ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

CONVERSANDO SOBRE EL ENTRAMADO URBANISTICO DE HOLGUIN

21 de abril de 2017

Los Grave de Peralta en la manigua cubana de 1868 y su especial relación con Camaguey



La forma de ser, creer y pensar de una comunidad es su cultura. La cultura crea leyes NO escritas pero inviolables a partir de las que actúan los seres humanos. Por tanto están determinadas por la cultura de la localidad las decisiones que Julio Grave de Peralta toma cuando es designado máximo líder de los holguineros sobre las armas. Por ejemplo, él tuvo mucho cuidado en respetar los intereses locales de cada barrio; ascendió a altos grados y situó en cargos importantes a los líderes naturales de las diferentes capitanías y las unidades de combate que creó tenían un carácter eminentemente local. Los vecinos de cada barrio constituyeron una compañía que las dirigía un líder local y sus soldados, incluso, podían determinar quien sería su jefe.
Es verdad que mirándolo con la perspectiva que nos da el tiempo, es fácil de entender que una guerra no se gana con medidas como las anteriormente dichas, pero siempre se debe tomar en cuenta que quienes se fueron a la guerra en el 68 no eran cubanos, sino, solamente, holguineros, bayameses, camagueyanos… Entonces España era la MADRE PATRIA y el lugar de nacimiento la PATRIA CHICA. Cada quien se fue a la guerra para conseguir al independencia de la PATRIA CHICA. El concepto de cubanos nació posteriormente a partir de la propia guerra. Por eso es ilógica la actitud de algunos historiadores que sancionan el pasado con las ideas del presente. Un pensador famoso dijo: YO SOY YO Y MI CIRCUNSTANCIA. Por lo que para entender a los hombres hay que entender, primero, sus circunstancias. Lo otro es un ajedrez histórico que gasta y se gasta sancionando figuras históricas.
LOS GRAVE DE PERALTA EN LA MANIGUA DEL 1868 CUBANO
De los hermanos se incorporan al movimiento independentista los siguientes: Julio, que llegó a Mayor General; Belisario, General de Brigada; Manuel y Francisco,  Coroneles y Liberato que alcanzó los grados de capitán. A Pedro, que residía en Guantánamo donde trabajaba en la administración colonial, casi al inicio de la guerra lo detuvieron y trasladaron a Santiago de Cuba y lo acusaron de participar en la conspiración. Pero en verdad la única culpa de aquel era ser miembro e la familia en que nació.
Otros miembros de la familia también se unieron a las fuerzas independentistas, entre ellos José Miguel Masferrer Grave de Peralta, hijo de una hermana Grave de Peralta con un emigrante español. José Miguel cayó en combate en el año 1873. Ostentaba el grado de comandante.
Igual varios primos de los Grave de Peralta participaron en la guerra, entre ellos sus primos maternos de apellido Cardet, que tantos parientes tenían en el Camaguey. 

El parque principal de la ciudad de Holguín lleva el nombre del General Julio Grave de Peralta:

Estatua al mayor Ignacio Agramonte en Camaguey, Cuba
HOLGUIN Y EL CAMAGUEY DURANTE LOS PRIMEROS AÑOS DE LA GUERRA DE 1868.

En su libro LA FURIA DE LOS NIETOS dice Abreu Cardet: ¿Por qué hay tanta afinidad entre los Grave de Peralta y los revolucionarios camagüeyanos? ¿Por qué Julio Grave de Peralta le ofrece el mando de la división de Holguín a un camagüeyano en marzo de 1869? Son estas preguntas sin respuestas, o, dice rápido el historiador, quizás estas preguntas tienen demasiadas respuestas.
Se sabe que los revolucionarios del Camaguey eran contrarios a Carlos Manuel de Céspedes en lo referente a estrategias y políticas, y quizás, las relaciones tan cercanas que con ellos tuvo Peralta tiene que ver con lazos familiares, o lo que es igual, que probablemente estamos ante un mundo invisible que hasta hoy la historiografía cubana no ha estudiado: las relaciones entre las diferentes regiones y las familias.
Entre los Cardet que se distinguieron durante la guerra grande de los diez años destacan los siguientes: Miguel Ramón y Priciliano Cardet y Zayas, que eran primos hermanos de los Grave de Peralta. Miguel Ramón alcanzó el grado de capitán del Ejército Libertador y desempeñó importantes y delicadas tareas en los primeros años de la contienda, entre ellas las siguientes.
Ya levantado en armas, Julio y sus hombres se acercaron a la ciudad de Holguín con el ánimo de atacarla, pero precisaban tener contacto con conspiradores que todavía no se habían levantado en arma y que permanecían en la ciudad. Para que con ellos hablara, Julio mandó a su primo Miguel Ramón. Éste entró en Holguín con la misión de reunir información sobre la situación de las fuerzas enemigas, y lo consiguió.
Otra de muy difícil misión de Miguel Ramón Cardet fue la que a continuación les narramos: A principios de 1870, en plena ofensiva española contra las fuerzas rebeldes y en momentos en que las bisoñas fuerzas mambisas vivían una situación de crisis, Julio le envió municiones a Máximo Gómez, que operaba en la zona de Barajagua y estaba en una posición de extremo peligro porque se le habían agotado las balas. Para que tan riesgosa tarea seleccionó a su primo. Miguel Ramón tuvo que avanzar con pocos hombres y por entre las numerosas fuerzas españolas dislocadas en la zona, pero su misión fue todo un éxito. Desde entonces Gómez le tuvo plena confianza y en diversas ocasiones lo usó como guía.
Miguel Ramón Cardet murió en combate en 1872.
Prisciliano Cardet por su parte fue teniente abanderado del Estado Mayor de Julio. Murió durante la guerra.
También emparentado con Julio, Guillermo Cardet Gueton, fue miembro de su Estado Mayor. Cayó en la guerra de 1895 con el grado de coronel.