ALDEA COTIDIANA

           En HOLGUIN, Cuba, como en todos los lugares del mundo, ocurren hechos triviales, bellos a fuerza de fugaces                                                          Esta ciudad la construyeron mis padres vísperas de mi nacimiento y quisiéramos que nada se perdiera, que todo lo que fue haciéndose desde nuestros padres a nosotros, permaneciera intacto y puro, porque la ciudad es el escudo que hace que nuestros nombres no se olviden                                                    300 aniversario del pueblo de Holguín en 2020
gadgets para blogger

Toda la aldea a la mano

CONVERSANDO SOBRE EL ENTRAMADO URBANISTICO DE HOLGUIN

24 de abril de 2017

Biografía de Julio Grave de Peralta (con datos sobre sus padres), publicado en el periódico El Heraldo de Holguín a propósito de la inauguración en Holguín, el 16 de abril de 1916 de una estatua del héroe



Nació Julio Grave de Peralta en esta ciudad de Holguín, siendo de los primeros que abandonándolo todo, fortuna y familia corrió presuroso al campo de la revolución en el año 1868. le siguieron también sus amantes padres, don José y doña Rafaela, sus hermanos don Liberato, don Pedro, don Belisario, que fue uno de los más aguerridos generales de aquella colosal epopeya, don Francisco y don Manuel, que llegaron a coroneles, éste último de los mencionado, el primer coronel de artillería, que cuando el sitio de Holguín por su hermano Julio, con dos cañones hizo fuego sobre La Periquera desde su casa particular, que destruida desde aquel entonces, aún no ha podido reedificar, y en la que único sobreviviente de sus hermanos, aún habita con 90 años de edad, triste y decepcionado de la República cuyos cimientos contribuyó a edificar.
(Ironías del destino: acaba de firmar el alto Tribunal de Justicia (deteriorado) sentencia a favor de una Compañía extranjera despojándolo a él y a los herederos de su hermano Julio del resto de sus propiedades y fortuna).
A la atrayente y simpática figura de nuestro biografiado hubieron de seguirle a la guerra un contingente respetable de cubanos y no pocos españoles, entre los que figuró como Capitán de su Estado Mayor, el hoy Excelentísimo Señor don Julián García, respetable personalidad de la Colonia Española de esta Ciudad que fue hecho prisionero, como lo fueron también la mayor parte de los familiares de Grave de Peralta, entre ellos sus padres don José y doña Rafaela.
Por cierto que cuando sorprendieron a éstos en un rústico bohío del monte estaba el aludido señor padre escribiéndole una carta a Julio en la que le reprendía por su demasiado buen corazón en la guerra al haber perdonado a unos soldados españoles cogidos con las armas en la mano y haciéndole un nutrido fuego a los cubanos. Le recomendaba el padre a Julio que en lo sucesivo fuera más enérgico con los tiranos y enemigos de la Patria. Esta carta, sin estar concluida todavía, cayó en manos de los españoles; con ella como prueba le formaron Consejo de Guerra a don José.
El Presidente del Tribunal, hombre bueno y caballeroso, queriendo salvarle la vida dado su avanzada edad, pues contaba entonces con 84 años, hubo de preguntarle:
-Diga usted señor, ¿no es verdad que esta carta la escribió en jarana y nunca la habría firmado?
-Es verdad, tiene usted la razón –contestó el anciano-, falta la firma y también que pudiera llegar a su destino, porque sé cuanto me respeta mi hijo Julio, por lo que de recibirla seguro que seguiría mis consejos.
Al virar la cara casualmente, don José vio cuando su esposa, para salvarlo, le hacía señas al Tribunal dando a entender que su esposo estaba loco. Poco menos que enfurecido y dirigiéndose a ella, dijo don José:
-¿Es posible Rafaela que quieras deshonrar mis cabellos después de viejo?
Y volviéndose al Tribunal agregó:
-No señores del Tribunal, no estoy loco, estoy en mi sano juicio. Quiero morir por la Patria. Mis hijos me vengarán.
A pesar de esas manifestaciones suyas, el Tribunal no condenó a don José, pero el noble anciano se negó a probar bocado alguno y murió de inanición.
Entre los familiares de Julio había un niño, de grande muy conocido en los círculos políticos y sociales de Cuba entera, cuyo plumaje era de los que como dijo el poeta, pasan el pantano de la vida sin mancharse: fue ese niño don Perfecto Lacoste y Grave de Peralta, el primer Alcalde que tuvo La Habana después que la Patria fue redimida.
La estancia del niño en los campos de la Revolución era para Julio Grave de Peralta un constante temor y una gran zozobra, pues los peligros se hacían mayores cada día en aquella terrible y encarnizada guerra. Por lo que el tío resolvió llevarlo con él a los Estados Unidos cuando lo comisionó el Gobierno en Armas para salir a buscar una expedición.
En frágil canoa, hecha de una Ceiba del monte, Julio sacó a Prefecto Lacaste y Grave de Peralta y lo llevó con él primero a Jamaica y después de Filadelfia en donde lo entregó a su desconsolada madre, doña Rafaela Grave de Peralta, quien antes, habiendo sido prisionera de los españoles, fue desterrada a dicho lugar. Ella, por patriotismo y en recompensa por llevarle el hijito, contribuyó a pagar junto a Morales Lemus y con el dinero y prendas de toda la familia que Julio había llevado, la expedición que vino a Cuba.
Habiendo llegado y viendo la expedición perdida, después de pelear heroicamente para defenderla, Julio se levantó la tapa de los sesos con su propio revólver después de escribir con lápiz azul en una tabla arrancada a una caja de capsulas: “Viajero, id a decir a Esparta que aquí muere el último de sus hijos defendiendo sus santas leyes”.
Y sin embargo, ¡triste es tener que confesarlo!, a heroísmo tanto y tan admirable, se pretende oscurecer para la historia con una alegoría que aparece debajo de la estatua en la que se figura que el héroe murió fusilado.
No, eso no puede quedar ahí, Julio Grave de Peralta no fue fusilado, ni lo hubiera sido jamás, porque él siempre lo dijo: “antes de caer prisionero me levantaré la tapa de los sesos”. Y así lo cumplió. Justo es, pues, que se cambie esa alegoría por nuestro Escudo Nacional, símbolo de la Libertad de la República.