: Juan de la Cruz Rodríguez y Francisco Torralbas Rubio y sus Sargentos: José Tarín González y Antonio Guillén Mojena. En las Arcas del Municipio había $ 6 454,56 a pesar de que cuando asumió el Dr. Dominicis solamente encontró la mísera suma de $ 135.00             
El Primer Teniente Armelio Sierra González entrega la Alcaldía de Holguín al guiterista, socialista y antiimperialista Luís Felipe Masferrer Landa.


El Primer Teniente Armelio Sierra González hace entrega de la Alcaldía de Holguín a Luís Felipe Masferrer Landa, quien la asume llevando gorra militar. Siendo Masferrer Landa un verdadero y activo revolucionario y un socialista convencido, informa al pueblo que recibió los $ 4 825,00 que se decían depositados en las Arcas Municipales, pero de ese dinero solamente se podía usar $ 1 825,00 porque el restante dinero pertenecían $ 506,10 al Consejo Provincial; $ 1 851,03 a Depósitos Especiales y $ 622,62 a Resultas.
El nuevo Alcalde firma el Decreto de 20 de Noviembre de 1933 por el que revolucionariamente fija precios, que constituyen una rebaja, a los kilowatts suministrados por la Chaparra Light & Power Company y asimismo rebaja los servicios telefónicos que servía a Holguín la Cuban Telephone Company: ambos problemas ni en lo nacional ni en lo municipal ningún gobernante se había atrevido a tocar.
La Comisión Depuradora de Holguín. “El Festín de los Buitres”.


En 26 de Octubre de 1933 surge la famosa Comisión Depuradora de Holguín, que tenía por objeto la reorganización de los departamentos públicos y la selección de sus empleados y de la que eran sus dirigentes Millo Ochoa y José Manuel Fernández por el Directorio Estudiantil Universitario y Luís Felipe Masferrer Landa por los Revolucionarios de Cuba.
Inmediatamente que surge, llueve sobre la Comisión denuncias y recomendaciones para el desempeño de puestos, tanto en el Ayuntamiento como en Sanidad, Correos y Telégrafos, Zona Fiscal, etc.
A la Comisión le piden la cesantía de la totalidad de los Jueces de Cuarta Clase, y en algunos lugares, como en San Germán, el comercio cierra para pedir la cesantía de sus Jueces. Por su parte Elías Pavón Tamayo pide la cesantía del Juez de Primera Instancia de Holguín, Sainz de la Mora y la del Juez Municipal y Correccional, Dr. Francisco Manuel Barroso y López de Quintana. Todos los miembros de la Comisión dan su conformidad de que dichos jueces sean cesanteados, pero no la del Dr. Luís Felipe Núñez Gallardo, Juez de Instrucción porque reconocían su honradez y capacidad, y más en el periodo de Machado.
A la Comisión le piden y esta acepta la cesantía de Gerardo Pita como Alcalde de la Cárcel, en su lugar nombran a Abdón Hechavarría, luego lo quitan y nombran al guiterista Delfín Sera. A Elpidio Almaguer lo sustituyen de su puesto de Jefe del Telégrafo y colocan a Rigoberto Sanz, pero a este también lo depuran y le entregan el puesto de telegrafista a José Fernández López y asimismo cesantearon a Marcos Grave de Peralta, a José Fernández Bango y a don Matías Santiésteban, que era un viejo militante del partido Liberal, (que era el partido que llevó a Machado a la Presidencia), a pesar de que aquel tenía carné de abecedario; el puesto se lo dieron a Modesto Santí. A Manolo Cano, a pesar de haber sido un buen revolucionario, lo sustituyen en la Jefatura de la Policía Municipal por Joaquín García.

Dr. Rafael Díaz Betancourt
Fue ratificado en su puesto al Dr. Rafael Díaz Betancourt, que era el Director del Hospital Civil, pero inmediatamente llegaron a la Comisión muchas acusaciones contra él, entre esas, que Díaz Betancourt había sido recomendado para el puesto por Enrique Machado, hermano del Dictador y que había sido uno de los organizadores del homenaje celebrado en “El Coco” al Coronel Manuel Benítez, Jefe Militar de la Plaza de Holguín cuando Machado y a quien acusaron en época del Dictador de haberse enriquecido explotando contrabando, especialmente los azúcares del Central Cacocum, aunque esa acusación no pudo comprobarla el investigador designado, Coronel Luís del Rosal.
Dichas denuncias y recomendaciones provocan la Hoja Suelta titulada “El Festín de los Buitres” y que firmaron Guarro Ochoa, Paco Almaguer, José Menchero Suñol, Rafael Borroto, Angel J. Legrá, Enrique Ochoa, Agustín Calderón, Fernando Álvarez y Manolo Céspedes por el Directorio Estudiantil Universitario.
Se constituye la Junta de Gobierno del Magisterio holguinero revolucionario.


