ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

HÉCTOR LAVOE INTERPRETA AL HOLGUINERISIMO GUAYABERO

22 de abril de 2017

La estatua de Julio Grave de Peralta en Holguín



En 16 de abril de 1916 se levantó la estatua de Julio Grave de Peralta que sigue en el Parque de frente a la iglesia. El entonces Presidente de la República de Cuba, Mayor General mambí Mario García Menocal, comisionó como representante suyo al doctor Alfredo Zayas para que éste pronunciara unas palabras de recordación durante la ceremonia de desvelamiento.
Ese día dijo el orador: “Cubanos, no dejéis que caiga el ideal de vuestros antepasados. La redención de esta tierra costó mares de sangre. Haced en vuestra patria innumerables estatuas para demostrar al extranjero la grandeza de nuestros mártires y de nuestros héroes. Y si un día faltáramos al imperioso deber y el interés supremo de conservar la grandeza vivida, estas mudas estatuas serán nuestros más elocuentes acusadores”.
 
En el parque que los holguineros también llaman de las flores, erguido, heroico, hermoso, se levanta la imagen con que los holguineros de todas las generaciones honran al hombre que en estas tierras encabezó a los holguineros para ir, por primera vez a la manigua independentista. Por eso es que dolió tanto a La Aldea que gente inculta, que ni siquiera puede suponer la gloria que mereció y que merece siempre el General Peralta, hayan arrancado de su mano de mármol el machete con el que el  peleó por Cuba. Obviamente la estatua se arregló y otra vez los holguineros pusimos en su mano firme el machete robado. Hoy cada holguinero digno debe enfrentar cualquier afrenta al Céspedes holguinero y todos debemos cuidar que el General se mantenga presente en la ciudad por la que dio su vida y por la que la dieron tantos de su heroica familia: los Grave de Peralta y Zayas.