En 10de Septiembre de 1933 se constituye la Junta de Gobierno del Magisterio holguinero Revolucionario bajo la Presidencia de Carlota Pérez de Manduley y de la que era Secretario: Enrique Fernández Aguilera y Vocales: Mercedes Gorina Porta y María Luisa Quesada.
Anexa a aquella se crea una Comisión de cargos contra las Autoridades Escolares de la que eran sus miembros: Balbina Yebra, Julia Manduley, Prisciliano de la Cruz y Eduardo García Feria.
La tal Comisión anexa da a conocer los nombres de los sesenta y tres maestros cívicos de Holguín que habían protestado en la época de Machado y piden la renuncia del Dr. Francisco Elósegui de su cargo de Inspector Escolar de Holguín porque había sido un mal Inspector según el criterio de los denunciantes. También se procesa a los maestros Balduvina Fernández, Vidal Lastre Manduley y Francisco Elósegui Gelot.
La Causa 551 de 1933 contra funcionarios del Ayuntamiento. Y otra Causa que tiene su origen en aquella otra.


Son acusados y procesados en la causa 551 de 1933, Maximino Parra Zaldívar, Raymundo Castellanos Zayas, Miguel Montero y Mario Ochoa Rojas, todos funcionarios del Ayuntamiento, por mal manejo de los fondos municipales. Y así, igual, Maximino Parra Zaldívar, Chicho Castellanos y Mario Leyva González por haber dispuesto de los materiales de la casa del Municipio ubicada en la calle Luz y Caballero y Mártires; Antonio Infante Maldonado por haber querido matar a José Ramón Borjas, pero aquel pudo demostrar su inocencia y lo ridícula que era la acusación; y el Dr. Leopoldo Ariza acusó a Alfredo Infante Maldonado de machadista, quedando en el juicio oral acusado el Dr. Ariza no haber sido revolucionario jamás, a pesar de que ahora se autotitulaba como tal.
Asdrúbal Velasco en las Hojas Sueltas que titula “Los Cuervos de Ayer” y “Al Pueblo de Holguín” acusa al Dr. Francisco Bermúdez de haber traicionado la Revolución y de que por su traición asesinaron a Argelio Puig. En defensa Bermúdez sale José García Tomé en su escrito titulado “Al Pueblo de Holguín”. Y la madre de Puig, doña Elvira Jordán publica su versión en el texto que publicó con el título: “A quien interese”. Finalmente el Dr. Bermúdez lleva a los tribunales a su denunciante y le sigue proceso en la Causa 634 de 1933.
El origen del litigio anterior es que el citado Velasco en unión de Eduardo Micó y Argelio Puig robaron la ametralladora del avión Corsario 28 del Ejército, caído en la acción de Gibara y la llevaron a La Habana para, según unos, venderla, y otros, como José Ramón Artigas, para entregarla. Al final, según el denunciante Dr. Bermúdez, la ametralladora, con el nombre de “Panchita”, fue utilizada en atentados y que el Dr. Bermúdez informó de las acciones a la policía de Machado, por lo que Puig fue herido en 6 de Diciembre de 1932 y luego envenenado en el Hospital Militar de Columbia. Contrario a la versión anterior, la madre de Puig dice que quien denunció a su hijo no fue el Dr. Bermúdez sino Iluminado Betancourt, Pepe “El Calvo”, Rafael Gómez y Pedro González, alias “Chambelán”, quienes, dice, mantenían una activa persecución sobre su hijo.
Al final nunca se aclaró si el citado Argelio Puig era o no revolucionario y a qué grupo pertenecía, aunque sí está probado que fue herido de muerte por el Comandante Arsenio Ortiz. Tampoco si la ametralladora fue o no llevada a La Habana para venderla, aunque sí consta la afirmación de la madre del asesinado publicada en la prensa local en Septiembre de 1933 de que “Lalín, hermano de Asdrúbal, había visitado a su hijo y hasta lo había amenazado, exigiéndole la entrega de quince pesos para ir a La Habana a buscar la mitad del importe de la venta de la citada ametralladora, que había sido vendida por el propio Argelio”, y, dijo ella, que a su hijo le exigían también que tenía que facilitar una máquina para que sus opuestos se trasladaran a La Habana.
Se conspira, primero contra el golpe del 4 de Septiembre y después contra el Gobierno del Dr. Grau. Organizaciones obreras.


En Holguín primero se conspira contra el golpe del 4 de Septiembre, que dejó fuera del Ejército a su alta oficialidad y después contra el Gobierno del Dr. Grau. Por esa causa fueron detenidos en el Término Municipal y enviados a La Habana, entre otros, Enésimo Guillén, Federico Carbona, Rafael Rodríguez Naranjo, Patricio Rodríguez y Juan Zúñiga Ponce de León.
Resultó de esas conspiraciones la muerte “en un acto de valentía”, según sus compañeros, de Evangelista Herrera. Luego, en la casa donde ocurrió el hecho, se colocó una tarja de bronce con la siguiente inscripción: “Aquí murió el libertador Evangelista Herrera”.
Se organizan los obreros de Holguín para defender a su clase, a la que consideran explotada, y así surgen el Sindicato de Panaderos y sus similares; la Federación Regional Obrera de Holguín; el Sindicato de Tipógrafos y sus similares; el Sindicato de los Constructores; la Asociación de Torcedores; el Sindicato General de Empleados de Comercio (Víveres, Tejidos, Farmacias, Garajes, Ferreterías, Quincallas) y el Sindicato de Empleadas Domésticas, Cocineras y Similares de Holguín, de la que fue su Secretaria: Julia Feria. (Este, más que ninguno otro, produjo gran revuelo entre las amas de casa).
Nuevas solicitudes de confiscaciones


El Partido Obrero pide la confiscación de la Fábrica de Hielo, a lo que protesta don Dorando Vázquez por ser dicha fábrica de su propiedad.
La Asociación de Reconquista Nacional.


Se reparten por la Ciudad hojas sueltas de la altamente cubana Asociación de Reconquista Nacional, que lucha y pide que Cuba lo sea para los obreros nativos y sus campesinos, debiendo expulsarse del territorio nacional a los obreros extranjeros.
Manifestaciones en Holguín a favor del Gobierno del Dr. Grau y contra el Imperialismo Yanqui. Surgimiento del Partido Comunista de Holguín.


Se celebran en la ciudad manifestaciones a favor del Gobierno del Dr. Grau y en contra del Imperialismo Yanqui por negarse aquel gobierno a reconocer este Gobierno.
Para ello la Liga Anti-Imperialista de Holguín celebra asamblea en la Ciudad a la que cita a todos los obreros, a los campesinos, a los intelectuales, a los estudiantes, a  los revolucionarios, a los pequeños comerciantes, a los miembros de fila de todos los partidos políticos, a los hombres y a las mujeres, a los blancos y a los negros, a los jóvenes y a los adultos, al objeto de conseguir la expulsión de aguas cubanas de los barcos de guerra de la Nación Norteamericana y asimismo para suprimir la Enmienda Platt, el desembarco en la Isla de marines yanquis, una zafra libre y por el triunfo de la Revolución Agraria y del Anti-Imperialismo, como única manera de liberar a Cuba del yugo extranjero. Y hasta el Buró Regional Azucarero de Holguín se dirige en Hoja Suelta a “los Camaradas, a los Trabajadores todos y hasta a los soldados”, a los que pide que luchen contra el A.B.C; contra el A.B.C Radical; contra todas las organizaciones políticas del país y contra el Gobierno del Dr. Grau, pensando solamente en las conquistas obreras y en luchar contra quienes perpetran el terror contra las masas obreras del país.
Surge, como es natural, con suma fuerza, el Partido Comunista de Holguín, que también se dirige a los obreros, a los estudiantes, a los soldados, a los marinos, a los policías, a los miembros de fila del A.B.C y demás organizaciones políticas burguesas, a los jóvenes y a los adultos, a las mujeres, a los negros, a los blancos, a los chinos, a los nativos y a los extranjeros y, en general, a las masas explotadas, a quienes da a conocer que el golpe del 4 de Septiembre es una maniobra imperialista y que debían luchar por sus respectivas demandas. Y como medio de lograrlas, propone las huelgas revolucionarias, la toma de los Centrales Azucareros, las manifestaciones combativas, las marchas de hambre y como más inmediatos resultados a alcanzar: la jornada de ocho horas de trabajo, el pago de mayores jornales, el auxilio urgente de $ 30,00 pesos para cada desocupado, el seguro contra el desempleo, el reparto de tierras a los campesinos pobres, la rebaja de altos impuestos, la disminución en el costo de los productos alimenticios, el pago inmediato de lo que su trabajo se le adeude a cada trabajador y campesino, la completa igualdad entre blancos y negros, la terminación de las guerras imperialistas, la no rebaja de la zafra azucarera, la supresión de la Enmienda Platt, la retirada de las aguas cubanas de los barcos de guerra de los Estados Unidos, la completa independencia de Cuba y el luchar contra los dirigentes del A.B.C, de la U.C.R.R, de la U.N, de la F.E.U, del A.B.C Radical y en general contra todos los que se opongan al avance del Partido Comunista de Cuba.
Surge en Holguín el Ala Izquierda Estudiantil, que no tarda en hacerse comunista.


Surge el Ala Izquierda Estudiantil como defensora del estudiantado pobre y medio, que también se pronuncia contra el imperialismo yanqui y que estando bajo la jefatura de Paco García Benítez no tarda en hacerse comunista, expulsando de su seno por “reaccionarios” a Ramiro Pavón, Mario Mayol, Lorenzo Almaguer, Américo Caballero y Antonio Avellón.
Esta organización estudiantil tuvo entre sus demandas la matrícula, transporte y vivienda gratis para el estudiantado pobre y de la clase media que cursaba estudios en la Universidad Nacional.
Reconocido por los Estados Unidos el Gobierno del Dr. Grau, la inmensa mayoría de los antiimperialista holguineros se convierten en imperialistas o se comportan indiferentes.


Reconocido por los Estados Unidos el Gobierno del Dr. Grau, la inmensa mayoría de los antiimperialistas holguineros o se hacen imperialistas o se comportan indiferentes.
Armelio Sierra es nombrado Comandante Militar de la Zona de Holguín e inmediatamente prohíbe el uso de las armas de fuego y los actos de calle, siguiendo en ese sentido instrucciones del propio Dr. Grau. Incluso, hasta prohíbe salir a las calles pasadas las seis de la tarde.
En La Habana, el 1ro de Octubre de 1933 pretenden enterrar los restos de Julio Antonio Mella, asesinado en México el 10 de Enero de 1929. Cuando la manifestación llegó al Parque habanero de La Fraternidad fue disuelta a tiros por el aparato represivo del Gobierno, trayendo como consecuencia el incendio del edificio de la Confederación Obrera de Cuba y el de la Liga Anti-Imperialista. Ello trajo como consecuencia nuevas Hojas Sueltas por las calles de Holguín con los correspondientes “Abajo el Imperialismo Yanqui”, “Abajo la Enmienda Platt”, “Luchemos contra la Intervención”, “Fuera la Marina Yanqui”, “Por la Absoluta Libertad de Cuba” y “Por la Confraternidad entre los soldados, los obreros y los estudiantes revolucionarios”.
El surgimiento del Partido Revolucionario Cubano (Auténtico), y La Joven Cuba. Muere Luís Felipe Masferrer Landa


El Dr. Grau funda el Partido Revolucionario Cubano (Auténtico), y el Dr. Antonio Guiteras, distanciado del presidente, funda la organización secreta “La Joven Cuba” en la que se afilian la totalidad de los guiteristas holguineros.
Asesinado el Dr. Guiteras en “El Morrillo”, Matanzas, el once de Mayo de 1936, se hace cargo de su organización secreta, Luís Felipe Masferrer Landa. Éste lucha por mantener a flote esa organización y sus revolucionarias ideas.
Finalmente Luís Felipe Masferrer Landa murió ahorcado en Nuevo Laredo, México, el 8 de Junio de 1936. Con el murió la Joven Cuba y el más íntegro y sincero de los revolucionarios holguineros contra la dictadura machadista.